Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

¡FELIZ AÑO 2010!

Queridos amigos, a pesar de que mi ordenador está en la clínica aquejado de un troyano, hijo de su madre..., que me lo ha hecho fosfatina, no quiero dejar de felicitaros el Año Nuevo y de brindar con vosotros que me seguís y por aquellos que están por encontrarse en este lugar.
Os deseo que este nuevo año venga cargado de buenas intenciones, de amor y felicidad, de consuelo y prosperidad, de ternura y sonrisas, de caricias y de besos......... Que cada uno ponga en los puntos suspensivos aquello que desee, que yo también lo haré mío.
¡Brindo por vosotros!


¡FELIZ 2010!


¡Viva la Navidad!

Ayer por la mañana, quedé con mi amiga Purita y su hermana Leo para hacer shopping ; es decir, para ir de compras, como se ha dicho toda la vida. Ante el anunciado temporal de agua y nieve que arrasaría la península, adelantamos nuestra habitual salida con el fin de cumplir con el famoso juego de moda, el amigo invisible.

Una vez que terminamos nos sentamos en una cafetería para tomar una cerveza y, sin saber cómo, me encontré inmersa en una acalorada discusión. Se me ocurrió comentar que me encontraba muy feliz porque se acercaba la Navidad y casi me comen o, más bien, me devoran.

A Leo se le hinchó la vena del cuello mientras intentaba convencerme de que son unas fiestas “sacadineros consumistas” (poco congruente su actitud con lo que acabábamos de hacer media hora antes), que es un incordio tener que reunirse con la familia y, para terminar, que eran unas fiestas inventadas por el Corte Inglés. Su hermana, para no ser menos, colaboraba con gestos afirmativos o con aseveraciones rep…

¡Este jueves, un relato!

Frío, frío, mucho frío







Inocencia perdida



Cada día, cuando el cielo azul se torna anaranjado, sale al patio de su casa y la busca en la Dama de Noche, aún bañada por los últimos rayos de sol. Retira con cuidado las hojas y hurga entre ellas hasta que la atisba. El momento más placentero del día, que dibuja una enorme U en su boca. La bautizó con el nombre de su mejor amiga del colegio: Elenita.
Elenita se queda inmóvil cuando le escucha acercarse y al menor descuido intenta escapar. Pero él, diestro en aquel juego, la espera, muy quieto, por donde siempre huye y la apresa. Al instante, con mucho cuidado, para no hacerle daño la coge por el dorso, la acomoda en la palma de su mano y la acaricia. Al tacto, la lagartija está fría, suave y resbaladiza. Le gusta esa sensación húmeda que deja en sus dedos.
Las horas se tornan minutos mientras se distrae con ella. En ocasiones, la acerca a su boca y deposita un beso en su alargado y baboso morro. Cuando la noche se posa envuelta en embriagadora…

El Fontanero

Disfrutaba del morenazo que acababa de llamar a mi puerta con flores y cava y al que, por supuesto, dejé pasar. Vibraba en sus brazos, presa de una borrachera de excitación, cuando el maldito timbrazo me arrebató de sus labios y de su cuerpo. Desperté con la lengua pastosa y el corazón palpitante. Alguien tenía pegado el dedo al timbre de la puerta. Obnubilada, me encaminé por el largo pasillo como si flotara en una algodonosa nube, para abrirle de nuevo a mi chico y comenzar el sueño desde el principio. Unos ensordecedores golpes aporreando la puerta me devolvieron, definitivamente, a la anodina realidad. Me ajusté la bata y abrí. —¡Coño, Berta! Llevo una hora tocando el timbre. El que tan amablemente me gritaba era Cándido, mi vecino de abajo. Su cabeza pelona brillaba a la luz de la bombilla del recibidor. Vestía, como siempre, un chándal; el único atuendo donde entraba con facilidad su obeso cuerpo. —Perdona, no te oí. Me dormí en el sofá —murmuré. —Vamos al baño —dijo entrando y ech…

Esta vez quedé semifinalista

Mis queridos amigos, si hace unas semanas os hacía una entrada dieciendo que "Esta vez tampoco quedé finalista..." ahora os tengo que comunicar que un microrrelato que presenté al concurso de Ediciones Fergutson, ha quedado semifinalista. Para mí, supone una enorme alegría. Son muchas las horas dedicadas a teclear palabras, a buscar aquellas que en realidad expresan lo que quiero decir de la mejor manera posible; muchas horas arrebatas unas veces al sueño, otras a la lectura, a mis a amigos y como no, a mi familia.
Yo no soy escritora de micros. Me cuesta condensar y tiendo a extenderme. Quizas se deba a que mis comienzos fueron en la novela. Allí todo es diferente. Hay que rellenar diálogos, describir personajes, situaciones....y cuanto más extenso mejor.
A pesar de ello, me han llamado siempre la atención y aunque sin técnica y al principio casi de forma autodidacta, comencé a escribirlo. Éste que ha quedado premiado y que será publicado en un libro,  era un ejercicio que …

¡Este jueves, un relato!

El anzuelo



Montaña Rusa
El temblor de las manos me impide seguir leyendo.
Respiro hondo; una, dos, tres veces. Necesito continuar hasta el final aunque sé cuál será el desenlace. Lo descubrí hace tiempo, entre silencios y desaires. Mis humedecidos ojos deforman las letras haciéndolas aparecer como  saltimbanquis borrosos sobre el papel. Mis labios musitan cada palabra a medida que me sumerjo en la lectura para hacerla real, consciente; para no dejarme engañar, de nuevo, por la ilusoria sensación de felicidad que tenía a su lado.

Mi vida ha sido su vida. Me entregué a él sin pedirle nada a cambio. Confié en él y me ha traicionado. Para toda la vida, le dije. Para siempre, respondió.

Regreso al inicio de esta, sin sentido, epístola para releer con abatimiento quejas: “no puedo seguir así”, “me complicas la vida”, “mi vida tiene que seguir otro rumbo”, “tú no estás entre mis planes”,... “he dejado de quererte”.
El ruido de la puerta me devuelve al mundo de los vivos. Sus pasos provocan que …

Un libro, un premio

Este regalo lo recibo de mi amiga Elena, "El callejón de la prisa". Recomiendo que visiteis su blog si quereis adentraros en un universo de recuerdos infantiles que nadie mejor que ella relata.
Y como no, viene con algunas condiciones:
Mostrar la imagen del premio.













Agradecerlo a quien lo ha concedido: Ya lo he hecho Elena, pero te lo vuevo a decir desde aqui. Gracias por acordarte de mi.
Otorgarlo a 10 blogs y avisarles: Hecho.
Decir por qué me gusta leer: "la lectura me sumerge en otras vidas, otros mundos, hechos y situaciones. Te entretiene, te enseña, te hace pensar...
Lo comparto con:
Ardilla Roja: El árbol de la ardilla roja
Verónica: HEL-LENIKO
Tag: Castelldefoc
Maat: Blog de Maat
Susana: Palabras mágicas
Gustavo: Gustavo en micro
Nancy: Historias citadinas
Enma: Enma
La bigota: WICCAN
Rosa : Rosa GC

¿Hombres o tiramisú? II

Nada más sentarme Purita me preguntó: —Berta, cariño ¿Te terminarás el tiramisú? Dirigí la vista hacia él, luego hacia mi amiga y de nuevo hacia él. Me sorprendió con un cómplice guiñó. Dudé un instante y respondí a mi amiga que sí. Acerqué el plato y hundí la cucharilla en el blando y jugoso pastel cogiendo una gran porción. La acerqué a la boca, cerré los ojos para deleitarme con aquel cóctel de sabores: el bizcocho, emborrachado de amargo café y licor de almendras, suavizado por el cremoso y dulce queso mascarpone y el toque exótico y aromatizado del cacao que lo cubría. Un frenesí para mis papilas gustativas. Tras la primera cucharada mi ánimo se templó. La segunda, la disfruté libre de la premura que imponía la urgencia en resolver aquella inquietud, que transitaba alocada por los recovecos de mi cuerpo. En la tercera y última, me regodeé. Con la cuchara a rebosar lancé una encubierta proposición a esos transparentes ojos que no dejaban de observarme con auténtica lujuria (o p…

Sábados Literarios de Mercedes: Cuento de Navidad

CUENTO DE NAVIDAD

Cuentan que aquel año el desapacible otoño dio paso a un adelantado y gélido invierno. Durante semanas los algodonosos copos cubrieron las calles y adornaron los sucios tejados con blancas lanas. El frío entraba furtivo en los hogares por huecos y rendijas, menos en casa de María. Allí, reinaba el invierno desde que cinco años atrás, una infausta tarde de diciembre, recibiera la trágica noticia de la muerte de su única hija en un accidente de tráfico. Se le heló el corazón y el pelo se volvió del color de la nieve. Ni los esfuerzos de su marido para que volviera a la vida, ni las risas de su nieto, ajeno a lo que ella sufría, sirvieron de nada. Desde entonces vagaba como una zombi en un desangelado mundo, huera de sentimientos que compartir.
La Navidad, como cada año, se acercaba codiciosa de anidar en los corazones y a María le aterraba pensar en la parafernalia que acompañaba a estas fechas. Se esforzaba con sonrisas artificiales, gestos estudiados y palabras automá…

¡100 seguidores!

Acabo de descubrir que son ya 100 los seguidores de este blog que apenas abrió sus puertas hace seis meses. Parece que fue ayer cuando nuestra querida Luna, se convirtió en la seguidora número 50.
Hoy ha sido un día cansado y no me encuentro muy inspirada, por ello sólo voy a daros las gracias  a todos los que estais aquí conmigo, compartiendo las entradas  con vuestros comentarios y consejos.
Quiero que sepais que me esfuerzo porque aquello que leeis esté escrito lo mejor posible, aunque no   siempre lo consigo .
Mi agradecimiento personal a cada uno de los cien y por supuesto a vosotros que me leeis sin que os señaleis como seguidores.

He hecho un pequeño montaje para la número 100 que es Naiba y su blog Tagoror
Naiba te dejo aquí mi regalo. Espero que te guste el montaje que he realizado. Un enorme beso para tí.


Tendremos que esperar

Mis queridos amigos/as:
Muchas gracias por seguirme semana a semana y por los comentarios que tan amablemente dejais.
Por ellos sé  que estais deseando  saber si me comí el tiramisú o al morenazo de la foto.
No es que quiera manteneros con la intriga, pero seguiré unos días más deshojando la margarita antes de relataros la anécdota completa.
La culpa de ello la tiene  la convocatoria de Mercedes para un nuevo sábado literario, que ha obligado a mi creadora a tener la mente puesta en cuentos de Navidad en lugar del hombretón de ojos transparente que me tiene sorbido el seso (por ahora sólo eso). Ella me ha prometido que en cuanto pase el sábado se pondrá a trabajar en mi asunto y me sugiere que os comente que valdrá la pena la espera...¡jajaja!
Cuidaros.
Nos vemos pronto.
Berta


PD. Os dejo con esta romántica canción. Es una de mis preferidas.