Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2009

Siempre hay esperanza

Encontré este video de lindas imágenes y dulce música. Su título me llamó la atención: Siempre hay esperanza.
...
¿Qué seria de mí? Si no la tuviera…
con mis palabras en pequeña armonía,
tímidas, ilusionadas y aun asustadas,
porque no saben cuanto vivirán.
¡Si sus formas bastaran para perdurar!
o tendrían la suerte, la dicha, o la gracia…
Si no fuera porque hay en mi esperanza,
aunque la pena parezca siempre cercana.
¡No escribiría más!


Javier Ruben Cinacchi
(La esperanza en poesias)

Dedicado a todos los que necesitan escuchar estas palabras para no ahogarse en el pozo del desánimo, desaliento,desesperación... por la causa que sea.
¡Feliz semana!

Soy egoista

Sólo seis días he tardado en caer de nuevo en mi adicción. No tengo arreglo. En esta esplendida mañana de viernes, la expectación ante el inicio del fin de semana me ha producido cierta desazón que he calmado gracias a mi droga: la galleta de la fortuna.


Si algo te molesta, haz algo para cambiarlo”, ha sido la sentencia que he obtenido.
Aunque no bien redactada, la frase tiene un gran valor intrínseco. Como siempre, la hago mía e indago sobre algo que me moleste y en cómo puedo cambiarlo.


Al igual que en el experimento de asociación de palabras de Jung (1), mentalmente voy encadenando situaciones, personas, conductas…que me son molestas para intentar establecer una jerarquía que me ayude a reflexionar sobre lo que la fortuna de manera gentil ha venido a mostrarme.

La lista es más larga de lo que creía. Me molestan (2) actitudes como la intolerancia, la ingratitud, la prepotencia, el maltrato de todo tipo, la competencia desleal, la ñoñería, la mala educación, la caciquismo, la mentira, …

¡Este jueves, un relato!

El par de ...

Aquella mañana apagué la alarma del despertador antes de que sonara. No había pegado ojo en toda la noche. Estuve dando vueltas en mi cabeza a la presentación que tenía que hacer. No me gusta hablar en público. No es que tenga fobia social, propiamente dicha, pero me cuesta arrancarme y cuando lo hago no hay quien me detenga, pero lo importante es que lo hago bien o por lo menos eso me dicen.
El día anterior, mi jefe de sección, al que aprecio por su profesionalidad y el excelente trato que siempre me ha dispensado, me indicó que a la mañana siguiente en la sala de juntas, tendría que exponer públicamente mis ideas respecto a una nueva línea editorial. Había quedado una vacante en la sección de marketing y él pensaba que era la persona idónea para ocuparla. La única pega, me dijo muy serio, es que tendrás que competir para el puesto con el ojito derecho del Director General.
En pie y superado el primer instante del encuentro con muchos ojos fijos en mí, di paso a mi exposic…

Otoño

Hoy martes, día 22 de septiembre, a la once de la noche y diecinueve minutos ha entrado el otoño. Astronómicamente, el otoño se produce por una determinada posición de la Tierra en su órbita alrededor del Sol. En el caso del otoño, esta posición es desde la que el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el sur. El día en que esto sucede, la duración del día y la noche coinciden y se denomina "equinoccio de otoño" Agrícolamente, el otoño es la estación de las cosechas. Durante el otoño, en los árboles caducifolios, las hojas cambian el color verde por el amarillo y l marrón, hasta que secas y a merced del viento, caen al suelo formand0 una espesa alfombra, en nuestro parques y jardines. Para mí, el otoño es una estación entrañable aunque algo nostálgica. Disfruto con los colores ocres que aporta al paisaje y supone una etapa de transición entre el caluruso verano y el gélido invierno. Sin embargo, este otoño no ha comenzad…

La oportunidad

Hoy domingo el día amaneció bastante fresco. Desde ayer rondaba por nuestro cielo a la altura de la sierra una tormenta que iba y venía, como es típico de Córdoba, sin que hasta el momento haya descargado el agua que tanto esperamos. La temperatura descendió unos pocos grados, suficientes para ayudarnos a superar este temible mes de septiembre en el que además de la vuelta al trabajo, al cole, a la crisis...etc, el calor no nos deja respirar.
Me levanto temprano y aprovecho este fresco día para continuar con la segunda parte de la Caricia de Tánatos que el trabajo diario me obligó a dejar a un lado.
Tras un intenso chute de café, me coloco delante del ordenador y al conectarme a internet descubro en Facebook (FB) el mensaje de una amiga. Leo el comunicado y sin esperarlo una sensación de hormigueo recorre el interior de mi cuerpo. Mis manos sudan y un intenso calor me sube por la espalda. El gusanillo de mi adicción a las galletas me impide abandonar el FB. Las galletas de la fortuna re…

¡Este jueves, un relato!

La última lección
Mateo se quitó sus pequeñas gafas y las depositó sobre la mesa. Restregó con ambas manos sus cansados ojos, sin obtener alivio. La diminuta letra de aquellos tratados de Filosofía parecían pulgas que se movían sin que él pudiera detenerlas para intentar componer y descifrar el mensaje que portaban. Le quedaban pocos días para jubilarse y parecía como si el peso de los años se hubiera cebado con él en aquellas sus últimas semanas. Estaba triste. Tenía que reconocer que el alejamiento de su cátedra, de los alumnos, de los libros, le producía una gran congoja. Aquella era su vida, por fuera no había nada.

Ramón tocó a la puerta y entró con sigilo como era habitual en él. Era de esas personas que nunca quieren molestar. Hablaba pausado y con un tono de voz bajo. Muy responsable y estudioso, era el discípulo preferido de Mateo.

—Don Mateo, buenos días, quería avisarle de que me voy a clase.
—Muy bien, señor Fernández. ¿Qué explicará usted hoy?
—La fenomenología de Husserl, don…

La vida continúa...

Aún no he recibido respuesta de la editorial sobre mi novela La caricia de Tánatos, y aquí sigo esperanzada en qué al final el resultado sea el esperado... sobre todo a partir de que mi galleta de la fortuna me ha dicho textualmente "Lograrás llamar la atención". Si bien es verdad, que esta frase puede ser interpretada de muchas maneras, como es mi galleta, yo le adjudico el significado que me parece y que en este caso tiene que ver con mis novelas. Sí, con mis novelas, porque ayer presente mi segunda novela (novela corta) a un certamen literario y desde entonces ando con los dedos cruzados...jeje.
Me han contado que encontrar un trébol de cuatro hojas trae buena suerte, así que desde hoy estoy a la búsqueda y captura de uno, a ver si con ese amuleto pongo a los hados a mi favor. Y si no lo encuentro, continuaré con los dedos cruzados, aunque tengo que confesar que es cansado estar así todo el día y toda lo noche y además bastante complicado realizar algunas cosas de la vida …

Vampirismo psicológico

Una relación interpersonal debe de estar basada en la consideración mutua que como personas se tienen los integrantes de dicha relación. Estas relaciones se fundamentan en una comunicación adecuada y sobre todo en el mutuo respeto. Se establecen desde el punto de vista psicológico tras el encuentro entre un Yo y un Tú.
Con el término “vampirismo psicológico o emocional” quiero hacer mención de aquellas relaciones entre personas, en las que uno trata al otro como mero objeto. Es decir, no le adscribe al Tú, la consideración de persona, sino de objeto. Y, ¿qué es un objeto? Objeto es cualquier cosa que es captada por los sentidos, que carece de autonomía y sobre la que puedo ejercer cualquier acción o actividad. Bajo esta consideración, el vampiro emocional se aprovecharía de ese objeto (necesita su sangre fresca), que no persona, para su interés y crecimiento personal.
Es fácil deducir, que no hace falta que estemos en Transilvania para entrar en contacto con alguno de estos vampiros (no…

"¡Este jueves, un relato!"

El demonio de los celos: ¿Reales o imaginarios?
Suena el despertador y me apresuro a apagarlo para no despertarla. Aún no he abierto los ojos pero, como una ráfaga de intenso viento, un pensamiento atraviesa mi mente, desgarrándome: Estoy seguro de que me es infiel. Giro la cabeza en la almohada y la contemplo. Parece que duerme relajada, o puede ser que esté haciéndose la dormida para no tener que enfrentarse conmigo. No. Está durmiendo. Lo confirmo. Está dormida. Respira tranquilamente y ni siquiera nota que la observo detenidamente. ¿Con quién estará soñando? ¿Será conmigo? Es guapísima. ¿Cómo he podido ser tan afortunado? Nunca imaginé que una mujer de esta hechura se fijara en un hombre tan vulgar como yo. La quiero con toda mi alma y la deseo hasta la extenuación. Me tengo que levantar o llegaré tarde al trabajo, me digo. Me levanto con sigilo y me encamino hacia el cuarto de baño. -¿Ya te has levantado? -escucho que me pregunta. -Sí, cariño. No quería despertarte. -No importa. Hoy te…