Ir al contenido principal

Pura energía (Podwer)

La sobremesa de un sábado cualquiera, y si es después de regresar de un viaje en el que estás unos días fuera de casa aún más, se presta a tumbarse en el sofá, con la intención de echar una siestecita y mando en mano zapinear buscando, en las distintas cadenas, aquella película que sea menos cutre, o menos antigua, o que no sea del Oeste, o de un acosador que se va a vivir a tu casa…; lo cierto es que la elección es difícil, a pesar de los múltiples canales que tenemos en nuestra  reciente televisión digital terrestre.

Hoy hice lo de siempre, me tumbé, zapineé y al pasar por la Cuatro, me llamó la atención la imagen de un chico albino que me enganchó a una película cuyo nombre no he sabido hasta que ha finalizado y porque lo he buscado en internet.
Me atrajo el tema de “lo diferente” y me fui metiendo en la blanquecina piel de este chico sin darme cuenta, y al final, cuando terminó, lloré. Hacía tiempo que no me ocurría, me refiero al llorar en el cine o viendo la televisión, y al darme cuenta me alegré por lo que significa respecto a mi empatía.

La película se llama  Pura energía. El argumento, según recoge la wikipedia, es el siguiente: Tras el parto de un bebé que tiene la particularidad de ser enteramente blanco, sus abuelos deciden encerrarlo en su casa, ubicado en pleno campo, ya que su diferencia corpórea es evidente. El joven es dueño de un estado de conciencia que lo conecta a toda la existencia, pero sus extraordinarias facultades (un poder especial con la energía eléctrica y las ondas de la misma naturaleza) también lo diferencian de sus congéneres humanos y lo alejan de sus seres más queridos. Aunque tratan de resociabilizarlo, para él le es imposible, por lo cual huye a su hogar. Al ver que éste ha sido embargado de los libros que leía desde su niñez, toma la decisión de irse de este mundo, a merced de una tormenta eléctrica.
Powder (Pura energía) es una película de 1995 dirigida por Victor Salva, acerca de un niño albino llamado Jeremy Reed y apodado "Powder", con poderes paranormales relacionados con la electricidad. La película pregunta acerca de los límites de la mente y el cuerpo humanos, al mismo tiempo que muestra su capacidad para la crueldad, y la esperanza de que un día la humanidad avanzará más allá de la tecnología. (1)


Es de esas películas que te dejan un buen sabor de boca, a pesar del final , de las lágrimas y el nudo en el estómago, porque te hacen ver la crueldad de la humanidad pero también la bondad de algunos humanos, personas, que es de lo que se trata.

Y esto lo retomo con lo que antes decía de la empatía. La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del Otro y es una característica necesaria para mantener relaciones interpersonales adecuadas, es decir, aquellas en las que nos preocupamos por nuestros semejantes, amamos con ellos, odiamos con ellos, sufrimos dolor al mismo tiempo, crecemos con ellos o simplemente nos situamos en silencio a su lado… sintiendo lo que sienten


Cuando no existe la empatía, no existe relación con la persona. La persona se transforma en objeto. Objeto que podemos destrozar, romper, maltratar, lastimar, herir o incluso, matar. Algo que por desgracia en los últimos tiempos vemos con gran asiduidad.


Parece mentira que en tan simple palabra, “empatía”, resida tanto poder.



 
(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Powder

Comentarios

Elena ha dicho que…
Mª José me extraña que no la hayas visto antes. Se trata de una película de esas recurrentes que ponen una y otra vez.
Yo la habré visto tropecientas veces, y hoy me he negado a verla otra vez.
De todas formas tienes razón, es una buena película para ver. De esas que tienen una buena moraleja para reflexionar.

Un beso.
maria jose moreno ha dicho que…
Pues auqnue te parezca extraño Elena, no la había visto, y no sé si será porque el día está un poco tonto con esto de la lluvia o por lo que contaba de la empatía que ni me he dormido y al final he llorado largo y tendido. De todas formas me gusta sentir. CReo que la última vez fue cuando en el cine vi Avatar. Debe ser que ando en lucha con el mundo y cuando encuentro algo de humanidad me "deshago en sensibilidad".
Un besito
VERÓNICA MARSÁ ha dicho que…
Pues sí, cualquier término que conlleve la palabra "pathos" tiendo a significar mucho.

Ya conocía la película y, es cierto, deja un regustillo raro cuando se acaba, el pobre.

Besos y buen lo que queda de finde.
Anónimo ha dicho que…
He procurado no haberme sentido sentirme diferente en lo que a mis obligaciones cotidianas se refiere.
De ahì que ahora mismo sufra tanto.
Habrè cumplido. Pero mi estòmago me protesta luego.
Cómo se lo explico yo a mi gente de una vez y para siempre. No he podido ahora ahora haber salido.
No es lluvia, la causa de mi retraimiento.
Ha debido de haber sido muy dificil de aceptarlo.
Si me he echado en mi lecho, por algùn motivo me sucede.
A mi, mi falta de empatìa, sin dudarlo, me ha tensado.
MAMÉ VALDÉS ha dicho que…
La había visto ya hace algunos años, pero la recuerdo porque me gustó, esta historia la tenemos a diario simplemente por ser diferentes, sexo, raza, religión, etc... creo que de alguna forma no identificamos con el personaje, todos tenemos algo de raros y de especiales y sobre todo de distintos, por eso tenemos que aceptar a toda esa gente que nos rodea por muy diferentes que nos parezcan, es difícil pero no imposible... un saludo.
Mercedes ha dicho que…
Yo he visto esta película varias veces, y me parece de una ternura y sensibilidad exquisitas.
Un abrazo.
Jose ha dicho que…
Pues si vi la película y es verdaderamente poseedora de unos valores tan sensibles me pareció magnífica.

Un saludo ,y vamos deja el sofá y trabaja ya
Alma Inquieta ha dicho que…
Hola Maria José!-

No la conozco pero me quedé con ganas de verla...

Un beso y buen fin de semana.
El Drac ha dicho que…
Siempre estamos a la defensiva, no sabemos cuando nos va a salir alguien con una soberbia del tamaño de un alpe u otro que desea aprovechar nuestro descuido (o ignorancia y quitarnos algo) Después de haberse desarrollado el capitalismo casi en todas su expresiones, todos buscamos que estar por encima del otro, hasta en el trabajo, estamos mirando cuánto gana el otro, así la empatía se vuelve una cosa utópica y sólo realizable mediante la sonrisa falsa de la hipocresía que es lo que campea. Un granb abrazo. Me encanta ver tu fotografía pero no la puedo copiar y guardar lo que me obliga a venir cotidianamente a tu blog jajaja(por supuesto que es un piropo)
Celia ha dicho que…
No he visto la película, pero pienso que la empatía en necesaria para la convivencia. Ponerse en el lugar ajeno es la clave para que todo funciones mejor.
Un abrazo.
maria jose moreno ha dicho que…
Queridos amigos, veo que los que conoceis la pelicula sentisteis algo parecido a lo que yo describo y que deja ese regustillo de algo que no sólo gusta sino de que renueve por dentro.
Gracias por visitar mi casa y deseo que paseis muy bien lo que queda de fin de semana.
Besos
Alhena ha dicho que…
MªJosé
No he visto esta película, pero por lo que cuentas y conociéndome, también hubiese acabado llorando.

Muy de acuerdo contigo en lo que a la empatía se refiere, debemos de ser capaces de salir de nosotros mismos e intentar entrar en el mundo del otro.

Un abrazo y que pases una buena semana.
__MARÍA__ ha dicho que…
¡Buena película!
Te deja un regusto amargo, pero como el buen vermuth.

Besos
M. Iglesias ha dicho que…
Quieres sentir empatia en una pelicula?, te recomiendo si no la has visto la pelicula
"Siempre a tu lado, Hachiko"
de Richard Gere...... ya nos comentaras
Besosss
José Ignacio ha dicho que…
Sin empatia la relación es siempre negativa y huimos de ella.
No he tenido ocasión la película que dices.
Te recomiendo:

http://www.elpais.com/articulo/portada/peligro/ser/albino/africa/elpepusoceps/20090503elpepspor_4/Tes

Un saludo
Jovita ha dicho que…
Fantastica película que no dejaria de volver a ver...saludos. Me gusta tu blog.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …