martes, 30 de junio de 2015

La chica de las fotos de Mayte Esteban

Siguiendo el reto "Semi Genérico" cumplo con el género de Romántica con esta novela





La chica de las fotos
Autora: Mayte Esteban
250 páginas
Editado por Harlequin Ibérica S.A.




Sinopsis
Rocío, camarera de pisos de un hotel rural y escultora en sus ratos libres, vive al borde de un ataque de ansiedad: el día de su boda está a la vuelta de la esquina, faltan muchos detalles por concretar aún y su novio no ayuda. Para colmo, se encuentra con que tiene que trabajar horas extra en el hotel. Todo debe estar impecable para la llegada de Alberto Enríquez y Lucía Vega, la pareja de actores de cine más rutilante del momento. Cuando aparecen, a Rocío le ocurre algo que no logra entender. Es verdad que Alberto tiene un físico imponente y una mirada terriblemente sexy, pero lo que empieza a sentir es desconcertante e inoportuno, y por ello lo trata de manera fría, hasta brusca. 
Alberto enseguida descubre que Rocío no es la típica muchacha encandilada por un famoso y justo eso es lo que llama su atención. Sin embargo, algo se le escapa: ¿por qué Rocío evita mirarlo a los ojos? Impaciente por descubrirlo, idea mil maneras de tropezar con la esquiva camarera. Con lo que no cuenta es con que la prensa sensacionalista es capaz de cualquier cosa con tal de lograr una exclusiva.


Mi opinión
Partiendo de que no soy una lectora asidua de novela romántica siempre he estimado que para considerarla como tal, con independencia de los distintos adjetivos que puedan enriquecerla: histórica, de misterio, paranormal, erótica..., se espera, por definición, una historia de amor. Esta historia de amor —como no puede ser de otra manera— suele ser imposible y estar contaminada por las actuaciones y comportamientos de determinadas figuras o personajes secundarios que tratan de impedir que la relación entre los enamorados, que ellos suelen negar, triunfe. A esto se añade que la trama suele complicarse con acontecimientos que una y otra vez alejan y acercan a los protagonistas.
Con esta idea comencé a leer "La chica de las fotos" de la escritora Mayte Esteban y conforme iba leyendo se iban cumpliendo todas mis expectativas antes mencionadas pero, además, comencé a sentir unas excelentes vibraciones pues la autora no solo se ceñía a los cánones del género sino que lo enriquecía con su buen hacer intimista.
Por definición las relaciones interpersonales son complicadas y más aún si estas están mediadas por la manipulación. En la novela se plasma de una manera clara y concisa el turbio mundo de papel cuché, tan mediatizado por el dinero y cómo es capaz de arrastrar por el fango a las personas que por él son tocadas, como si de una varita mágica envenenada se tratara, con tal de obtener algún beneficio.
Esta novela no es solo romántica sino que te hace reflexionar en algunos pasajes y al mismo tiempo, en otros, la chispa humorística de sus diálogos es capaz de sacarte una gran sonrisa.
Los personajes tanto principales como secundarios están muy bien perfilados, cada uno en aspectos tan sobresalientes que los hace únicos, por eso prefiero no destacar a ninguno pues todos me han atrapado.
Esta novela que es un soplo de aire fresco que recomiendo si queréis pasar un excelente rato la lectura. Felicidades a su autora por la novela y por su merecido premio.


De venta en Amazon y en el resto de plataformas digitales.

domingo, 14 de junio de 2015

Nueva York




Llevo mucho tiempo sin escribir en el blog. No tengo intención de abandonarlo aunque en estas últimas semanas me ha sido imposible ni acercarme a él y tampoco he podido participar en "Este jueves un relato", lo que lamento muchísimo. 
No existe un único motivo sino  circunstancias que se conjuntan y te impiden tener los minutos necesarios para acercarte hasta aquí. 
Sin embargo, el blog es como una madre que en cuanto regresas te acoge con los brazos abiertos, te muestra su página en blanco para atraerte a llenarla de letras, de palabras con las que componer una  nueva entrada.
En este caso quiero hablaros de mi viaje a Nueva York, mostraros algunas fotos y las impresiones que he tenido al sentirme en esa ciudad.
Nueva York es una ciudad de contrastes, así se titulaba precisamente una de las excursiones que he realizado, Contrastes, y no podía tener mejor nombre. Utilizo la palabra contraste como su segunda acepción en el diccionario de la RAE: diferencia que existe entre personas o cosas.
En el centro turístico,Time Square, capté lo que iba a ser aquella ciudad y no me defraudó en absoluto. A pocos pasos me encontré con los altos rascacielos que conjuntaban de manera uniforme con los bajos y antiguos edificios, la mayoría de ellos con las típicas escaleras de incendios en su cara principal.   
Entre la multitud del parque automovilístico te cruzabas los típicos taxis amarillos con muchos todo terreno muy grandes y por supuesto las limusinas blancas o negras y todos estos vehículos circulando por carreteras interrumpidas por tubos por los que que escapaba libre el vapor de agua resultado de la calefacción y agua caliente que de manera subterránea llega hasta los edificios más antiguos de la ciudad. 
La zona de Wall Street, la flamante Torre de la Libertad y el monumento a la Memoria del 11/S, el Soho, Chinatown o Little Italy tan cerca y tan lejos.
En medio de un enjambre de edificios altos y rascacielos se encuentra un precioso parque verde, Central Park, pulmón de la ciudad donde puedes perderte e incluso aislarte por completo de la ciudad hasta llegar a pensar que te encuentras en cualquier otro lugar. 
Si caminas desde Manhattan hacia el este o el oeste, que no es más que ir de la primera a la undécima avenida, te encontrarás con dos hermosos ríos:  East River y Hundson River y bellos puentes que conectan la península con el continente. En concreto, los que unen Manhattan con Brooklyn podemos recordarlos bajo el acrónimo BMW: Puente de Brooklyn, de Manhattan y de  Williamsburg. 
Si nos dirigimos al extremo sur, Battery Park, podemos tomas un Ferrys hasta la Isla de Ellis y la Estatua de la Libertad; desde el barco puedes contemplar el skyline de la ciudad en su más bello esplendor y quedarte una vez más con la boca abierta. Si salimos de Manhattan en dirección al Bronx o a Queens, ahí ya no solo es contraste es otro mundo y eso con pocos kilómetros de diferencia y ahí es donde el contraste de personas es mayor, al igual que ocurre cuando te montas en el metro y miras a la cara a todos y cada uno de los pasajeros que te acompañan en el vagón. 
Esto es solo una pincelas. Podría estar días y días haciendo entradas sobre esta ciudad pero como este no es un blog de viajes solo os dejo mis impresiones.
Concluyendo, me ha encantado Nueva York, sus calles, sus personas, sus paisajes... he disfrutado de cada rincón y me he traído muchas percepciones que están asentándose en mi memoria y que seguro germinarán en buena sideas. 
No sé por qué pero tengo la mala costumbre de ir viendo historias en cada lugar, rincón o persona con la que me cruzo ;-)




 











Retos lectores del mes de abril

Sigo sorprendida de entrar en el cuarto mes de retos lectores y no haber sucumbido. Creo que quizá se deba a la variedad de lecturas, tambi...