Ir al contenido principal

Nueva York




Llevo mucho tiempo sin escribir en el blog. No tengo intención de abandonarlo aunque en estas últimas semanas me ha sido imposible ni acercarme a él y tampoco he podido participar en "Este jueves un relato", lo que lamento muchísimo. 
No existe un único motivo sino  circunstancias que se conjuntan y te impiden tener los minutos necesarios para acercarte hasta aquí. 
Sin embargo, el blog es como una madre que en cuanto regresas te acoge con los brazos abiertos, te muestra su página en blanco para atraerte a llenarla de letras, de palabras con las que componer una  nueva entrada.
En este caso quiero hablaros de mi viaje a Nueva York, mostraros algunas fotos y las impresiones que he tenido al sentirme en esa ciudad.
Nueva York es una ciudad de contrastes, así se titulaba precisamente una de las excursiones que he realizado, Contrastes, y no podía tener mejor nombre. Utilizo la palabra contraste como su segunda acepción en el diccionario de la RAE: diferencia que existe entre personas o cosas.
En el centro turístico,Time Square, capté lo que iba a ser aquella ciudad y no me defraudó en absoluto. A pocos pasos me encontré con los altos rascacielos que conjuntaban de manera uniforme con los bajos y antiguos edificios, la mayoría de ellos con las típicas escaleras de incendios en su cara principal.   
Entre la multitud del parque automovilístico te cruzabas los típicos taxis amarillos con muchos todo terreno muy grandes y por supuesto las limusinas blancas o negras y todos estos vehículos circulando por carreteras interrumpidas por tubos por los que que escapaba libre el vapor de agua resultado de la calefacción y agua caliente que de manera subterránea llega hasta los edificios más antiguos de la ciudad. 
La zona de Wall Street, la flamante Torre de la Libertad y el monumento a la Memoria del 11/S, el Soho, Chinatown o Little Italy tan cerca y tan lejos.
En medio de un enjambre de edificios altos y rascacielos se encuentra un precioso parque verde, Central Park, pulmón de la ciudad donde puedes perderte e incluso aislarte por completo de la ciudad hasta llegar a pensar que te encuentras en cualquier otro lugar. 
Si caminas desde Manhattan hacia el este o el oeste, que no es más que ir de la primera a la undécima avenida, te encontrarás con dos hermosos ríos:  East River y Hundson River y bellos puentes que conectan la península con el continente. En concreto, los que unen Manhattan con Brooklyn podemos recordarlos bajo el acrónimo BMW: Puente de Brooklyn, de Manhattan y de  Williamsburg. 
Si nos dirigimos al extremo sur, Battery Park, podemos tomas un Ferrys hasta la Isla de Ellis y la Estatua de la Libertad; desde el barco puedes contemplar el skyline de la ciudad en su más bello esplendor y quedarte una vez más con la boca abierta. Si salimos de Manhattan en dirección al Bronx o a Queens, ahí ya no solo es contraste es otro mundo y eso con pocos kilómetros de diferencia y ahí es donde el contraste de personas es mayor, al igual que ocurre cuando te montas en el metro y miras a la cara a todos y cada uno de los pasajeros que te acompañan en el vagón. 
Esto es solo una pincelas. Podría estar días y días haciendo entradas sobre esta ciudad pero como este no es un blog de viajes solo os dejo mis impresiones.
Concluyendo, me ha encantado Nueva York, sus calles, sus personas, sus paisajes... he disfrutado de cada rincón y me he traído muchas percepciones que están asentándose en mi memoria y que seguro germinarán en buena sideas. 
No sé por qué pero tengo la mala costumbre de ir viendo historias en cada lugar, rincón o persona con la que me cruzo ;-)




 











Comentarios

Manuel Navarro Seva ha dicho que…
Me alegro de que hayáis pasado unos días fantásticos en esa gran ciudad de contrastes, y desconectados de la vida diaria. Nueva York te hace soñar y es como si la conocieras de toda la vida, ¿verdad?
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Gracias por compartir tus impresiones, Ma José. Me alegra que consideres al blog desde esa perspectiva, ya que resulta ser la puerta principal que nos une. espero sigas disfrutando tu viaje.
Un besito.
P.d
me alegraría tenerte entre las participantes jueveras de esta semana. Me toca conducir.
=)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es cierto, Manuel, la hemos visto tantas veces que es como si ya hubieras estado allí- Aún me queda continuar mi viaje a través del procesado de las miles de fotografías que me he traído. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Espero poder acompañarte en este jueves. Lo voy a intentar. Un beso y gracias por comentar.
Alfredo ha dicho que…
¿Qué te voy a contar que no hayas vivido tú misma pateando esa increible ciudad? Las fotos estupendas... un fiel reflejo de esa sensación de estar siempre en la cresta de la ola. ¡Bienvenida!
Mercedes Gallego ha dicho que…
Es uno de los lugares que no me moriré sin visitar, lo que dices es lo que espero ver cuando vaya y me ha encantado eso de las historias que ves cuando paseas. Es la esencia del escritor. Si es necesario sigue viajando, pero no nos dejes sin tus historias.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …