Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

EL PODER DEL GRUPO

El desánimo corre imparable, como si de un río a punto de desbordarse se tratase, entre los escritores que un día constituimos el autodenominado grupo de escritores/autores independientes. Cuando llegué a las redes sociales como escritora independiente que acababa de publicar en Amazon y buscaba lectores me encontré con parte de la llamada Generación Kindle (pues algunos ya habían publicado con editorial) y con otros muchos, que como yo nos pegábamos a quien nos acogiera en su seno buscando un poco de calor con el que poder combatir el frío de la soledad del escritor novel.  Recuerdo con añoranza las interminables sesiones en las que exponíamos en comentarios nuestros miedos, anhelos y desvelos y siempre aparecía una cara amiga que tenía la palabra oportuna para no hundirte en ese mar turbulento que era Amazon y la autopublicación.  En aquellos años, os hablo del 2010 constituíamos un grupo más o menos homogéneo de personas con un interés común en el que cada uno aportaba su grano de are…

Este jueves un relato: Personas

Algunas veces Mercedes no entiende ese interés desinteresado de todos porque se eche pareja...  Se encuentra delante del espejo mirándose perpleja. Sus pensamientos la acercan a las obras de arte, ¡si Miró levantara la cabeza!... -piensa. Se ve  digna candidata a su obra con ese tiznón rojo en los labios y ese traje pasado de moda en el que casi ni entra y marca el paso del tiempo en sus caderas - ¡Ay, Mercedes quien te ha visto y quién te ve!. Por segundos su viejo chándal le llama a gritos, desea no presentarse. Sacó las medias del cajón y se sentó al borde de la cama, no sin trabajo, las deslizó por sus piernas como si de una  caricia se tratara,  hay cosas que no se olvidan. Todavía recuerda el tacto de las de nailon que estrenó con sus dieciocho primaveras. Ahora a su edad, estos nervios, este rosario de detalles ¿para qué?- se decía. Una vez pasara el trago tendría unas palabritas con su hija. Su soledad no estaba tan mal...
Fernando descolgó el traje del armario y lo puso encima …

TÚ, YO y EL LIBRO

¡Por fin ha llegado el día 23 de abril!  En la blogosfera y resto de redes sociales donde me muevo no se habla de otra cosa desde hace días; claro, que en las que yo me muevo estamos sobre todo lectores y escritores, por lo que es lógico que queramos hacer homenajes a aquello que nos une: El libro. El libro es un objeto que se completa entre ambos, aunque por medio hay muchos intermediarios, demasiados.   El libro nace de una idea creativa que el escritor con mucho esfuerzo plasma, a su saber y entender, que requiere muchas  horas de esfuerzo delante del papel o del teclado y cuando digo muchas, es que son muchas, para obtener al final el tan ansiado primer manuscrito. A este le seguirán muchas correcciones, y cuando digo muchas, es que son muchas; hasta que esté convencido de que lo que ha escrito merece la pena ser leído. Y ahí, entre el otro de la película, el lector.  El lector es la persona ávida por beberse esas letras  impresas o digitalizadas, que cuando termina la lectura qu…

Este jueves un relato: ¡Que arte tiene mi "arma"!

Cuenta la leyenda que a primeros de siglo XX llegó a Lisboa un barco procedente de Buenos Aires en el que viajaba una niña de ocho años, de cabello azabache y ojos negros, profundos como la noche. La niña regresaba con sus padres a Córdoba, emigrantes por unos años en el país amigo. Cuenta la leyenda que la niña se hizo mujer de excelsa belleza, mirada penetrante y boca finamente perfilada, que gustaba de pasear con sus amigas y llamando la atención por dondequiera que pisaba. Cuenta la leyenda que un famoso pintor la vio una tarde de primavera por la calle y quedó prendado de su belleza y, aunque hacía poco que la joven había abandonado los juegos infantiles, la convenció para que fuera a su estudio y  posara para él. Cuanta la leyenda que se Cupido lanzó una certeza flecha que atravesó sus corazones. Cuenta la leyenda que la parca acechaba al artista desde hacia tiempo entre los quejidos de la soleá, fandangos y misticismos y, que cuando descubrióa su amada  la retrató de tal manera qu…