domingo, 25 de junio de 2017

Tres minutos de color

Este es el cuarto libro que leo de Pere Cervantes. El primero fue Internet Negro, lo consulté cuando preparaba la documentación de mi novela La fuerza de Eros. Ahí descubrí un submundo del que salí lo más rápidamente posibles y descubrí a este autor que además de escritor es subinspector del CNP. Después tuve la suerte de coincidir con él en Castellón Negro y a mi vuelta leí No nos dejan ser niños y La mirada de Chapman. Dos novelas protagonizadas por la oficial de policía María Meden y el inspector Jefe Roberto Rial que también os recomiendo.
Ahora ha publicado "Tres minutos de color". Recuerdo que en Castellón hablamos de esta novela, del cariño que le tenía y del tiempo que llevaba escribiéndola porque se había tenido que documentar a fondo en el tema: ¿qué ocurre después de la muerte?

Sinopsis  
Coque Brox, el protagonista de la historia, es un inspector de policía de mediana edad, separado, parco en palabras, amante de todo aquello que conserve su esencia y acromatópsico, o lo que es lo mismo, percibe la vida en blanco y negro. Herido de por vida tras sufrir una pérdida irreparable, solo le alienta la lucha por recuperar el cariño de su hija adolescente. En una Barcelona en caída libre, cuyos locales de diseño no logran acallar la apremiante nostalgia de sus habitantes, investigará la violenta desaparición de Palma, amigo y compañero de profesión.
La densidad psicológica de los distintos personajes que la integran servirán de contrapunto a una trama policial hasta la fecha inédita.
Mi opinión
Me atrapó en la primera líneas de primera página: 
Coque Brox llevaba más de dos años sin soportarse. 
Con esto me estaba presentado a un ser problemático desde el punto de vista psicológico, atormentado, un superviviente.
Esto se confirmó en cuanto leías con avidez las paginas y me metía en la  historia. Además del problema de visión, acromatopsia, que le hace ver todo en blanco y negro, el inspector tiene un pasado traumático que lo ha marcado en sus relaciones personales y familiares y que el autor nos va desmadejando a pequeñas dosis, para que vayamos sintiendo y padeciendo lo que el protagonista siente y padece. 
Una trabajada trama en la que sobresale la desaparición de su compañero Palma y que en su investigación le llevará a los terrenos más sórdidos de Barcelona, ciudad en la que se desarrolla la historia. Pedofilia, acoso de sus superiores, amenazas de suicidio de su exmujer, la relación con su compañero de piso, Oliver, forense, y con la cirujana cardiovascular, Nadia Blasi, y la peculiar taberna de Rodri, conforman una turbulenta trama adornada y sustentada por algo que nunca se había parado a considerar las ECM (experiencias cercanas a la muerte)
El narrador escogido por Pere Cervantes es un narrador omnisciente que nos va dando cuenta de lo que le sucede a cada uno de los variopintos personajes que componen esta obra. 
De cuidado estilo, magníficamente escrita, esta novela, para mi gusto, supera en creces a las dos anteriores y me ha dejado con ganas de leer más. 
El desenlace final es totalmente inesperado, trepidante y muy angustiante y ahí creo que reside la fuerza de este libro, en su original manera de resolver la investigación. Por cierto, ahí sabremos el porqué del título. 
Lo dejo aquí. Una novela que has de leer si te gusta este género y si no, también, porque aprenderás mucho sobre la vida y la muerte.
Felicito al escritor y espero que pronto tengamos otra obra tan buena en nuestras manos.
Espero que lo leáis y me deis vuestra opinión. 

*Como siempre digo esto no es una reseña, tan solo mi opinión de una novela que ha dejado algo dentro de mí y que quiero compartir con vosotros.




domingo, 11 de junio de 2017

Y nos fuimos al norte con La fuerza de Eros








Esta mañana desperté en Oviedo (fue el viernes cuando estuve en Gijón) y ahora estoy en Córdoba con un calor terrorífico. A pesar de todo, no me resisto a dejar por escrito mi agradecimiento a todas las que hicieron posible esa tarde noche tan estupenda que pasamos hablando de mis libros en Gijón. 





La librería que me acogió Te gusta leer, en Gijón, es una pasada. Amplia, moderna, bonita, con muchos libros (como a nosotros nos gusta) y a cargo de dos personas maravillosas Sara y Mirella

Mis dos presentadoras. Mirella y Mayte Uceda (escritora) me prepararon una presentación de lujo. En más de una ocasión me hicieron ruborizar y eso que yo ya estoy un poco mayor para esas cosas 😂😂 pero, sobre todo, sentí su cariño y eso es algo impagable. Espero poderle devolver algún día tanto como me han dado. 


Por supuesto, no puedo dejar de nombrar a una amiga virtual que ya no lo es, que se desplazó desde bastantes kilómetros para conocerme, Ágata Vehi. Ágata es como la imaginaba, cercana, interesada por la lectura, pasional cuando habla de las novelas, y después de los primeros minutos charlábamos como si lo hubiéramos hecho siempre. 



Tampoco puedo olvidarme de aquellas lectoras que me pidieron que le firmara los libros: Pilar, Azucena, Ana, Patri, Nuria, Delia, y como no Natalia (estoy segura que hay dos o tres más que ahora mismo no recuerdo sus nombres, lo siento). 

A todas gracias por estar compartiendo conmigo esas casi dos horas. 
Un beso muy fuerte y hasta siempre.

Este jueves un relato: Collage temático

    Una mano de sedosos y finos dedos me desentierra del oscuro lugar en el que me guardan. Recibo una bocanada de aire ...