Ir al contenido principal

Tres minutos de color

Este es el cuarto libro que leo de Pere Cervantes. El primero fue Internet Negro, lo consulté cuando preparaba la documentación de mi novela La fuerza de Eros. Ahí descubrí un submundo del que salí lo más rápidamente posibles y descubrí a este autor que además de escritor es subinspector del CNP. Después tuve la suerte de coincidir con él en Castellón Negro y a mi vuelta leí No nos dejan ser niños y La mirada de Chapman. Dos novelas protagonizadas por la oficial de policía María Meden y el inspector Jefe Roberto Rial que también os recomiendo.
Ahora ha publicado "Tres minutos de color". Recuerdo que en Castellón hablamos de esta novela, del cariño que le tenía y del tiempo que llevaba escribiéndola porque se había tenido que documentar a fondo en el tema: ¿qué ocurre después de la muerte?

Sinopsis  
Coque Brox, el protagonista de la historia, es un inspector de policía de mediana edad, separado, parco en palabras, amante de todo aquello que conserve su esencia y acromatópsico, o lo que es lo mismo, percibe la vida en blanco y negro. Herido de por vida tras sufrir una pérdida irreparable, solo le alienta la lucha por recuperar el cariño de su hija adolescente. En una Barcelona en caída libre, cuyos locales de diseño no logran acallar la apremiante nostalgia de sus habitantes, investigará la violenta desaparición de Palma, amigo y compañero de profesión.
La densidad psicológica de los distintos personajes que la integran servirán de contrapunto a una trama policial hasta la fecha inédita.
Mi opinión
Me atrapó en la primera líneas de primera página: 
Coque Brox llevaba más de dos años sin soportarse. 
Con esto me estaba presentado a un ser problemático desde el punto de vista psicológico, atormentado, un superviviente.
Esto se confirmó en cuanto leías con avidez las paginas y me metía en la  historia. Además del problema de visión, acromatopsia, que le hace ver todo en blanco y negro, el inspector tiene un pasado traumático que lo ha marcado en sus relaciones personales y familiares y que el autor nos va desmadejando a pequeñas dosis, para que vayamos sintiendo y padeciendo lo que el protagonista siente y padece. 
Una trabajada trama en la que sobresale la desaparición de su compañero Palma y que en su investigación le llevará a los terrenos más sórdidos de Barcelona, ciudad en la que se desarrolla la historia. Pedofilia, acoso de sus superiores, amenazas de suicidio de su exmujer, la relación con su compañero de piso, Oliver, forense, y con la cirujana cardiovascular, Nadia Blasi, y la peculiar taberna de Rodri, conforman una turbulenta trama adornada y sustentada por algo que nunca se había parado a considerar las ECM (experiencias cercanas a la muerte)
El narrador escogido por Pere Cervantes es un narrador omnisciente que nos va dando cuenta de lo que le sucede a cada uno de los variopintos personajes que componen esta obra. 
De cuidado estilo, magníficamente escrita, esta novela, para mi gusto, supera en creces a las dos anteriores y me ha dejado con ganas de leer más. 
El desenlace final es totalmente inesperado, trepidante y muy angustiante y ahí creo que reside la fuerza de este libro, en su original manera de resolver la investigación. Por cierto, ahí sabremos el porqué del título. 
Lo dejo aquí. Una novela que has de leer si te gusta este género y si no, también, porque aprenderás mucho sobre la vida y la muerte.
Felicito al escritor y espero que pronto tengamos otra obra tan buena en nuestras manos.
Espero que lo leáis y me deis vuestra opinión. 

*Como siempre digo esto no es una reseña, tan solo mi opinión de una novela que ha dejado algo dentro de mí y que quiero compartir con vosotros.




Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…