Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2009

Desesperanza

La mañana amaneció gris y fría. Otra más sin atractivo ninguno. Al saltar de la cama noté sobre mí la losa de la melancolía. Esa que te aprisiona y te lleva al profundo pozo de la desesperación. Y, de nuevo, se me representó la idea que barruntaba en mi cabeza de manera constante, pero esta vez me atrapó en un bucle del que no pude escapar. Como si mi voluntad se hubiera esfumado, caminé autómata al cuarto de baño y abrí el cajón donde guardaba el espejo de aumento. Lo extraje y lo tiré con violencia sobre las baldosas del suelo donde se rajó en unos pocos cristales. Con mano temblorosa cogí el trozo más grande y afilado. Lo acerqué a mi muñeca. Con decisión rajé la piel hasta llegar a las venas y al instante, el caliente y espeso líquido rojo comenzó a fluir. Ahogué un grito de dolor y me dejé caer en el suelo, esperando que la plácida muerte me transportara en sus alas a una mañana azul y cálida.


0910304799770

Cadena de mensajes

Son aquellas que utilizan el correo electrónico para propagarse.
Estas cadenas de mensajes que recibimos generalmente tienen el mismo formato que consta de un 'gancho o anzuelo', una amenaza y una petición. La mayoría explotan, ya sea, los buenos sentimientos de las personas, su avaricia o sus supersticiones y claro está, su ignorancia como usuarios. Al final de la carta se le pide al usuario que reenvíe el mensaje a x número de contactos.
Este tipo de cadenas imitan a las tradicionales cadenas de la suerte que surgieron como mensajes de correo convencional que solicitaban al remitente reenviarlo bajo la amenaza de que "romper la cadena" ocasiona mala suerte. La velocidad de transmisión del correo convencional y los tiempos que incurría cada eslabón en copiar y retransmitir el mensaje evitaban que se convirtieran en un problema mayor.
Con el surgimiento del correo electrónico, sin embargo, copiar y retransmitir mensajes se hizo mucho más fácil y rápido, ocasionando un …

Lunes

No me gustan los lunes. La vuelta al trabajo, dejar el descanso y la tranquilidad...El de hoy fue duro, pero ya pasó. ¡Pronto será viernes! Lo malo es que pocos días depués será otra vez lunes y vuelta a empezar, como Sísifo transportando la enorme piedra. Imposible escapar del castigo.
El lunes es el día de la luna y este vídeo pone imagenes a una preciosa canción de Mecano "Hijo de la luna". Una buena manera de terminar este lunes.
Buenas noches

Fuegos artificiales

Aún tengo mucho que aprender pero este me ha gustado como ha quedado.

Un paseo por Córdoba

Os invito a recorrer estas calles y a visitar estos monumentos. En especial para tí, Mercedes, con el deseo de que pronto hagamos parte de este paseo juntas.
Córdoba es de cine

Este jueves, un relato

Pedigüeños

Mi pobre
Aquel hombre llegaba por la mañana, siempre a la misma hora, y se situaba en la esquina de la calle donde transcurrió mi infancia y juventud. Cuando pasaba la gente alargaba su mano y pedía para poder comer. Aparentaba una edad avanzada, o por lo menos así me lo parecía a mí, una mocosa que no levantaba un palmo del suelo. Era alto y delgado. El cabello corto y del color de la ceniza. Lo que a mis ojos de niña llamaba más la atención de aquella persona tenía que ver con su aspecto. Pulcro y aseado, se diferenciaba del resto de los pobres que inundaban las calles de mi ciudad. Ahora que lo pienso, no parecía un pobre, al uso.
Vestía un limpio, aunque remendado traje gris; una camisa blanca que parecía transparente de tantos lavados con el botón del cuello abrochado, comprimiéndole la nuez de estrecho que le quedaba. Una boina negra que calaba hasta los ojos le protegía la cabeza del frío.
Cuando mamá le veía, se aprestaba a abrir su bolso negro y sacaba un pequeño moned…

Me marcho unos días, pero volveré

Mis queridos lugareños (1), mis obligaciones profesionales me alejan unos días de este blog, pero espero llegar a tiempo para participar en el próximo jueves de Tésalo.
Como regalo os dejo este magnífico video que une la famosa poesia de Espronceda, La canción del Pirata, a unas imagenes extraordinarias y una musica espectacular. La ha realizado mi amiga BurnVillage.
Dedicada a todos los que soñaron y sueñan con piratas; a los que ilusionan su vida y la de los que le rodean, hablando de las hazañas de los piratas. En definitiva, a los que les cuesta crecer...



(1)Aquellos que a diario visitan mi Lugar de Encuentro

Este jueves, un relato

La ducha




No me gusta la ducha
Cuando escuché a mi mamá decir que me iba a dar una ducha, no sabía de qué hablaba.
Caminaba a su lado y pensaba que sería algo agradable, de buen sabor y con el pasaría un buen rato.

Aquella mañana desperté temprano. Ella se acercó a mi cama y me dijo:
—En cuanto desayunemos nos iremos a pasear.
Me gustó la idea. Las intensas lluvias nos habían impedido salir a la calle en semanas. Me aburría de estar encerrado. Salté, corrí y brinqué deseando que llegara el momento.
Desayunamos y salimos. Cuando llegamos a la puerta de la calle, ella miró al cielo y exclamó:
—¡Dios, mío! Otra vez las malditas nubes. Venga, Fede, vamos deprisa que no me fío ni un pelo de esa nubarraca.
El ambiente era fresco y la larga caminata me dejó exhausto. Descansé en el parque hasta que apareció mi amiga, Mili y su hermano, Tobi. Corrimos, fuimos tras los pajarillos y nos metimos en los charcos cuando no nos veían. De pronto oí que me llamaban
—¡Fede! Nos tenemos que ir antes de que se pong…

A ti...

Foto de RBolance "Entre las cuerdas" http://www.flickr.com/photos/50936496@N00/2732740831





Amanecer

Levantarse y oír
correr el agua en la ducha,
el hervor del café.
Subir la persiana
y ver huir dos pájaros.
Salir a la calle
y notar el viento en el rostro.


No es diferente lo que hallas
afuera: un vallado, rosales
que rebrotan, una fila
de moreras en la acera contraria.

Algo que tú ya conoces,
nada que presagie peligros
ni emboscadas,
aunque pienses si el amor
o la muerte
rondan, hoy,
tras tus pasos

Juan Ramón Mansilla

Este jueves, un relato

La guerra civil Desde hace meses, el silencio reina en nuestra casa. Hasta mi hermano pequeño ha dejado de llorar. Según mi abuela, que lo sabe todo, porque carece de fuerza y se apaga poco a poco.
Desde hace meses, escasea la comida. Por la noche no tenemos nada sólido que echarnos a la boca y calmamos el estrépito del estómago con unas aguadas sopas de ajo. A mi madre, se le ha secado la leche con la que alimentaba a mi hermanito.
Desde hace meses, el miedo pasea a sus anchas por todos los rincones. La cara de mi padre se ha vuelto pálida y profundas ojeras moradas rodean sus ojos.
Desde hace meses, la oscuridad de la noche se adorna con luces como si fueran fuegos artificiales que se acompañan de atronadores ruidos.
Desde hace meses, estamos en guerra y no entiendo por qué. Nadie me lo explica. Sólo sé que mis amigos ahora son mis enemigos, que no te puedes fiar de los vecinos y que sacan a las personas de sus casas y nunca más las ves.
Desde hace meses, se nos descompone la barriga cad…

Un premio para Luna

Hoy seis de Octubre de 2009 he conseguido mi seguidor número 50. Ha sido Luna la que ha querido unirse a este Lugar de Encuentro que comenzó a rodar tan sólo hace cuatro meses, para ser exactos, el día dos de junio.
Este blog nació como prolongación de mi pagina web: ttp://mariajosemoreno.webcindario.com/ que fabriqué con ayuda de mi amigo Manolo (asiduo visitante de este blog) y con motivo de la finalización de mi primera novela.
Cuando discutíamos las entradas que tendría esa página se nos ocurrió que si abríamos un blog, la comunicación sería más fluida y dinámica, que la que ofrece una web, y de esa manera podría dar a conocer todo lo relativo al inicio de la andadura de dicha novela; y el nombre que le puse, lo hice como representativo de lo que yo pretendía que fuera este blog: Un sitio donde pudiéramos reunirnos a comentar aquello que se nos ocurriera y del tema que fuera y así ha sido.
Los primeros días de junio me paseaba por los distintos blogs y fantaseaba con tener en mi o es…

Amistad: ¿Dar y recibir?

Casi sin darme cuenta la tarde del sábado dio paso al domingo y este, al lunes.
El fin de semana ha sido corto pues de jueves a sábado se ha celebrado en mi ciudad unas jornadas científicas de las que yo he formado parte como miembro del comité organizador y participante. Nos congregamos un amplio número de interesados en el tema, que además reuníamos la caraterística de que la mayoría éramos amigos.
Al finalizar, tras las consabidas despedidas, regresé a casa exahusta, pero feliz. Todo salió como habíamos planeado.
Al llegar la noche, tras un necesario descanso, encendí el ordenador para revisar el correo electrónico. Una gran cantidad de mensajes se habían acumulado. Tras examinarlos con detenimiento detecté con sorpresa que uno de ellos era de un participante en las jornadas, que recién llegado a su ciudad me escribía unas cariñosas palabras agradeciéndome todo lo que le había dado en los días que había durado su estancia en Córdoba.
Me alegré de recibir ese email porque yo en ningún m…