Ir al contenido principal

Este jueves, un relato

La ducha




No me gusta la ducha


Cuando escuché a mi mamá decir que me iba a dar una ducha, no sabía de qué hablaba.
Caminaba a su lado y pensaba que sería algo agradable, de buen sabor y con el pasaría un buen rato.

Aquella mañana desperté temprano. Ella se acercó a mi cama y me dijo:
—En cuanto desayunemos nos iremos a pasear.
Me gustó la idea. Las intensas lluvias nos habían impedido salir a la calle en semanas. Me aburría de estar encerrado. Salté, corrí y brinqué deseando que llegara el momento.
Desayunamos y salimos. Cuando llegamos a la puerta de la calle, ella miró al cielo y exclamó:
—¡Dios, mío! Otra vez las malditas nubes. Venga, Fede, vamos deprisa que no me fío ni un pelo de esa nubarraca.
El ambiente era fresco y la larga caminata me dejó exhausto. Descansé en el parque hasta que apareció mi amiga, Mili y su hermano, Tobi. Corrimos, fuimos tras los pajarillos y nos metimos en los charcos cuando no nos veían. De pronto oí que me llamaban
—¡Fede! Nos tenemos que ir antes de que se ponga de nuevo a llover
En realidad me llamo Federico, pero me dicen Fede. Es más corto y así respondo antes. Como soy muy obediente, corrí a su lado, mientras ella se despedía del papi de Mili. Nada más llegar me acarició, como siempre:
—Que bueno eres. Eres el más guapo y obediente.
Yo estaba muy orgulloso y miraba con la cabeza alta a mis amigos, cuando escuché
—¿Pero, dónde te has metido? Estás hecho un guarro. Anda, vámonos que te voy a dar una ducha.
Esa fue la primera vez que escuché la palabra ducha. Ahora ya sé lo que significa.
Cuando llegamos fuimos directos al cuarto de baño. Me sujetó y me introdujo en una cosa blanca y enorme. Intenté escaparme poniéndome de pie, pero me escurrí y me caí de panza. La verdad es que me gustó, me pareció un juego divertido y una buena manera de terminar la mañana. Mamá iba de un lado a otro y yo la seguía con los ojos.
No sé cómo ni cuándo sucedió. Sentí que caía agua sobre mí, que me mojaba por completo y mientras, ella me sujetaba para que no escapara.
—¡Qué limpio vas a quedar!
Con estas palabras comenzó mi calvario.
Tras ponerme el pelo chorreando, intenté sacudirme pero no me dejó. Después, me echó en el lomo, un líquido con el que me embadurnó de arriba abajo y que hizo mucha espuma. Espuma que me entró en la trufa y me provocó múltiples estornudos. Al poco, cayó de nuevo, mucha agua sobre mí, y observé cómo la espuma, que de color blanco pasó a negro, se marchaba veloz junto al agua por un agujero y tras esto, vino lo peor.
Me sacó envuelto en una toalla y me restregó tan fuerte que me dolió hasta la piel y cuando creí que había terminado, me acercó un aparato que echaba aire muy caliente que quemaba y a la vez que daba tirones con un peine de grandes púas. En ese instante me sublevé y protesté con un gran ladrido, que espantó a mami. Me riñó mucho y me amenazó con dejarme sin comer si no me portaba bien.

La ducha no es nada de comer, como pensé en un principio. La ducha es horrible. No me gusta. Jamás volveré a ducharme.


Foto de galeria de Leli2005
http://www.flickr.com/photos/32863309@N02/3067105011/

Resto de duchas aqui: http://odisea27.blogspot.com/

Comentarios

Susurros de Tinta ha dicho que…
Muy bueno tu relato, al principio creí que se trataba de un gato, famosos por su adversión al agua, pero al ver la foto del perrito, es que ha no he podido aguantar la carcajada, me has hecho reir y eso siempre se agradece, tocalla, miles de besosssss.
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Maria José, me engatusaste como a Susurros, pero algunos perrillos detestan la ducha, el jaboneo, y !el secador!
!Guau! has conseguido que aborrezca el secador, jamás lo utilizo, el pelo lo dejo secar al aire.
Divertida ducha, divertido paseo por el parque. Felicitaciones, M.J.
natalí
Maat ha dicho que…
Hola María José.

Hasta el gran ladrido, estaba convencida que era la historia de un gato.

Entretenido relato. Me supo a poco y, la palabra "nubarraca", me encantó.

Un abrazo.

Maat
maria jose moreno ha dicho que…
Queridas amigas, la verdad es que jugué un poco a la confusión, aunqe yo tengo una perra lindisima que no le gusta el baño.
Mi primera idea fue escribir algo erótico festivo, que viene muy a cuento de lo de la ducha, pero pensé que escribir esto me resultaría más divertido, que a fin de cuentas es lo que se pretende.
Un beso
LUNA ha dicho que…
Tengo dos perritas yorkshires enanas. Luna y Tori. Son hermanas de camadas distintas.
Tori es muy obediente.
Luna es más pilla.... Siempre tengo que bañar primero a Luna, porque sino, con lo pequeñita que es (no llega a 2 quilos) en cuanto ve que baño a Tori, desaparece y no hay quien la encuentre!!!!

Me hizo reir tu relato, pensando en mis perritas...
Un besito
M.Iglesias ha dicho que…
uhmmmmmmmmmm, guau guau, :-)
Estrella Altair ha dicho que…
Es un problema.. eso de bañarna a nuestros mas queridos hermanos de otras especies..
ja, ja, ja.

Me gusta... le veo en la foto tan extrañado y con tanta limpieza que intuyo que no le gusta mucho..

Besos
mar ha dicho que…
Muy divertido el relato, hasta me ha dado pena del pobre perrito pensando la de duchas que le quedan por aguantar aunque al final puede que se acostumbre y hasta le lleguen a gustar.
La foto es preciosa
Un beso de Mar
Anónimo ha dicho que…
Bueno Majo, te cuento que yo de inmediato la asocie con un perro, por cuando los tuve odiaban que los bañe, se escondían, o luego de bañados se revolcaban en la tierra.
En cambio los gatos nunca fueron problema, eran raros mis bichos.
Entretenido tu relato.

Besos.
Carmen... exploradora ha dicho que…
Maria José divertido y original tu relato... Yo no lo confundí con el gato... pensé que hablabas de mi sobrina...jajaja.... monstruillo alérgico a la higiene... Me tranquilicé al ver el hocico del can...
Un beso!!
Mimí ha dicho que…
Me ha tenido pendiente hasta el último instante, parece muy logrado.
¡Además el perro mira con unos ojillos!

Esto de escribir relatos en grupo es excelente también para afinar con la forma de abordar los temas.

Un abrazote hasta Cordoba, Mª José.
maria jose moreno ha dicho que…
Gus dice que mi perro es un chucho muy feo y que mas bien parece una cabra...jejejjeje, pero la verdad es que me cautivó este animalito. Es bueno leer los relatos porque te das cuenta de la de perspectivas que puede tener un mismo tema y así aprendemos.
Gracias a todos por estar conmigo.
Besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …