Ir al contenido principal

Amistad: ¿Dar y recibir?


Casi sin darme cuenta la tarde del sábado dio paso al domingo y este, al lunes.
El fin de semana ha sido corto pues de jueves a sábado se ha celebrado en mi ciudad unas jornadas científicas de las que yo he formado parte como miembro del comité organizador y participante. Nos congregamos un amplio número de interesados en el tema, que además reuníamos la caraterística de que la mayoría éramos amigos.
Al finalizar, tras las consabidas despedidas, regresé a casa exahusta, pero feliz. Todo salió como habíamos planeado.
Al llegar la noche, tras un necesario descanso, encendí el ordenador para revisar el correo electrónico. Una gran cantidad de mensajes se habían acumulado.
Tras examinarlos con detenimiento detecté con sorpresa que uno de ellos era de un participante en las jornadas, que recién llegado a su ciudad me escribía unas cariñosas palabras agradeciéndome todo lo que le había dado en los días que había durado su estancia en Córdoba.
Me alegré de recibir ese email porque yo en ningún momento fui consciente de todo lo que le di y sin embargo debí hacerlo mediante mis palabras, mis gestos, mi conducta…
La amistad, en cualquiera que sea su grado o intensidad, se fundamenta en una relación sobre la base de dar y recibir. Lo hacemos sin darnos cuenta y sin tener en cuenta su repercusión.

El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar. Esto es lo normal.

Y es, precisamente, por esto que de aquellos que consideramos nuestros amigos esperamos que esa corriente, que va de dar a recibir y viceversa, fluya con energía en ambas direcciones, sin interrupción.
Cuando damos esperamos ser correspondidos, y no siempre ocurre... Damos, damos y damos... sin recibir nada.
Nos desesperamos, en algunos momentos, porque no recibimos lo que legitimamnete nos corresponde en este juego de la confraternidad, y sin embargo no por ello dejamos de dar.
Aunque a veces me digo que soy una tonta y que no tengo arreglo... yo soy una de esas que no deja de dar... y no me arrepiento. Siempre estaré ahi.
Os dejo un hermoso video de BurnVillage, una amiga internautica, con bellas imágenes y frases sobre la amistad.



FELIZ SEMANA AMIG@S

Comentarios

Leizito ha dicho que…
No siempre eres correspondido es la verdad. Aún así si uno ayuda a alguien no debe esperar algo a cambio, cosa contraria si son los sentimientos con una pareja, ahi si, ser no correspondido es muy doloroso.
Estrella Altair ha dicho que…
Hola ... estoy de acuerdo en que dar es importante, pero recibir tambien, de hecho hay estudios que dicen que para que las relaciones funcionen, hay que dar y recibir en orden oscilante de un 40 a 60 %, si no las relaciones humanas no funcionan y terminan por disiparse.

Besos
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Te felicito por haber dado y haber recibido, estarás rebosante de alegría este lunes, contando con la amistad como motor y compañía.
Sorpresas buenas otorga eso llamado correo, y la vida lo mismo, que para tí sean positivas, te lo mereces, Maria José, bsito, natalí
maria jose moreno ha dicho que…
Estoy de acuerdo con vosotros, pero opino como Estrella que dar es importante pero es imprescindible recibir porque si no, la relación humana no funciona. Si a demas esto te ocurre en el amor, como dice Leizito, aun es peor, pero yo no me refería a esa situación (que merece un tratamiento aparte) sino a la que sucede en una amistad cualquiera.
Natalí, fue una manera buena de comenzar la semana. Siempre es bueno recibir ese tipo de mail.
Un beso a todos y por supuesto os doy las gracias por visitarme en este mi lugar de encuentro.
LUNA ha dicho que…
Bueno, creo que para recoger, primero hay que sembrar. Así que si queremos una buena cosecha de amor, bueno será que demos. De corazón, con cariño y seguro que recibiremos lo mismo a cambio.
En el dar ya hay implícito el placer de pensar en que haremos feliz a alguien....

Un besito
M. Iglesias ha dicho que…
No creo que se deba dar con la esperanza de recibir, si lo hacemos asi estaremos realmente vendiendo. De acuerdo que es imprescindible el recibir pero no como trueque de nuestras acciones sino por si mismo, sin nada a cambio. El esperar laa reciprocidad solo conduce a aumentar las posibilidades del desengaño.
Se tiene que ser feliz siendo y actuando como es cada uno sin esperar gratificacion, reconocimiento o contraprestacion por mucho que objetivamente fuera merecido recibirla. El tiempo se encarga de mostrarnos quien es merecedor de una amistad real y quien la comtempla como intercambio de intereses.
O quizas este equivocado..... quien sabe?
Un beso MJ
maria jose moreno ha dicho que…
Toda la teoría está muy bien, pero creo que una relación del tipo que sea debe ser recíproca sino es dificil que se mantenga. Es verdad, que el simple hecho de dar te hace sentirte bien, pero no podemos olvidar que necesitamos una respuesta (no tiene por qué ser mercantilista) simplemente saber que esa otra persona está ahi, también para cuando la necesites. Si ella no da, la relación muere por consunción. Triste, pero cierto.
CAS ha dicho que…
Dar afecto, en sus diferentes formas, a algunos nos nace espontáneamente, y nos por recibir que damos, pero sin duda, las pilas se recargan cuando existe reciprocidad (sin que de la equivalencia, eso no importa). Pienso que es una manera de saber que en el otro también hemos sembrado algo bello y agradable. Si tu amigo, no te hubiese enviado el mail, tú no habrías cambiado el comportamiento que había sido previo y espontáneo. Pero cuánto creció en tí la necesidad de dar nuevamente y la satisfacción de sentirte viva? Debemos ser generosos con lo bueno que somos y tenemos. Ojalá todos lo podamos tomar como bandera.
M. Iglesias ha dicho que…
Ok, totalmente de acuerdo, MJ, el DAR sin esperar RECIBIR no esta reñido con la satisfaccion de sentir como a su vez tambien recibes amor, cariño, amistad, compañia,...lo que sea.
Mi comentario iba detras de exponer que ese RECIBIR nunca puede considerarse obligatorio o imprescindible, y en eso creo que estamos de acuerdo.
Un beso

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …