Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Este jueves un relato: La curiosidad mató al gato.

Matilde, impaciente, brujuleaba por la casa mientras el cerrajero le instalaba la nueva mirilla telescópica. La que había tenido hasta ahora sólo le permitía ver la puerta justo  de enfrente, donde vivía Andrés, un aburrido viudo, pensaba Matilde.  Unos días antes, había escuchado a las vecinas  hablar por el patio. Cotilleaban sobre lo rarita que parecía la chica que se habían mudado al tercero D. De pronto cayó en la cuenta de que ese era el piso lindante con el suyo, y reparó  en el tonillo con el que habían dicho "rarita". Matilde llevaba 50 años sin salir de casa, una agorafobia resistente al tratamiento, y otros tantos sin hablar con nadie a excepción de su bendito marido, Anselmo. Hombre singular, bueno donde los hubiera, católico acérrimo y que la soportaba como un cruz, al igual Jesucristo soportó la suya, con firmeza, templanza y cariño, mucho cariño. No dado a vicios, infatigable trabajador  y fiel como ningún otro en el mundo. Matilde más que amarle sentía devoció…

Este jueves un relato: Fantasías secretas

En el horizonte la esfera roja caía cual pelota. La habitación se oscurecía poco a poco y Marta se apresuró a encender la luz; la penumbra le producía nostalgia.  Entretenía sus manos con la aguja de crochet; que no su mente que revoloteaba jubilosa alrededor de una enorme bandeja de pasteles y una caja de bombones.   Se esforzaba por rechazar la imagen, maldecía, apretaba los ojos hasta dolerle, se pellizcaba... sin conseguirlo. Cinco meses a dieta, sin probar nada dulce, era demasiado.  Sus dedos, agarraban como tentáculos los merengues, los cortadillos de sidra, los bombones y las trufas. Con diligencia los introducía en su boca y un amasijo de riquísimos sabores estallaban dentro de ella  llenándola de felicidad.  Comenzó a salivar, disfrutaba, lo mismo que su perra, que desde que había encendido las luces salivaba pensando en su  cuenco lleno a rebosar de bolas de pienso.
Más fantasias secretas en casa de San

¡No tengo arreglo!

No se si a los demás les ocurre. En mí es una constante vital. Cada vez que comienza un año nuevo, un trimestre, o incluso un mes significativo, en tanto vas a hacer algo diferente de tu rutina habitual, me pongo a planificar. Lo hago de manera inconsciente, o mejor dicho sin premeditarlo, porque en realidad si hay algo consciente, como es la sensación de haber perdido parte de mi tiempo. 
 Anoche me sucedió, y de ahí esta entrada en el blog. Nada más acostarme se me vino a la mente que mañana, por hoy, sería el día 1 de julio. Pensé que dentro de unos días estaría de vacaciones y me puse a enumerar la cantidad de cosas que haría en este tiempo: Desde salir a caminar que ando un poco oxidad de la pereza del invierno y también del calor del verano, leer que hace mucho tiempo que tengo mis lecturas abandonadas y el ipad hasta los topes, por supuesto disfrutar del sol y la playa con mi familia y amigos, ver todas las series y películas que llevo acumulando desde hace meses, y por último r…