Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

Olvidar

Imagen
Llevaba esperando cuarenta años. Cuarenta años en los que quise olvidar, sin conseguirlo. Cuarenta años en los que todos creían que había dejado atrás lo ocurrido. Pero no era cierto. Cada día de esos cuarenta años, recordé como el hijo de puta me violaba, me dejaba embarazada y me jodía la vida. Una vida que apenas empezaba a disfrutar a mis dieciséis años. Cuarenta años ideando mil maneras de vengarme, mientras a ojos de todos disfrutaba, supuestamente, de una vida normal. En aquel oscuro garaje solo se escuchaba mi respiración acelerada. Sabía que ese era su último día de trabajo. Había decidido jubilarse de manera anticipada para disfrutar al máximo de su nueva y joven mujer. Cuarenta años lo había estado vigilando, conocía todas sus cuitas y alegrías. Cuarenta años en las que él tuvo esposa, hijos y nueva esposa. Yo, estéril tras un aborto clandestino con el que extrajeron de mis entrañas el fruto de la ignominia. El ruido de un coche me alerta. Mi corazón palpita enloquecido. Met…

Este jueves un relato: Olvidar

Imagen
CIERRE
Doy por cerrado el jueves de esta semana, en el que hemos escrito sobre Olvido desde poesía a relatos personas y otros que resultan bastante inquietantes. Olvidar no es fácil cuando se trata de cosas que nos han sucedido y, sin embargo, nos puede llegar el olvido sin pensarlo, por esa terrible enfermedad que nos priva de los recuerdos. Distintos enfoques que han ilustrado este jueves. Gracias a todos los participantes, ha sido un placer tenerlo en casa.  ¡Hasta pronto!



No se han olvidado de participar este jueves:
1. Mari Carmen Andújar
2. Monserrat Sala
3. Sindel Avefenix
4. Yessi Kan
5. Campirela
6. María Liberona
7. Roxana B. Rodriguez
8. Alfredo Cot
9. María José Moreno
10. Tracy
11. Molí de Canyer
12. Neogéminis
13. Dafne Sinedie
14. Ame
15. El Demiurgo de Hurlingham

Este jueves un relato: Olvidar

Imagen
Mis queridos amigos jueveros. Una vez más nos reunimos para escribir sobre un tema concreto. En este caso, lo haremos sobre: «olvidar», en su primera acepción de la RAE que significa «perder la memoria o el recuerdo de una cosa».  ¿Por qué olvidamos? ¿Para qué olvidamos? ¿Qué hay detrás de un olvido? ¿Olvidar nos ayuda a sobrevivir? o bien, ¿olvidar es necesario para seguir viviendo? ¿El olvido es consciente o inconsciente? Olvidar es dejar atrás algún aspecto que nos incomoda, nos duele o nos daña. ¿Solo se olvida lo malo? Como veis el tema ofrece múltiples posibilidades y de eso quiero que escribamos.  Las normas las de siempre. Alrededor de 350 palabras, me enviáis el link para enlazaros desde jueves 00:00 hasta el viernes a las 24:00 horas y el sábado damos por cerrado el jueves.  Espero que os interese el tema y las musas jueguen a nuestro favor para que sea un jueves lucido y fructífero.  ¡Nos vemos aquí!

Paseando con... Pilar Muñoz

Imagen
Nos hemos citado con la escritora cordobesa, Pilar Muñoz, en el mirador de la torre de la Mezquita-Catedral. Escogió este lugar con el aún vivo recuerdo de la última vez que subió, en compañía de unos amigos. Me cuenta que se emocionó por la panorámica de nuestra Córdoba preciosa que puede verse desde allí; su belleza, su riqueza histórica y monumental y el encanto de sus plazas y de sus callejas. Y tiene razón. Esta visión de la Córdoba que las dos habitamos no es la frecuente y es magnífico poder disfrutarla. La torre fue levantada bajo el mandato de Abderramán III. El mirador está situado a unos 40 metros de altura. Muy cerquita del cielo comenzamos a charlar, queremos saber todo sobre ella, así que vamos a comenzar: ¿Quién es Pilar Muñoz? Una mujer funcionaria de profesión y psicóloga de formación, madre de dos hijos, activa, observadora, inconformista, soñadora, que un día (hace diez años) abrió los ojos de par en par decidida a encontrar huecos entre sus múltiples obligaciones para …

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Imagen
Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Orgullo

Imagen
El sol brillaba en todo su esplendor calentando todo y a todos. A mi derecha, bajo una sombrilla, un adolescente se afanaba en escribir sobre una libreta de papel cuadriculado. Escribía, tachaba, volvía a escribir. Yo lo observaba de reojo, llena de curiosidad. La madre del joven también lo vigilaba y, de vez en cuando, le preguntaba de qué quería el bocadillo, sin que él respondiera, abstraído en lo que hacía. A la tercera vez que no encontró respuesta, alzó la voz. —¡Migue! ¿Estás sordo o qué? —No mamá, ¿qué quieres? —respondió, sin interés. —¿Que de qué quieres el bocata? —Me da igual. —De eso no tenemos. ¿De tortilla o de chorizo? Al no encontrar respuesta, le quitó la libreta y comenzó a mal leer. —«Ascendí por el río de tu mirada hasta el mar de tus lágrimas, buscando el origen de mi sufrimiento...». —¿Qué es esto? —Un poema, mamá —dijo el joven. La mujer, alarmada, llamó a gritos a su marido, Jacinto, que refrescaba sus pies a la orilla del mar. Jacinto acudió corriendo a la vera de su es…