Ir al contenido principal

Olvidar




Llevaba esperando cuarenta años.
Cuarenta años en los que quise olvidar, sin conseguirlo. Cuarenta años en los que todos creían que había dejado atrás lo ocurrido. Pero no era cierto. Cada día de esos cuarenta años, recordé como el hijo de puta me violaba, me dejaba embarazada y me jodía la vida. Una vida que apenas empezaba a disfrutar a mis dieciséis años. Cuarenta años ideando mil maneras de vengarme, mientras a ojos de todos disfrutaba, supuestamente, de una vida normal.
En aquel oscuro garaje solo se escuchaba mi respiración acelerada. Sabía que ese era su último día de trabajo. Había decidido jubilarse de manera anticipada para disfrutar al máximo de su nueva y joven mujer.
Cuarenta años lo había estado vigilando, conocía todas sus cuitas y alegrías. Cuarenta años en las que él tuvo esposa, hijos y nueva esposa. Yo, estéril tras un aborto clandestino con el que extrajeron de mis entrañas el fruto de la ignominia.
El ruido de un coche me alerta. Mi corazón palpita enloquecido. Meto la mano en el bolso y palpo el arma. Esto me tranquiliza. Estoy preparada. Cada día de los últimos diez años, desde que decidí que lo mataría de un disparo, he practicado en la galería de tiro. Tengo plena confianza en mi destreza.
Aparca en su plaza. Ahora saldrá distraído, como hace siempre, hablando por el teléfono. Entonces lo llamaré por su nombre, me mirará, seguro que no me reconocerá y le apuntaré entre los ojos. Un solo y certero disparo.
Cuarenta años fantaseando con ese momento y en un segundo todo ha concluido. Ahí yace en un charco de sangre. Ya no podrá disfrutar de un futuro que tanto deseaba. Le he quitado lo mismo que él me quitó a mí, la vida.
Cuarenta años intentando olvidar, pero olvidar no es posible.

Comentarios

Campirela_ ha dicho que…
Es un no olvido y una gran venganza , hay que estar en la piel de esa persona y sentirse como ella para quedarte en ese presente nefasto que te quito la vida en un segundo y esperar tú oportunidad ...para que puedas si es posible olvidar ..Un buen relato
Feliz semana y un abrazo
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Vaya relato!
Me ha gustado muchísimo.
Tracy ha dicho que…
La venganza es un plato que se sirve frío.
Montserrat Sala ha dicho que…
Esto si que no es olvidar ni una de las vejaciones a la que se vió sometida, tu protagonista. Y tampoco podrá olvldar nunca su venganza. Buén relato Mª José. Un abrazuco
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Siempre pienso en el martirio que representa la memoria en estas situaciones extremas, cómo se hace para olvidar? cómo logran algunos, incluso, perdonar? Admirable quienes logran rehacer su vida pese a haber sido desgarrados por dentro. Muy contundente la historia que nos narras. Nos hace reflexionar. Un fuerte abrazo.
Ester ha dicho que…
Cuarenta años es mucho, tantos que una sola muerte no es suficiente. No sabemos si a partir de cumplir la venganza se podrá empezar a olvidar. Un abrazo
Sindel Avefénix ha dicho que…
Me impactó leer tu relato, la venganza nunca es buena, pero en estos casos me hace dudar. Después de todo ya pasaron tantos años, quién sabe si de todas formas podrá recuperar la paz que le ha sido robada.
Un abrazo.
ibso ha dicho que…
En este relato hay dos muertos, uno reciente y otro con cuerenta años.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Campirela. Como digo al final olvidar a veces no es posible.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Almudena. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Así es, aunque a veces el deseo de vengarte te impide olvidar. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Quizá porque olvidar no está al alcance de todos. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Sin duda, lo mejor que tiene nuestra mente es la posibilidad de relegar al inconsciente todos estos traumas, pero eso no es nuestra voluntad. Gracias, amiga, por comentar. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
No creo que la muerte satisfaga y calme su dolor. Gracias por comentar. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Los deseos de venganza son una forma anómala de sobrevivir pero al fin y al cabo se sobrevive. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Sin duda. Lo has dicho muy bien. Saludos
Carmen Andújar ha dicho que…
Imposible olvidar algo así, y cuando uno deja de confiar en la justicia, las cosas pueden acabar así de mal.
Muy bueno
Un abrazo
Alicia Fernández ha dicho que…
Una venganza que como bien dices es imposible luego olvidar. Y que de todas formas lleva 40 años sin olvidar Un placer conocer tu blog. Un abrazo
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Algunos actos tienen sus consecuencias.
Hay quienes logran perdonar pero hay quienes no.
Espero que ella logré librarse de ese recuerdo continuo.
Un abrazo.
Dafne Sinedie ha dicho que…
Impactante relato *__* Me has dejado helada con el final. Cuarenta años esperando a matarlo... y lo mata, pues le es imposible olvidar; mientras que él, por contra, ni siquiera la reconoce. Muy injusta la vida.
Un besazo
Yessy kan ha dicho que…
Hola, Maria
Es comprensible la reacción de tu personaje. Vivir cuarenta años en esa situación y después finalizar con un abandono es algo indignante, y menos razonable que solamente se quede en un olvido. Menos mal que ella tuvo las agallas para darle su merecido. Ahora están mano a mano.
Abrazo
Maria Liberona ha dicho que…
Wommm !!!
increible y triste historia, pero quiera o no me parece muy cierta, cuantos casos, cuantas historias, que el común de la gente ignoramos, pero para algunos es tam imposible olvidar
MOLÍ DEL CANYER ha dicho que…
Y es que a veces la venganza puede ser sanadora...Magnifico relato amiga, besos.
Roxana B Rodriguez ha dicho que…
¡Hola! Increíble relato. Hay cosas que no se pueden olvidar pero tampoco se puede vivir con ellas. Ojalá encuentre paz ahora que ha conseguido matarlo.

¡Un abrazo!
San ha dicho que…
Cuanta dureza se mastica letra a letra y es que semejante historia no se olvida. Y tomo las palabras de Ibso, en esta historia hay dos muertes.
Besos anfitriona.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …