Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

La mirada de Chapman de Pere Cervantes

Esto no es una reseña de la novela, tan solo son mis impresiones y algún comentario sobre ella.
Antes de comenzar mis vacaciones terminé de leer la novela de Pere Cervantes: «No nos dejan ser niños». En ella, conocí a  María Médem y Roberto Rial inmersos en una trama en la que asesinaban a personas de edad con un modus operandi muy característico. También, asistí a las circunstancias personales que rodeaban a ambos y desde que escuché hablar al autor en la semana de Castellón Negro sobre las vicisitudes de una mujer como María para llevar a cabo su trabajo y, a la vez, sin que se resintiera su papel de madre, estaba deseando saber qué había hecho con ella en esta segunda novela: La mirada de Chapman, que compré en Castellón para que el autor me la firmara. Lo primero que me llamó la atención es el título, quizá porque no estuviera muy informada de un hecho concreto, hasta casi el final no supe el porqué y la verdad es que está muy bien escogido. Espero no haber sido la única que no cayó…

Paseando con... David Jiménez "El Tito"

Amanece y el azul del mar comienza a hacerse visible. Las olas se estrellan con furia contra la orilla como si les fuera la vida en ello. En el horizonte, los tonos anaranjados de los primeros rayos de sol se confunden con los azules dando lugar al sexto color del arcoíris: el precioso añil. El mar, ese mar, que por motivos de trabajo tiene que patrullar nuestro invitado de hoy.  La semana negra de Castellón fue el escenario en el que conocí a David Jiménez con el que había cruzado algún que otro tuit meses antes. Allí, precisamente, compré un ejemplar de su novela, Muertes de sobremesa, y después de leerla y disfrutarla en el mes de julio, he querido pasear con él y conocer más a fondo a este joven escritor de novela negra.


La cita para nuestro paseo es al alba. A David, como al protagonista de su novela, Marcial Lisón, le gusta recorrer su ciudad, Cartagena, en coche y de madrugada, cuando parece que descansa, pero en realidad tiene un ojo cucado, como él mismo dice. Siempre que puede…

Este jueves un relato: Un día en...

Un día en la playa
Según alguna corriente filosófica los humanos cuando nacemos somos una «tábula rasa»; es decir, una tablilla sin escribir, sin cualidades innatas, de modo que todos los conocimientos y habilidades son fruto del aprendizaje, de nuestras propias experiencias, sobre todo, de aquellos momentos sensopercibidos que impregnan nuestros sentidos.  Hoy ha sido ese día, ese primer día en la vida de Alberto, mi nieto, en que su retina se ha visto sorprendida por el ondulante vaivén del mar con sus estelas de espuma blanca y sus oídos han captado el rítmico chapoteo del agua al morir en la orilla. Lo tenía en brazos mientras miraba extasiado la inmensidad de ese mar azul que se batía en retirada para volver al ataque, instantes después. Veía sus ojos abiertos y en su pupila el brillo de lo recién descubierto. Reía, lo abrazaba, lo besaba y pensaba: «ahora todo esto ya forma parte de él». Una nueva experiencia que, sin duda, lo conformará de una manera peculiar. Después, sus manos …