Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Un día en...



Un día en la playa

Según alguna corriente filosófica los humanos cuando nacemos somos una «tábula rasa»; es decir, una tablilla sin escribir, sin cualidades innatas, de modo que todos los conocimientos y habilidades son fruto del aprendizaje, de nuestras propias experiencias, sobre todo, de aquellos momentos sensopercibidos que impregnan nuestros sentidos. 
Hoy ha sido ese día, ese primer día en la vida de Alberto, mi nieto, en que su retina se ha visto sorprendida por el ondulante vaivén del mar con sus estelas de espuma blanca y sus oídos han captado el rítmico chapoteo del agua al morir en la orilla. Lo tenía en brazos mientras miraba extasiado la inmensidad de ese mar azul que se batía en retirada para volver al ataque, instantes después. Veía sus ojos abiertos y en su pupila el brillo de lo recién descubierto. Reía, lo abrazaba, lo besaba y pensaba: «ahora todo esto ya forma parte de él». Una nueva experiencia que, sin duda, lo conformará de una manera peculiar. Después, sus manos y sus pies pisaron esos millones de partículas de rocas disgregadas que nosotros llamamos granos de arena, su cuerpo se hundía en ella bajo su peso y seguía sonreído.  Y en ese instante, mi corazón brincó de emoción. No solo él estaba vivenciando ese instante, yo también formaba parte de su maravilloso encuentro con la naturaleza. De ese día en que su mente supo de la inmensidad del mar, que tuvo esas sensopercepciones que han dejado grabadas sus huellas en sus límpidas neuronas y que ya forman parte del acerbo de su memoria. Aún es pequeño y necesitará de refuerzo para que identifique lo que ahora es tan solo una color, un rizo, una estela, un ruido, una textura..., pero ahí esta la grandeza del ser humano, en ir llenando esa tablilla día a día hasta conformar toda una vida de vivencias vividas. Y lo mejor de todo es que yo he compartido ese día, ese gran día en que él conoció por primera vez el mar.

Más relato en el blog de Charo ¿Quieres que te cuente?

Comentarios

Mayte Esteban ha dicho que…
Es un día inolvidable, no tanto para él como para los que lo compartimos. El de mi hijo es uno de los recuerdos más felices que tengo (aunque me tuve que esforzar muchísimo en que no se comiera la arena, que fue lo que más atrajo su interés).

Un beso
Almudena Gutierrez ha dicho que…
A partir de ahora tus vivencias con Alberto serán especiales porque para todo será una primera vez y, aunque ya sepas lo que es vivir esa experiencia como madre, muy diferente vivirla como abuela.
Disfruta mucho, amiga.
Mayte F. Uceda ha dicho que…
Cuando nació mi hijo recuerdo que pensaba en todas las cosas que iría descubriendo, y pensaba: ¿cómo reaccionará cuando vea la nieve, o un río o una montaña gigante? Me emocionaba pensar que yo compartiría con él esas vivencias. Es la magia de la vida.
MOLÍ DEL CANYER ha dicho que…
Es maravilloso ese momento en el que un pequeño descubre el mar, para mi eterna enamorada de el siempre ha sido muy importante llevar a mis pequeños a presentarle, algo asi como: Lluc este es el mar, mar este es Lluc.....
Esta es como una ceremonia que he realizado con cada uno de mis hijos y despues con mis nietos, sea invierno o verano, la cita con el mar no nos la perdemos. Enhorabuena por ese nieto tan precioso, besos.
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Lindo momento de descubrimiento, que como casi siempre está lleno de felicidad, y otras menos de miedo.
Me alegra que lo hayas podido vivir en primera persona.
Besos
Tracy ha dicho que…
Lo sentí en su día y es tal cual lo has descrito.
Tracy ha dicho que…
Tu baby es precioso, abuela.
Mercedes Gallego ha dicho que…
El va descubriendo el mundo y tú un mundo lleno de ternura, porque he oído decir que los nietos son especiales. Será porque un hijo es responsabilidad de los padres y con los nietos te puedes relajar y dedicarte solo a querer.
Manuel Navarro Seva ha dicho que…
Descubrir la vida con los nietos es maravilloso. Ellos nos recuerdan muchas vivencias mientras van descubriendo la vida en sus distintas manifestaciones. Enhorabuena a los dos por esos momentos sencillos junto al mar.
Ester ha dicho que…
Es precioso, y tiene esa mirada ávida que tienen los niños, cada día y cada momento habrá novedades hay que estar dispuesto a no perderse ninguna. Disfruta de el que crecen muy deprisa. Abrazos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Son días que te gustarían poder saber que están pensando ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Sí que es muy diferente y tú lo sabes bien :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Pues de nuevo lo vivirás con tus nietos, aunque a ti aún te queda jajaja
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es que el mar es tan bonito...
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ahora todo es felicidad, el día que quiera meterse con olas fuertes ya te contaré jaja
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es algo muy especial ...
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Tracy y sí me gusta ese nombre de abuela :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
En eso llevas razón, nuestro acercamiento a un nieto e muy diferente a la de un hijo, creo que ahí estriba la magia
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Haces su vida con ellos y mucho más relajado
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Le encanta descubrir todo y pone unos gesto de asombro...
Charo ha dicho que…
Has conseguido transmitir con tu relato esa emoción que puede sentir tu nieto al ver el mar por primera vez, pero sobre todo nos has transmitido lo que has sentido tú, que creo que debe ser algo muy especial. Enhorabuena y disfruta de ese nieto tan precioso que tienes.
Muchas gracias por participar.
Un beso
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Qué linda experiencia. Entrañable. Algo preciosos que agradecemos hayas decidido compartir. Un abrazo
Alberto V. ha dicho que…
Sin duda fue una experiencia inolvidable. Incluso llegaste a fusionarte con su cuerpo y reforzar tu tábula rasa. Mis recuerdos de la primera vez que vi el mar son llorando y agarrado al palo de la sombrilla para que mi padre no me metiera en el agua. Cada cual lo vivió a su manero jeje

Un beso
Leonor ha dicho que…
Te comprendo perfectamente, los nietos son casi como hijos que nos llegan cuando ya sabemos mucho más de la vida y los disfrutamos de otra forma pero igualmente intensa.
Poco a poco ese precioso nieto tuyo irá marcando su tablilla y seguro que será un niño muy feliz porque está rodeado de amor.

Un beso
Mamaceci ha dicho que…
¡Que hermoso con esos brazos y piernas rollizas! Cuanta emociòn y placer proporciona verlos asombrarse y disfrutar de algo nuevo
Me alegra mucho Ma. Jose!
Abrazo
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Me alegro de haber compartido con vosotros estas emociones.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Mónica. Sí que es tierna.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
jajaja, creo que para ti el mar tuvo otras connotaciones. Espero que ya hayan cambiado.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
La edad apacigua los miedos y podemos disfrutar más.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es un bollito lindo.

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…