Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

...Hasta el 2013

Imagen
Mis queridos compañeros jueveros y blogueros, llegan fechas de pasar en familia y con amigos reales, para ello me tengo que despegar de las redes virtuales, aunque sólo por pocos días, hasta el próximo año en que espero compartir con vosotros en este lugar de encuentro. Mientras os dejo las imágenes de mi 2012, del que también formáis parte Sed felices

Este jueves un relato: El nombre de mi blog

Imagen
Lugar de encuentro El sol cae como una pelota y la media raja de sandía hace su tímida aparición entre las espesas nubes. La clase, iluminada durante el día por las sonrisas infantiles se llena de sombras; el olor a chicle de fresa es sustituido por un enrarecido ambiente a ventana cerrada, polvo de tiza y niño cansado. El abecedario que con tanto primor escribió la maestra a principio de curso, permanece en la pizarra. El reloj del campanario da las doce; en ese momento, el abecedario se agita en inútiles movimientos hasta que las letras que lo componen caen al suelo como copos de nieve. Tras unos momentos de perplejidad se oye la voz chillona y firme de la panzuda b que se ha atribuido el mando, por aquello de que es la primera consonante. --¡Firmes! Las vocales a un lado y las consonantes a otro. Dos filas y a marchando a buen ritmo --ordena. Las vocales, dispuestas siempre, acatan la orden con celeridad; las consonantes no tanto. Dis

Imaginar un lunes. Delicadeza

Imagen
Delicada textura,  delicada fragancia,  delicado color tiene la cala.  Inmaculada  tulipa  que compite  con frondosas hojas  onduladas,  verdeoscuras.  Espiga carnosa,  erecta,  amarilla,  espolvoreada  de azucar. Nacer primaveral,   muerte en estío. Lucidas en desposorios y beaterías. Delicada textura, Delicada fragancia, delicado color tiene la cala.

Imaginar un lunes: Germinar

Imagen
El gélido invierno desnuda las ramas y en enero las afiladas tijeras podan a diestro y siniestro hasta convertir al jazmin en un mísero y yermo arbusto. El miedo, cada vez que lo podo, a que no vuelva a germinar y la esperanza de que  el sol  de la primavera caliente su savia poniendo en marcha su perpetuo ciclo vital. Así año tras año...