Ir al contenido principal

Este jueves un relato: El nombre de mi blog










Lugar de encuentro

El sol cae como una pelota y la media raja de sandía hace su tímida aparición entre las espesas nubes. La clase, iluminada durante el día por las sonrisas infantiles se llena de sombras; el olor a chicle de fresa es sustituido por un enrarecido ambiente a ventana cerrada, polvo de tiza y niño cansado.
El abecedario que con tanto primor escribió la maestra a principio de curso, permanece en la pizarra.
El reloj del campanario da las doce; en ese momento, el abecedario se agita en inútiles movimientos hasta que las letras que lo componen caen al suelo como copos de nieve. Tras unos momentos de perplejidad se oye la voz chillona y firme de la panzuda b que se ha atribuido el mando, por aquello de que es la primera consonante.
--¡Firmes! Las vocales a un lado y las consonantes a otro. Dos filas y a marchando a buen ritmo --ordena.
Las vocales, dispuestas siempre, acatan la orden con celeridad; las consonantes no tanto. Discuten entre ellas y remolonean, no les gusta que les manden y menos una igual.
Al final, consienten y desfilan, ante la sorprendida o y la risueña u, que les mira con descaro.
La l y la ll, espigadas y orgullosas, la n, andando rápido para pillar a la m, la q que renquea de una pierna se apoya en la p que cojea de la contraría, formando un buen tándem; la s se contonea como una chica con tacones altos.
Una tras otra enfilan hacia el tercer pupitre de la derecha, ahí es el lugar de encuentro, el cuaderno de Mateo.
Cuando llegan, cada una de ellas realiza su cometido. Primero se mezclan, luego se agrupa en palabras y a la orden de ¡ya! comienzan a  dejar su impronta ayudadas por su fiel y mordisqueado amigo, el lápiz.
Antes de que sol aparezca, el trabajo está realizado y las letras regresan a su lugar descanso. Esto lo hacen siempre que la maestra manda alguna tarea para hacer en casa. Mateo, no puede llevarse el cuaderno. Cuando su padre llega  de la taberna harto de vino, la toma con él; en más de una ocasión cuando le ha visto estudiando le ha roto los libros y el cuaderno. Desde entonces prefiere dejarlo en la clase.
A las nueve de la mañana la algarabía vuelve a colmar el aula. Mateo corre nervioso hasta su pupitre, lo abre y mira el cuaderno. Allí está, la tarea hecha. Sonríe y da gracias a Dios, no sabe cómo ocurre. Quizás sea cosa de duendes o de ángeles. Las palabras de la profesara le sacan de su ensimismamiento
--Venga niños, sacad los cuadernos con las tareas que os mandé ayer.
Mateo obedece.
--Muy bien, tienes una letra preciosa --le dice  la maestra.
El niño feliz y orgulloso mira hacia la pizarra, ve como la ñ le guiña con su sombrerito una vez, dos veces, tres… Sacude la cabeza, cierra los ojos y los vuelve a abrir y observa. Nada sucede. Imaginaciones suyas. 

Más jueves en casa de Gustavo

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…