Entradas

Este jueves un relato: Propuesta alocada

Y hasta este lugar han llegado:

MARÍA DORADA 
ALFREDO 
CAMPIRELA
ALBALDA DOS
MAG
TRACY
MYRIAM
MAR
DAFNE SINEDLE 
NEOGEMINIS




Mis queridos jueveros:
Después de mucho tiempo, el jueves vuelve a mi Lugar de encuentro. Llevo días pensando qué tema plantear para nuestros relatos y la verdad es que ya va siendo complicado. 
De manera que, he optado por hacer algo más alocadao y conocedora de vuestra creatividad estoy segura que lo resolveréis sin problema.
La propuesta es combinar una imagen con un comienzo de los señalados y ver qué sale. 
Las imágenes son estas:






Los comienzos han sido sugeridos por una App al azar y hay más que fotografías para que podáis elegir:
"Acudió a su encuentro al amanecer"
"Cogió el último tren y se guardó el secreto"
"Escuchó un suspiro y luego un silbido"
"Supo que lo iban a matar en la casa abandonada"
"Volvió a pensar en él en el interior de las ruinas"
"Acudió a su llamada y aceptó el reto"
"El hombre de gris supo qu…

Aquella vez en Berlín: Al fin se hizo realidad

Imagen
El viernes pasado tenía una mañana de los más ajetreada cuando me llamaron al móvil. Era un número desconocido y a punto estuve de colgar.  —¿Es usted María José Moreno?  —Sí —respondí.  —En diez minutos le dejo un paquete. —Que yo recuerde no estoy esperando nada. —Pues si es usted, María José Moreno, el paquete es suyo. Le respondí que lo esperaba y seguí con lo que estaba haciendo, dando vueltas en mi cabeza a qué sería o si se habría equivocado. De pronto se me ocurrió que podrían ser los libros de Aquella vez en Berlín que me enviaba la editorial, pero me parecía demasiado pronto. Cuando vi al señor en la puerta con una caja, relativamente grande, supe que sí eran. Con cierto temblor cogí las tijeras y la abrí y lo que me encontré superó mis expectativas. Sabía que iba a quedar bien, pero aún así me sorprendió. Mientras los acariciaba y ojeaba sus páginas, el corazón me palpitaba de contento, tenía cierto aleteo en el estómago y la típica sonrisa bobalicona (esa que me acompaña cuando e…

Este jueves un relato: Soy Juevero

Imagen
—Yaya, ¿qué piensas? —me pregunta Alberto.
—Que el tiempo vuela.
—¿El tiempo tiene alas como los pájaros y los aviones?
—Bueno, alas, alas, no; pero es capaz de irse de entre las manos sin darnos cuenta.
—¡Qué pena! Debería tener alas. Sería muy chuli porque podríamos ir de viaje con él— me dice Alberto que viajar es su pasión.
—Bueno, así visto, igual también podemos viajar en el tiempo.
—¿Y eso qué es, yaya?
—Puedes ir del presente al pasado, o de presente al futuro, o del pasado al futuro o...
—Yaya no te entiendo. Yo quiero me digas cómo se puede viajar en el tiempo.
—¡Vale, cariño! Una forma de viajar en el tiempo es mediante los libros, en tu caso los cuentos.
Voy hasta la biblioteca y cojo el  que le regaló mi querido amigo y escritor Alfredo Cot y que se titula Viajando con Trip. Nos sentamos en el sofá y antes de abrirlo toca la portada y señala con el dedito todas las letras que ya conoce e intenta enlazarlas para formar sílabas.
—Este libro trata de un niño, que se llama Alex y que j…

Adiós 2019, bienvenido 2020

Imagen
Adiós 2019 Desde hace unas semanas me debato en si hacer una despedida del 2019 en mi blog. En parte, porque lo tengo muy abandonado y, además, porque debo reconocer que 2019 no ha sido uno de mis mejores años. Las razones ya las he plasmado en algunos de mis comentarios en las redes sociales y me primaba, precisamente, no dar otra vez vueltas a lo mismo. De ahí mi indecisión. 
Sin embargo, acabo de regresar de un viaje a Madrid con mi familia y lo he disfrutado tanto que he querido dar la vuelta a la tortilla y estimar no solo lo malo sino también lo bueno que este año me ha proporcionado. Porque la vida es eso: una de cal y otra de arena. La vida nos da y, también, nos quita, y en el transcurrir vital de este largo 2019 he tenido de todo, como cualquier persona. 
La balanza se inclina caprichosa hacia uno de los lados y pasamos de la risa al llanto, de la desesperación a la aceptación, de la frustración al conformismo, de la decepción a la ilusión, del entusiasmo a la apatía, de la dich…

Alberto cumple 4 años

Imagen
Parece que fue ayer cuando escribí la entrada en este blog de que mi nieto cumplía 3 años y ya estoy aquí escribiendo que hoy cumple 4. Un año más repleto de buenos y malos momentos, como la vida misma, pero en el que sobresale este personajillo que nos llena de alegría, que nos da tanto amor y que, además, nos rejuvenece.


Alberto se ha hecho mayor. Y eso es algo que me alegra, no cabe duda, pero también me deja un pequeño poso de tristeza, al darme cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. Fue de la noche a la mañana. Comenzamos a tener unas conversaciones más largas, llenas de contenido y con un vocabulario que me dejaba asombrada:  "yaya, me refiero a que si vas a venir a recogerme hoy..." o "aún no ha llegado papá a casa". Las preguntas que hacía resultaban más  complicadas de contestar, empezó a reconocer las letras por la calle y cuando íbamos al supermercado pasaba su dedito índice por la grafia de las mismas en todos los carteles. Pero fue cuando mi hija me…

Del sol llegaron sombras

Imagen
Del sol llegaron sombras de Sara Mañero.  Edictorial Verbum

Hace días que terminé la última novela de Sara Mañero, Del sol llegaron sombras, pero hasta ahora no he tenido tiempo de dejar mi impresión. Tener entre tus manos una novela de esta autora es sinónimo de calidad. Sus historias nunca defraudan, sus personajes se quedan contigo y escribe tan bien que cuando terminas tienes miedo de no volver a encontrar una novela que esté a su nivel. En esta ocasión, Sara plantea una trama de investigación policial en un ambiente rural con un trasfondo histórico (como a ella le gusta hacer) que nos lleva del Perú del Inca Garcilaso, al Madrid actual y a la Guadalajara profunda. De esta manera entrecruza los éxtasis temporales pasado y presente para intentar resolver el caso de una chica peruana desaparecida. Además, la trama esboza una búsqueda más, esta de carácter íntimo, la de la protagonista, Maite, en un momento vital conflictivo y a la que el caso, del que ella también forma parte, la llev…

Volver a empezar

Imagen
No entro en el blog desde hace cuatro meses.  Una caída que sufrí en junio (me fracturé el hombro izquierdo) me ha alejado durante este tiempo de las redes sociales y por supuesto de este blog.  Ahora, a sabiendas de que mi recuperación no va ser completa y de que tengo un pronóstico incierto que me puede llevar en algún momento (no se sabe cuando) al quirófano, me sitúo en una encrucijada vital en la que parece haberse suspendido el tiempo. Es como si desde aquella aciaga tarde (aún no sé cómo me caí por más que intento revivir el instante) hasta hoy, apenas hayan pasado unos pocos días en lo que he estado en un limbo de esfuerzo por recuperarme físicamente y a la espera de buenas noticias que no han llegado.  Y es ante estas circunstancias cuando una vez más me doy cuenta de la fragilidad del ser humano y que, sin duda, algo o alguien maneja los hilos de nuestra vida y nos pone en el lugar que quiere en cada momento.  No somos dueños de nuestra existencia. Es verdad que podemos ca…