Ir al contenido principal

Orgullo








El sol brillaba en todo su esplendor calentando todo y a todos. A mi derecha, bajo una sombrilla, un adolescente se afanaba en escribir sobre una libreta de papel cuadriculado. Escribía, tachaba, volvía a escribir. Yo lo observaba de reojo, llena de curiosidad. 
La madre del joven también lo vigilaba y, de vez en cuando, le preguntaba de qué quería el bocadillo, sin que él respondiera, abstraído en lo que hacía. A la tercera vez que no encontró respuesta, alzó la voz.
—¡Migue! ¿Estás sordo o qué?
—No mamá, ¿qué quieres? —respondió, sin interés.
—¿Que de qué quieres el bocata?
—Me da igual.
—De eso no tenemos. ¿De tortilla o de chorizo?
Al no encontrar respuesta, le quitó la libreta y comenzó a mal leer. 
—«Ascendí por el río de tu mirada hasta el mar de tus lágrimas, buscando el origen de mi sufrimiento...».
—¿Qué es esto?
—Un poema, mamá —dijo el joven.
La mujer, alarmada, llamó a gritos a su marido, Jacinto, que refrescaba sus pies a la orilla del mar. Jacinto acudió corriendo a la vera de su esposa sin saber qué ocurría.
—¡Mira! —ordenó, enseñándole la libreta.
Jacinto la cogió como si le quemara y mal leyó:
—«Nau..fra...gué en la playa de mis re-cu-er-dos y supe de mis miedos, luché contra los monstruos hasta liberarme de ellos».
Yo no sabía cómo iba a terminar aquello. Jacinto miró al chico muy serio, con ojos de espanto, como si hubiera visto al mismo diablo.
—¿Esto qué es?
—Un poema —repitió su hijo.
—¿Un poema? ¿Un poema? Mariconerías es lo que son. No te quiero ver más con esto —dijo tirando, con asco, la libreta a la arena.
Cayó cerca desde donde yo tumbada, como quien no quiere la cosa, asistía a esa desafortunada escena y pude leer: «Vencido por el cansancio, sin saber del final de la batalla, me contemplé. En tu sonrisa de aceptación, ajena a mi esfuerzo, estaba la clave: ORGULLO. Así soy. Nadie puede cambiarme».
Me miró y lo miré. Una lágrima corría veloz por su imberbe mejilla. Le guiñé y sonrió. 

Un poeta nunca sucumbe.

© María José Moreno

Comentarios

Ester ha dicho que…
Que bonitos trazos tiene el poema, que preciosa es la historia y el final prometedor de mas poemas. Me ha encantado, claro que eso me pasa siempre cuando vengo a leerte. Un abrazo
Campirela_ ha dicho que…
Precioso escrito que refleja muy bien el miedo del chiquillo y la sensibilidad que encuentras en escribir , pero que pena que sus padres no entiendan a su hijo y más pena es que ni lo intenten .Muy bonito.
Un abrazo.
evasuarezs ha dicho que…
Muy bonito y cierto en muchos casos desgraciadamente, Maria José.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Esther, siempre es un lujo que pases por mi humilde casa. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
El miedo a veces te hace más fuerte. Lo peor, la ignorancia, la intolerancia. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Eva, por venir hasta mi blog y comentar. Un beso
Almudena Gutierrez ha dicho que…
¡Precioso!
Besitos.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
No ha ganado pero a mi me gusta ;-)

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …