sábado, 1 de julio de 2017

Orgullo








El sol brillaba en todo su esplendor calentando todo y a todos. A mi derecha, bajo una sombrilla, un adolescente se afanaba en escribir sobre una libreta de papel cuadriculado. Escribía, tachaba, volvía a escribir. Yo lo observaba de reojo, llena de curiosidad. 
La madre del joven también lo vigilaba y, de vez en cuando, le preguntaba de qué quería el bocadillo, sin que él respondiera, abstraído en lo que hacía. A la tercera vez que no encontró respuesta, alzó la voz.
—¡Migue! ¿Estás sordo o qué?
—No mamá, ¿qué quieres? —respondió, sin interés.
—¿Que de qué quieres el bocata?
—Me da igual.
—De eso no tenemos. ¿De tortilla o de chorizo?
Al no encontrar respuesta, le quitó la libreta y comenzó a mal leer. 
—«Ascendí por el río de tu mirada hasta el mar de tus lágrimas, buscando el origen de mi sufrimiento...».
—¿Qué es esto?
—Un poema, mamá —dijo el joven.
La mujer, alarmada, llamó a gritos a su marido, Jacinto, que refrescaba sus pies a la orilla del mar. Jacinto acudió corriendo a la vera de su esposa sin saber qué ocurría.
—¡Mira! —ordenó, enseñándole la libreta.
Jacinto la cogió como si le quemara y mal leyó:
—«Nau..fra...gué en la playa de mis re-cu-er-dos y supe de mis miedos, luché contra los monstruos hasta liberarme de ellos».
Yo no sabía cómo iba a terminar aquello. Jacinto miró al chico muy serio, con ojos de espanto, como si hubiera visto al mismo diablo.
—¿Esto qué es?
—Un poema —repitió su hijo.
—¿Un poema? ¿Un poema? Mariconerías es lo que son. No te quiero ver más con esto —dijo tirando, con asco, la libreta a la arena.
Cayó cerca desde donde yo tumbada, como quien no quiere la cosa, asistía a esa desafortunada escena y pude leer: «Vencido por el cansancio, sin saber del final de la batalla, me contemplé. En tu sonrisa de aceptación, ajena a mi esfuerzo, estaba la clave: ORGULLO. Así soy. Nadie puede cambiarme».
Me miró y lo miré. Una lágrima corría veloz por su imberbe mejilla. Le guiñé y sonrió. 

Un poeta nunca sucumbe.

© María José Moreno

8 comentarios:

  1. Que bonitos trazos tiene el poema, que preciosa es la historia y el final prometedor de mas poemas. Me ha encantado, claro que eso me pasa siempre cuando vengo a leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esther, siempre es un lujo que pases por mi humilde casa. Besos

      Eliminar
  2. Precioso escrito que refleja muy bien el miedo del chiquillo y la sensibilidad que encuentras en escribir , pero que pena que sus padres no entiendan a su hijo y más pena es que ni lo intenten .Muy bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo a veces te hace más fuerte. Lo peor, la ignorancia, la intolerancia. Besos

      Eliminar
  3. Muy bonito y cierto en muchos casos desgraciadamente, Maria José.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Retos lectores del mes de marzo

 MES DE MARZO Los meses se pasan en un supiro y llega el momento de anunciar mis lecturas para los retos en el próximo mes de marzo.  ...