Ir al contenido principal

Paseando con... Pilar Muñoz





Nos hemos citado con la escritora cordobesa, Pilar Muñoz, en el mirador de la torre de la Mezquita-Catedral. Escogió este lugar con el aún vivo recuerdo de la última vez que subió, en compañía de unos amigos. Me cuenta que se emocionó por la panorámica de nuestra Córdoba preciosa que puede verse desde allí; su belleza, su riqueza histórica y monumental y el encanto de sus plazas y de sus callejas.
Y tiene razón. Esta visión de la Córdoba que las dos habitamos no es la frecuente y es magnífico poder disfrutarla. La torre fue levantada bajo el mandato de Abderramán III. El mirador está situado a unos 40 metros de altura.
Muy cerquita del cielo comenzamos a charlar, queremos saber todo sobre ella, así que vamos a comenzar: 
¿Quién es Pilar Muñoz?
Una mujer funcionaria de profesión y psicóloga de formación, madre de dos hijos, activa, observadora, inconformista, soñadora, que un día (hace diez años) abrió los ojos de par en par decidida a encontrar huecos entre sus múltiples obligaciones para dedicarse más tiempo a sí misma y a lo que más le gustaba hacer (aunque no lo hubiera sabido hasta aquel preciso instante): plasmar su forma de ver y entender la vida, sus preguntas y sus respuestas en forma de historias literarias de ficción que compartir con quien quisiera leerlas, y que sirvieron para abrirle paso a un mundo cargado de experiencias que nunca imaginó que podría vivir y mucho menos disfrutar.
¿Té, café o chocolate para desayunar?
Café, sin lugar a dudas. No soy persona hasta que me tomo el primero, necesito ese estímulo para empezar a funcionar, si no, tengo un retardo mental que no me deja hacer nada, jaja.
¿Cómo es un día cualquiera para Pilar Muñoz?
Supongo que tan rutinario como el de cualquier ama de casa-trabajadora-madre de familia de este país. Me levanto entre las seis y las seis y media de la mañana (depende del día), me preparo el café, el desayuno y los bocatas de mis hijos y los pongo en órbita para poder dejarlos en el instituto antes de entrar en la oficina a las ocho. Llego de vuelta a casa sobre las tres y algo del mediodía y, después de almorzar, le doy la bienvenida a una tarde cuyas horas distribuyo entre idas y venidas a las actividades de mis hijos, las labores propias de ama de casa y algún que otro extra que siempre surge, llámese compras, citas médicas, reuniones escolares... Al llegar la noche, preparo cena, anticipo comida para el día siguiente y paseo al perro. Y en medio de todo eso, busco huecos como una desesperada para encajar los paseos por las redes sociales, leer o escribir, ya sea en el salón, en la cocina, dentro del coche o incluso caminando por la calle (cualquier día me rompo los dientes con una farola, jajaja). Una rutina poco interesante, ¿verdad?
¿Una figura importante en tu infancia? ¿Por qué?
Se me viene a la cabeza una figura colectiva, no individual, y es ese pack formado por mis padres y mis tres hermanos. Los he sentido siempre tan cerca de mí y tan unidos todos que es imposible desligarlos, son como una piña. Ellos han sido mi apoyo, mi empuje. Entre todos consiguieron que viviera una infancia plena y feliz en la que nunca eché nada en falta. Y también han contribuido a que sea como soy, y a que aprenda lecciones de vida a partir de las suyas que me han enriquecido muchísimo.
 ¿Recordar o soñar?
Ambas cosas. Para mí recordar es tomar conciencia de muchos momentos pasados que quiero que sigan formando parte de mí, de mi vida, de mi existencia, que no quiero perder de vista. Soñar es aventurar un futuro que me motive, que me empuje a seguir luchando por aquello que me gustaría vivir y por lo que me gustaría llegar a ser, en todos los sentidos. Las dos cosas las siento necesarias, aunque tengo que reconocer que quizá sea soñadora por encima de todo.
¿Soledad o bullicio?
Cada cosa en su momento. A estas alturas de mi vida, y dado el nivel de estrés que suelo gastar, busco más los momentos de soledad en los que poder relajarme, pero también me gusta el bullicio en ocasiones puntuales (reuniones familiares numerosas, una feria, un concierto, nuestras cruces, nuestros patios...) Hacen que todavía me sienta viva y, por qué no decirlo, más joven.
¿Cuál es tu comida preferida?
Pues mira, hace tiempo te habría dicho que el lomo de orza, al estilo del Valle de los Pedroches (comarca del norte de la provincia de Córdoba) en el que nací. Pero desde hace ya unos cuantos años, el cocido (como lo preparaba mi madre y como yo también lo hago por la receta heredada) se ha convertido en mi plato preferido, porque, además del sabor, tiene implicaciones sentimentales bastante fuertes.

¿A qué país te gustaría viajar?
A Egipto. Me despierta muchísima curiosidad.
¿Te gustan los animales? ¿Tienes mascota?
Me gustan mucho los animales, soy una madraza, a veces me preocupo tanto por ellos que parece que los he parido yo, jajaja. Tal vez por eso no quería tener una mascota en casa, porque sabía que me quitaría mucho tiempo por la dedicación que iba a ser incapaz de no darle. Pero la insistencia de mis hijos y una promesa tonta de mi marido hicieron que entrara en casa Carlitos, un bodeguero andaluz guapísimo que se ha convertido en mi baby y que —como era de esperar— me ha robado tiempo y descanso, pero también el corazón :)
Sí que es guapo, Carlitos :)
Una canción
Uf... Podría decirte muchísimas porque me encanta la música, para mí es una pasión tan fuerte como la escritura, o casi. Pero si tengo que decantarme por una, no lo dudo: El hombre del piano, de Ana Belén, por las connotaciones que tiene en mi vida. 


Una película
Ghost.
La vi en mi juventud y todavía recuerdo la angustia con la que salí del cine. Con esa Molly cayéndosele los lagrimones mientras miraba a Sam, que tenía que irse al cielo (se supone) y no podía despegarse de ella... ¡Ay, por Dios, qué sofocón! :) Supongo que se me quedó clavada para siempre porque se aunaban tres razones: la primera, que yo estaba enamorada (y claro..., te pones en la piel de la prota); la segunda, que era una romántica empedernida; y la tercera, que el argumento tocaba un tema paranormal que me ha atraído muchísimo desde siempre, como es el tema de la vida después de la muerte.

Un libro
Edad prohibida, de Torcuato Luca de Tena.
Una gran mayoría de las cosas que apreciamos en la vida de forma significativa no lo son por el valor de la cosa en sí, sino por lo que suponen para nosotros cuando las vivimos. Este libro marcó mi paso de la lectura juvenil de aventuras a otra lectura juvenil más seria. El hecho, además, de haberlo leído en plena adolescencia hizo que me sintiera tan identificada con la historia y con los protagonistas que no he podido olvidarla.

¿Cuántas horas necesitas dormir para encontrarte bien?
No es tanto el número de horas como el cuándo las duermo. Soy ave nocturna, me alimenta el sueño de la mañana. Así es que si me levanto a las diez estoy estupenda, aunque me haya ido a dormir a las cinco o las seis de la madrugada; sin embargo, levantarme a las seis me pesa aunque lleve ocho horas de sueño a la espalda.
¿Crees en el amor a primera vista?
No. Creo en la atracción a primera vista (y por atracción no me refiero solo al físico, sino también a ese feeling especial entre dos personas), pero no en el amor a primera vista. Creo que esa palabra tiene implicaciones mucho más profundas y es imposible sentirlo desde el primer minuto. Para hablar de amor se necesita mucho más que un solo encuentro.
¿Qué importancia das a la familia?
Muchísima, aunque reconozco que no todo el mundo tiene la suerte de poder contar con ella incondicionalmente. Creo que es un punto de apoyo crucial, te brinda muchas veces el amparo que necesitas, te da consejos con toda la honestidad del mundo y su amor por ti te hace sentir como en casa, aunque a veces te diga lo que no quieres oír. Para mí es una casilla de seguridad en este juego de la vida.
¿Qué es para ti la amistad?
Ese lazo fuerte que me une a mi familia de elección, que no de sangre. Es aquella que me acepta y me permite ser como soy, sin fachadas; que está ahí cuando la necesito aunque llevemos meses sin hablarnos; que nos consiente ser claros a la hora de expresarnos porque sabe que nos mueve el cariño y el afán por hacernos el bien, no por provocarnos daño. Es la que nos lleva a intercambiar favores recíprocos sin hacer cómputos; la que nos invita a confesarnos sin ruborizarnos y sin temer que ello pueda ser utilizado en nuestra contra; la que nos consiente ser felices si los otros lo están, sin que quepan envidias. Para mí la amistad, la buena amistad, es la que nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros.
¿Tienes muchos amigos o muchos conocidos?
Tengo muchos conocidos, amigos tengo los justos. Creo que a una amistad le pido mucho y lo que busco no lo encuentro en todo el mundo; unas veces por mí, otras veces por ellos, o simplemente porque no congeniamos, sin que necesariamente tenga que ser culpa de ninguno. Eso sí, estoy muy orgullosa de los amigos que tengo; a su lado me siento tranquila, confiada, feliz, y siento por ellos un cariño tan especial que los considero familia, con todas las de la ley.
¿Cómo llegaste a las redes sociales: Facebook, Twiter…?
Hace diez años, cuando escribí la primera obra de relatos, decidí abrir un blog para ayudarme a promocionarla y para darme a conocer. Pero el movimiento en él era muy, muy escaso al estar recién aterrizada; Google no me encontraba ni con GPS y los lectores, menos. Mi sobrina me aconsejó abrir una cuenta en Facebook por ser una vía mucho más dinámica en cuanto a la forma de contactar con los demás y derivar así visitas al blog. Tiempo después vino Twitter, aunque esta es la red en la que menos cómoda estoy.
¿Quién o cómo te aficionaste a la escritura?
No tengo constancia de ello, siempre que lo pienso termino deduciendo que ha sido un proceso inconsciente, como si la escritura hubiera formado parte de mí desde la infancia sin yo saberlo y se hubiera ido materializando poco a poco en forma de cuentos, pequeños poemas y otros relatos que el cuerpo me pedía escribir sin preguntarme por qué. No tuve ningún modelo, ni tampoco hubo hecho significativo alguno que me empujara a hacerlo.
¿Prefieres escribir de noche o de día?
De noche, lo que ocurre es que el cansancio y el sueño no siempre me lo permiten. Pero la magia que tiene la noche, no la tiene el día para mí.
¿Se puede aprender a escribir o se nace con ese don?
La parte "técnica" de la escritura se puede aprender; pero esa alma que subyace en las letras, la capacidad para transmitir a partir de ellas, para hacer vibrar, para plasmar en un papel la descripción de un sentimiento o una emoción que despierte en otros lo que el escritor siente, eso es un don y con él se nace. La prueba está en que hay quienes consiguen todo esto sin haber recibido ni una mísera lección de escritura, parecen hacerlo por intuición.
Creo que en la escritura ocurre igual que en otras artes, como en la música o la pintura. Los grandes maestros nacieron con ese don especial que luego moldearon y perfeccionaron con lecciones técnicas. Pero quienes carezcan de él difícilmente conseguirán llegar a su mismo nivel por mucha teoría que aprendan. Hay novelas "técnicamente" impecables que, sin embargo, no te "llegan", o que resultan demasiado artificiales.  
¿Lápiz y papel o prefieres el ordenador?
Lápiz y papel para las anotaciones, los guiones, las ideas. Ordenador para escribir. Soy muy práctica y las ventajas de la tecnología son incuestionables. El romanticismo lo dejo para otros menesteres, jaja.
¿En qué género te desenvuelves mejor para escribir?
No está considerado un género como tal, pero no tengo otra forma de catalogarlo: intimista, con toda la carga de realidad, emoción y reflexión que lleva. Siempre y cuando mantenga esta línea, puedo cambiar el género de fondo sin que me suponga demasiado problema: ficción contemporánea, romántico, erótico, suspense...
¿Tu última novelas es...?
Una café a las seis, una novela de ficción contemporánea, de corte romántico, escrita en la misma línea intimista que te comentaba antes. En ella, además de hablar de amor, pongo sobre el tapete otras cuestiones como el destino, la influencia positiva o negativa del primer amor en posteriores relaciones, el verdadero origen de la felicidad, las consecuencias —a veces devastadoras— de nuestra propia imaginación, la naturaleza real de algunas "no infidelidades" (quien lea la novela entenderá porque digo esto así).... Es una historia intensa, reflexiva y emotiva —que no pastelera— que sale publicada hoy jueves, 6 de julio, en Amazon, y que espero que guste leerla tanto como a mí me ha gustado escribirla.

Como lectora, ¿Libro en papel o lector  de ebook?
El papel tiene un encanto especial, tocarlo y pasar las páginas físicamente no solo me gusta más, es que creo, incluso, que hace que la historia me enganche más. Pero el lector digital no lo descarto tampoco por su comodidad y por su fácil portabilidad. Así es que los alterno según la ocasión.
¿Qué genero es tu preferido cuando lees?
El mismo que escribo. Aunque tu influencia con la trilogía del Mal, que tan de cerca he vivido, y los demás títulos que después he ido leyendo por afinidad han provocado que esté leyendo ahora más novela negra que en los últimos veinte años, jaja.
¿Qué opinas de los autores independientes? ¿Aún tienen cabida en este complicado panorama literario?
Vaya preguntita, guapa :)
Voy a contestarte en primera persona, porque yo soy independiente; aunque para poder responderte con acierto, antes tendríamos que precisar qué se entiende por "panorama literario". Si nos referimos, simplemente, al mundo de la publicación, es decir, al hecho de poder publicar novelas o relatos para que estén accesibles a cualquier lector, te diré que sí, que tenemos cabida desde el punto y hora en que contamos con plataformas (como Amazon) que nos permiten publicar lo que queramos y cuando queramos sin cortapisa alguna. Pero si por "panorama literario" nos atenemos a eso, a lo literario, al mundo de la escritura de calidad en el que poder hacernos un hueco y ostentar un nombre como ocurre en la edición convencional, ya empiezo a dudarlo.
El debate es muy largo y los elementos que se ponen en juego a la hora de valorar todo esto son muchos. Resumiendo, te diré que la autoedición en Amazon marcó un antes y un después en cuanto a la posibilidad de dar visibilidad a escritores con novelas de calidad (tú lo sabes mejor que nadie), que por razones comerciales o de otra índole no tenían cabida en la edición convencional. Fue un soplo de aire fresco ante ese injusto monopolio para quienes tenían obras buenas guardadas en los cajones. Pero esa puerta abierta de par en par ha sido un arma de doble filo, porque si Amazon (u otras plataformas) no ponía filtros a lo que se publicaba, esos filtros tendríamos que haberlos puesto los propios autores en un alarde de amor propio, en el sentido de no publicar no que no es publicable, lo que no goza de unos mínimos de calidad suficientes como para que el lector no se sienta estafado. Pero no lo hemos hecho. La autocrítica y la autoexigencia brillan ahora por su ausencia en innumerables publicaciones que pretenden venderse, hasta el punto de empezar a despertar la desconfianza de lectores mínimamente exigentes, porque no son capaces de discriminar de antemano si aquello que se están descargando merece la pena o es un "timo literario". Consecuencia: están dejando de leernos, de darnos esa oportunidad para centrarse solo en lo que viene avalado por un sello editorial (aunque su calidad también sea, a veces, dudosa). Y esa consecuencia abarca no solo a los "autores" (entendiendo por "autor" a cualquiera que escriba un libro), sino también a los "escritores" (que son los que ejercen el oficio porque lo conocen bien, porque lo han estudiado y practicado lo suficiente como para ganarse ese reconocimiento a pulso). El resultado es que un buen escritor que no consiga ver su novela publicada convencionalmente, si decide hacerlo como escritor independiente, es probable que vea su obra perdida en esa marea mastodóntica de libros en que se está convirtiendo Amazon y sin posibilidad de que le den un voto de confianza por culpa de toda la basura que la rodea, con lo cual, el panorama empieza a ser desolador. No podrá hacerse hueco.
De por qué esa basura se vende a pesar de los pesares, hablaremos otro día, porque si no, me temo que se nos hará de noche y mis niños se quedarán sin cenar, jajaja.
¿Algún secreto inconfesable que quieras contarnos…jaja?
Pues lo cierto es que no tengo ninguno significativo, solo pequeñeces como tiene todo el mundo, así es que no me importa confesar algunos: no puedo dormir con las puertas de los armarios abiertas, ni tampoco con las sábanas de la cama arrugadas, me da hasta taquicardia encontrármelas embrolladas al meter los pies; me pierde el helado de vainilla con nueces de Macadamia; canto en el coche a grito pelado, semáforos incluidos; ah, y el peor de todos (este sí es más vergonzoso): pienso en voz alta, en monólogo y hasta en diálogo, con lo cual, me paso el día hablando sola como las locas, jajaja.

Que más puedo contaros que no haya dicho ella. Como habéis comprobado, Pilar Muñoz es una mujer versátil, una mujer de su tiempo, ilusionada, a la que le gusta escribir por encima de todo y que pone mucho amor en todo lo que hace. Y eso se nota en sus obras. La conocí en las redes sociales, a pesar de vivir en la misma ciudad, y desde hace años compartimos camino literario junto a otra también escritora, Mayte Esteban. Compartimos alegrías, tristezas, éxitos y fracasos y, la mayoría de las veces, desesperación, que intentamos sobrellevar a base de risas. Hoy es un gran día para ella y este ha sido mi modesto homenaje: que conozcáis a una persona que escribe como los ángeles y que tiene mucho que decir en el panorama literario español.

En estos enlaces la podéis encontrar. No dejéis de visitarla.
Facebook
Twitter
Blog

Comentarios

  1. Una entrevista formidable, sus respuestas sinceras dicen mucho de ella, pero creeme que lo que mas me ha gustado han sido las preguntas, ese es el merito de cúa quiere entrevista. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther, creo que hay cosas de las personas que nos retratan muy bien y que paseando puedes hablar de ellas. De eso se trata. Gracias por seguir por aquí. Besos

      Eliminar
  2. Un placer pasear contigo y un placer tu compañía. Gracias por vivir conmigo esta aventura 😉

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado conocer un poquito más a Pilar; su rutina, sus manías y su forma de ver el mundo. Ahora toca conocer esa historia que pinta tan bien y a la que le deseo la mayor de las suertes. Un beso a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí personalmente me dice mucho de las personas saber cuales son sus gustos en distintos ámbitos. Yo ya paeé contigo y también fue una delicia. Un besote

      Eliminar
  4. Muy buena la entrevista por ambas y muy sinceras las respuestas así pues mis mas sinceros deseos de éxito y a seguir dándonos buenos momentos con vuestros libros .
    Un abrazo y beso para tod@os.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar tenía miedo de que la cortara porque decía que se había extendido mucho en las respuestas y a mí e parecían geniales. Gracias por venir, de nuevo. Besos

      Eliminar
  5. Qué os digo a las dos que no sepáis. Que además de mi profundos admiración y respeto, tenéis mi teléfono para lo que sea. Os quiero mucho, brujillas.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco puedes decir jajaja. Seguimos adelante ;-)

      Eliminar
  6. Qué bonita entrevista.
    Me ha encantado conocer secretillos de Pilar, saber que hace el cocido como lo hacían mi madre y mi abuela (cordobesas), y que habla sola, como yo.
    Ha sido un placer leeros.
    Os quiero a las dos.
    A la tercera brujilla no hace falta que se lo diga, ya lo sabe.
    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  7. A nosotras nos ha tocado la lotería contigo. Amigas como tú es lo que da sentido a que sigamos por este ciberespacio. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…