Ir al contenido principal

Este jueves un relato: La curiosidad mató al gato.



Matilde, impaciente, brujuleaba por la casa mientras el cerrajero le instalaba la nueva mirilla telescópica. La que había tenido hasta ahora sólo le permitía ver la puerta justo  de enfrente, donde vivía Andrés, un aburrido viudo, pensaba Matilde. 
Unos días antes, había escuchado a las vecinas  hablar por el patio. Cotilleaban sobre lo rarita que parecía la chica que se habían mudado al tercero D. De pronto cayó en la cuenta de que ese era el piso lindante con el suyo, y reparó  en el tonillo con el que habían dicho "rarita". Matilde llevaba 50 años sin salir de casa, una agorafobia resistente al tratamiento, y otros tantos sin hablar con nadie a excepción de su bendito marido, Anselmo. Hombre singular, bueno donde los hubiera, católico acérrimo y que la soportaba como un cruz, al igual Jesucristo soportó la suya, con firmeza, templanza y cariño, mucho cariño. No dado a vicios, infatigable trabajador  y fiel como ningún otro en el mundo. Matilde más que amarle sentía devoción hacia él.
--Señora, esto ya está --le gritó el cerrajero.
Matilde se acercó expectante, ansiosa, en definitiva la mirilla era  su única ventana al mundo.
--¿Y dice que con esto controlaré todo el pasillo?
--Sin dudarlo, mire y lo comprobará.
Con el corazón galopando se acercó, se empinó un poquito, porque era de corta estatura ,y posó su ojo en tan acertado instrumento.
--¡Genial! --exclamó.
--Ya se lo dije, un poco cara porque viene de Estados Unidos pero de una visibilidad apabullante. Bueno, me marcho. Si tiene algún problema me avisa. Hasta pronto.
Matilde despidió al cerrajero parapetada tras la puerta, feliz y deseando de saber que se cocía en el 3D. 
Durante varios días no vio nada. Nadie entraba ni salía. Sin embargo una mañana consiguió ver  a una  chica. Más que rarita, como había escuchado decir a sus vecinas era mulatita, pero despampanante. Altísima, pelo rizado, vestía unos mínimos pantalones cortos  que dejaban al aire una interminables piernas color chocolate con leche y por arriba una ceñida camiseta que estrujaba sus grandísimos pechos.  Matilde se retiró de la mirilla asustada, convulsa con aquella visión. La chica no era rarita era una puta o por lo menos lo parecía. Se santiguó muchas veces y rezó con devoción, el demonio se había instalado en su planta.
Pasaron los días, Matilde no dejaba de dar vueltas a lo que había visto. Ni siquiera se atrevió a contárselo a Anselmo, no fuera a escandalizarse. Él no estaba acostumbrado a aquellas cosas y además le reñiría, muchas veces le había dicho que no era de buen cristiano espiar tras la mirilla, que eso era pecado. Ella intentaba distraerse con sus labores pero cada dos por tres miraba hacia aquella ventanita que tanto la tentaba, resistiendo, encomendándose a todos los santos. 
Una tarde mientras veía la novela por la televisión, le pareció escuchar voces en el pasillo. Su primera intención fue salir corriendo hacia la mirilla, pero se frenó. No debía. Pocos segundos después, las risas que oía, fueron un acicate imposible de resistir. Con una mezcla de miedo y curiosidad se empinó, acercó el ojo a la mirilla y ...allí estaba su Anselmo, su bendito Anselmo; abrazado a la mulata, con las manos cogiéndole el culo prieto y respingón. Su corazón dio un vuelco, y se paró. Cayó al suelo, sin conocimiento. El golpe, alertó a Anselmo que se apresuró a abrir la puerta.  Desmadejado, inerte,  estaba el cuerpo sin vida de Matilde. 
--La curiosidad mató al gato --dijo Anselmo dirigiéndose a la mulata--. Tú plan ha salido a la perfección, por fin me he quitado esta cruz.
--Te lo dije, mi amorcito,  era infalible....

más relatos en casa de Tere

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…