jueves, 19 de julio de 2012

Este jueves un relato: La curiosidad mató al gato.



Matilde, impaciente, brujuleaba por la casa mientras el cerrajero le instalaba la nueva mirilla telescópica. La que había tenido hasta ahora sólo le permitía ver la puerta justo  de enfrente, donde vivía Andrés, un aburrido viudo, pensaba Matilde. 
Unos días antes, había escuchado a las vecinas  hablar por el patio. Cotilleaban sobre lo rarita que parecía la chica que se habían mudado al tercero D. De pronto cayó en la cuenta de que ese era el piso lindante con el suyo, y reparó  en el tonillo con el que habían dicho "rarita". Matilde llevaba 50 años sin salir de casa, una agorafobia resistente al tratamiento, y otros tantos sin hablar con nadie a excepción de su bendito marido, Anselmo. Hombre singular, bueno donde los hubiera, católico acérrimo y que la soportaba como un cruz, al igual Jesucristo soportó la suya, con firmeza, templanza y cariño, mucho cariño. No dado a vicios, infatigable trabajador  y fiel como ningún otro en el mundo. Matilde más que amarle sentía devoción hacia él.
--Señora, esto ya está --le gritó el cerrajero.
Matilde se acercó expectante, ansiosa, en definitiva la mirilla era  su única ventana al mundo.
--¿Y dice que con esto controlaré todo el pasillo?
--Sin dudarlo, mire y lo comprobará.
Con el corazón galopando se acercó, se empinó un poquito, porque era de corta estatura ,y posó su ojo en tan acertado instrumento.
--¡Genial! --exclamó.
--Ya se lo dije, un poco cara porque viene de Estados Unidos pero de una visibilidad apabullante. Bueno, me marcho. Si tiene algún problema me avisa. Hasta pronto.
Matilde despidió al cerrajero parapetada tras la puerta, feliz y deseando de saber que se cocía en el 3D. 
Durante varios días no vio nada. Nadie entraba ni salía. Sin embargo una mañana consiguió ver  a una  chica. Más que rarita, como había escuchado decir a sus vecinas era mulatita, pero despampanante. Altísima, pelo rizado, vestía unos mínimos pantalones cortos  que dejaban al aire una interminables piernas color chocolate con leche y por arriba una ceñida camiseta que estrujaba sus grandísimos pechos.  Matilde se retiró de la mirilla asustada, convulsa con aquella visión. La chica no era rarita era una puta o por lo menos lo parecía. Se santiguó muchas veces y rezó con devoción, el demonio se había instalado en su planta.
Pasaron los días, Matilde no dejaba de dar vueltas a lo que había visto. Ni siquiera se atrevió a contárselo a Anselmo, no fuera a escandalizarse. Él no estaba acostumbrado a aquellas cosas y además le reñiría, muchas veces le había dicho que no era de buen cristiano espiar tras la mirilla, que eso era pecado. Ella intentaba distraerse con sus labores pero cada dos por tres miraba hacia aquella ventanita que tanto la tentaba, resistiendo, encomendándose a todos los santos. 
Una tarde mientras veía la novela por la televisión, le pareció escuchar voces en el pasillo. Su primera intención fue salir corriendo hacia la mirilla, pero se frenó. No debía. Pocos segundos después, las risas que oía, fueron un acicate imposible de resistir. Con una mezcla de miedo y curiosidad se empinó, acercó el ojo a la mirilla y ...allí estaba su Anselmo, su bendito Anselmo; abrazado a la mulata, con las manos cogiéndole el culo prieto y respingón. Su corazón dio un vuelco, y se paró. Cayó al suelo, sin conocimiento. El golpe, alertó a Anselmo que se apresuró a abrir la puerta.  Desmadejado, inerte,  estaba el cuerpo sin vida de Matilde. 
--La curiosidad mató al gato --dijo Anselmo dirigiéndose a la mulata--. Tú plan ha salido a la perfección, por fin me he quitado esta cruz.
--Te lo dije, mi amorcito,  era infalible....

más relatos en casa de Tere

18 comentarios:

  1. Es buenísimo, qué bien se lo montó el hombre singular,...., católico acérrimo,..., no dado a vicios...un hombre ejemplar. Pobre Matilde, ella que hasta remordimientos tenía por su afán de curiosear, ella que no salía al mundo por miedo.
    Un placer leerte.
    Un beso María José.

    ResponderEliminar
  2. Esos tan ejemplares, católicos y sin vicios son peligrosos, los peores...jajaja
    La Matilde con agorafobia como mi relato, hemos coincidido en eso madrijuevera.
    Es genial el relato, me ha encantado!
    Muchas gracias por estar, guapísima.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. ahhhhhh!...pero mirá vos al Anselmo ese!...qué falso y calculador!...no me sorprende que un personaje tan hipócrita como ese se escude tras una habitual apariencia de mojigato chupacirios!

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Pues si que si, esta vez la gata palmó por curiosa... y nunca mejor dicho... Vivir en un mundo tan pequeño le jugó una mala pasada, total ni contarlo podía, pobrecilla... jaja

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Es que no tenemos arreglo. Cuando nos dicen que algo es pecado es cuando más nos gusta. Y claro, somos débiles y caemos. Aunque una cosa es caer y volver a levantarse y otra...caerse muerta.¡Ay, ese culo prieto y respingón...! Jajaja

    Muy buena historia, María José.

    Un abrazo.

    Lupe

    ResponderEliminar
  6. ¿...Y parecía tonto el Anselmo?. Buenísimo relato María José, fiate tu de las buenas personas de misa diaria. A mi en el fondo me da una gran pena la pobre Matilde, 50 años sin salir de casa por una enfermedad y morir justamente por la única libertad que ésta le permitía, curiosear un poco en su alrededor. ¡Que mundo injusto!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Si que se quitó una cruz, desde luego, y demostró conocer poquísimo a su marido, que cuando pudo se libró de ella.
    Buen y entretenido relato
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Vaya cabroncete el marido y la otra tonta cayó en la trampa. Muy imaginativo con final de novela negra. Besos.

    ResponderEliminar
  9. La trampa que le ha puesto su cariñoso Anselmo, tan atento. Atento a pasarla a mejor vida en complicidad con su mulatita.

    Buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Eso le pasa por beaturra. Mucho rezo y pocas nueces :)))

    Un beso, amiga. Cafelito del tiempo!

    ResponderEliminar
  11. Que tendran las mirillas jajajaja. Fiese de los santos Anselmos jajaja.
    Tanto quiso saber la pobre mujer que encontró su final. Divertido, ligero y muy ameno Mª José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La curiosidad mató a..... Doña Matilde. La curiosidad como arma letal de necesidad, eso es lo que pensó el bueno de D. Anselmo para librarse de una carga que por días se le hacía más y más pesada. Es que resulta muy difícil luchar contra los elementos, sobre todo si estos elementos son una mulatita liberal con un culito respingón y pocos escrupulos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mira a don Anselmo! La mujer, viviendo su encierro tenía bien cerquita una realidad que ignoraba. Qué dura pueden ser algunas situaciones y si habrá que tener control de nuestra curiosidad. Pobre mujer, ni la más remota sospecha.
    Muy buen relato, muy bien llevado como siempre, un gusto leerte!
    Besos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Mira, mira que sorpresa de puro curiosa y el tal Anselmo que malvado

    ResponderEliminar
  15. Ahhh los avances de la técnica el juego que dan, jejejejeje.
    Como curiosidad, el otro día vi en un almacén de bricolaje una mirilla electrónica, ya no solo telescópica, sino con pantalla plana y todo........ y es que todo se especializa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Que infame este Anselmo, vestido de santo estaba esperando sacarse este clavo de encima... Muy entretenido relato!

    ResponderEliminar
  17. Jajaja que plan macabro!!! Pobre Matilde cayó en su propia trampa.
    Y bueno nunca mejor empleado el dicho que da motivo a este jueves.
    Por suerte mi mirilla es demasiado pequeña y no deja ver gran cosa jajaja
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  18. ¡Buenísimo Ma. José!, macabro y dramático por cierto, pero divertidísimo!!, tiene ese giro especial de las comedias bizarras, ja!, al final era tan fácil deshacerse de Matilde!!, murió en su ley!
    Te dejo un gran beso

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (139) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (15) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) destrucción ejemplares (1) dolor (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) pena (1) piratería (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com