Ir al contenido principal

La chica de las fotos de Mayte Esteban

Siguiendo el reto "Semi Genérico" cumplo con el género de Romántica con esta novela





La chica de las fotos
Autora: Mayte Esteban
250 páginas
Editado por Harlequin Ibérica S.A.




Sinopsis
Rocío, camarera de pisos de un hotel rural y escultora en sus ratos libres, vive al borde de un ataque de ansiedad: el día de su boda está a la vuelta de la esquina, faltan muchos detalles por concretar aún y su novio no ayuda. Para colmo, se encuentra con que tiene que trabajar horas extra en el hotel. Todo debe estar impecable para la llegada de Alberto Enríquez y Lucía Vega, la pareja de actores de cine más rutilante del momento. Cuando aparecen, a Rocío le ocurre algo que no logra entender. Es verdad que Alberto tiene un físico imponente y una mirada terriblemente sexy, pero lo que empieza a sentir es desconcertante e inoportuno, y por ello lo trata de manera fría, hasta brusca. 
Alberto enseguida descubre que Rocío no es la típica muchacha encandilada por un famoso y justo eso es lo que llama su atención. Sin embargo, algo se le escapa: ¿por qué Rocío evita mirarlo a los ojos? Impaciente por descubrirlo, idea mil maneras de tropezar con la esquiva camarera. Con lo que no cuenta es con que la prensa sensacionalista es capaz de cualquier cosa con tal de lograr una exclusiva.


Mi opinión
Partiendo de que no soy una lectora asidua de novela romántica siempre he estimado que para considerarla como tal, con independencia de los distintos adjetivos que puedan enriquecerla: histórica, de misterio, paranormal, erótica..., se espera, por definición, una historia de amor. Esta historia de amor —como no puede ser de otra manera— suele ser imposible y estar contaminada por las actuaciones y comportamientos de determinadas figuras o personajes secundarios que tratan de impedir que la relación entre los enamorados, que ellos suelen negar, triunfe. A esto se añade que la trama suele complicarse con acontecimientos que una y otra vez alejan y acercan a los protagonistas.
Con esta idea comencé a leer "La chica de las fotos" de la escritora Mayte Esteban y conforme iba leyendo se iban cumpliendo todas mis expectativas antes mencionadas pero, además, comencé a sentir unas excelentes vibraciones pues la autora no solo se ceñía a los cánones del género sino que lo enriquecía con su buen hacer intimista.
Por definición las relaciones interpersonales son complicadas y más aún si estas están mediadas por la manipulación. En la novela se plasma de una manera clara y concisa el turbio mundo de papel cuché, tan mediatizado por el dinero y cómo es capaz de arrastrar por el fango a las personas que por él son tocadas, como si de una varita mágica envenenada se tratara, con tal de obtener algún beneficio.
Esta novela no es solo romántica sino que te hace reflexionar en algunos pasajes y al mismo tiempo, en otros, la chispa humorística de sus diálogos es capaz de sacarte una gran sonrisa.
Los personajes tanto principales como secundarios están muy bien perfilados, cada uno en aspectos tan sobresalientes que los hace únicos, por eso prefiero no destacar a ninguno pues todos me han atrapado.
Esta novela que es un soplo de aire fresco que recomiendo si queréis pasar un excelente rato la lectura. Felicidades a su autora por la novela y por su merecido premio.


De venta en Amazon y en el resto de plataformas digitales.

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…