Ir al contenido principal

¡Este jueves, un relato!

La última lección

Mateo se quitó sus pequeñas gafas y las depositó sobre la mesa. Restregó con ambas manos sus cansados ojos, sin obtener alivio. La diminuta letra de aquellos tratados de Filosofía parecían pulgas que se movían sin que él pudiera detenerlas para intentar componer y descifrar el mensaje que portaban. Le quedaban pocos días para jubilarse y parecía como si el peso de los años se hubiera cebado con él en aquellas sus últimas semanas. Estaba triste. Tenía que reconocer que el alejamiento de su cátedra, de los alumnos, de los libros, le producía una gran congoja. Aquella era su vida, por fuera no había nada.

Ramón tocó a la puerta y entró con sigilo como era habitual en él. Era de esas personas que nunca quieren molestar. Hablaba pausado y con un tono de voz bajo. Muy responsable y estudioso, era el discípulo preferido de Mateo.

—Don Mateo, buenos días, quería avisarle de que me voy a clase.
—Muy bien, señor Fernández. ¿Qué explicará usted hoy?
—La fenomenología de Husserl, don Mateo.

Mateo, pensativo, le vio alejarse. No le consideraba preparado para dar aquella clase. Era muy importante que los alumnos captaran bien el concepto de fenómeno y creía que Ramón, tan poquita cosa, no tenía espíritu para despertar el interés en los alumnos que aquella clase requería. Sin embargo, tenía que ceder terreno. A la fuerza, pero debía hacerlo.

Intentó volver a los libros, pero la inquietud le impacientaba. Desconfiaba de los conocimientos de Ramón y eso le hacía aún más difícil su marcha. Creía que cuando él ya no estuviera todo se iría a pique.

Decidió ir hasta el aula y escuchar tras la puerta las explicaciones de Ramón. De esa manera podía aconsejarle antes de su partida en aquello que debía mejorar. Eso fue lo que se dijo, pero en realidad sentía envidia de que su discípulo estuviera con los alumnos, explicando aquellos temas que él había disertado miles de veces a lo largo de su larga vida universitaria.

La puerta estaba entornada y se situó en un ángulo desde el que no podía ser visto. Lo primero que le impresionó fue la atención que los jóvenes le prestaban; lo segundo, el mismo Ramón. Había sufrido una transformación. Subido en la tarima no parecía el apocado y vacilante muchacho. Se le veía erguido, seguro, con prestancia. Le recordó a él mismo cuando era joven. Parecía que se estuviera viendo en un espejo. Las palabras que pronunciaba llamaron su atención. Eran las mismas que él tantas veces había pronunciado, un tono parecido, el inciso en el momento preciso para captar a la audiencia.

Unas lágrimas de alegría asomaron a sus ojos cuando escuchó que Ramón le nombraba. Alababa sus investigaciones y los magníficos conocimientos y aportaciones que él había hecho al campo de la filosofía. De repente, se dio cuenta de lo mal pensado que había sido y de que no debía estar allí.

La envidia dio paso al orgullo. Él le había enseñado y ahora, en sus carnes recibía su última lección. Era hora de dejar el sillón vacío. Tenía un buen repuesto. Su discípulo se había convertido en un excelente maestro.

Más relatos aquí: http://odisea27.blogspot.com/


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Comentarios

antonio.medina ha dicho que…
Siempre es asi. El discipulo es mejor que el maestro porque a lo aprendido de este, añade su propia creatividad y el producto final es mucho mas rico. Pobre maestro al que no le aventajen sus discipulos
TitoCarlos ha dicho que…
Sin relevo la vida se acaba... más vale que sean buenos para evolucionar.
M.Iglesias ha dicho que…
Toda una leccion de lo que deben ser los buenos maestros y del respeto, lealtad y agradecimiento que deben profesar los buenos discipulos. Ojala podamos seguir mucho tiempo orgullosos de nuestros maestros y de nuestros discipulos
mar ha dicho que…
La verdad es que muchas veces cuesta delegar en los demás lo que hemos considerado nuestro deber durante mucho tiempo, por suerte él tuvo la oportunidad de comprobar que había sido un buen maestro que supo enseñar adecuadamente a un alumno que además sabía apreciar sus conocimientos y su esfuerzo
Un beso de Mar
Anónimo ha dicho que…
t0davia n0 he enc0ntrad0 a nadie imprencisdible...buen0, s0l0 a mi...a mi nadie me puede sustituir a la h0ra de b¡vivir mi vida...
medi0 bes0.
Anónimo ha dicho que…
Consigues que me haya emocionado. El perfil emocional està lleno de altozanos.

Subo y bajo con sus dudas. Y me alegro, luego, extraordinariamente.

Con este tìtulo tremendo, "La ùltima lecciòn", me has puesto al mismo tiempo al principio y al final.

Tèsalo
Anónimo ha dicho que…
Con este tìtulo tremendo...., me has puesto al mismo tiempo al principio y al final.
Creas un clìmax.
rosa_desastre ha dicho que…
No debe ser fácil quedarse en la sombra, es preferible que podamos mirarnos en los otros como en un espejo y no perder la sonrisa.
Un beso
maria jose moreno ha dicho que…
Queridos todos, al final con poco tiempo pude hacer este relato para no dejar pasar la oportunidad que nos daba Tésalo.
Gracias a todos por vuestras palabras hacia él.
Gracias TitoCarlos por estar por este mi lugar de encuentro y dejarme estas lindas palabras
Mar, llevas razón a muchos les gusta poco delegar pero el buen discípulo es lo que deseamos todos los que enseñamos.
Gustavo, eres imprescindible, te aseguro que no seria lo mismo este blog sin tus comentarios.
El hecho de que te hayas emocionado, Tésalo, me es suficiente para haberme dado prisa por escribir este relato, sin apenas tiempo para revisarlo.
Rosa, estoy contigo, poder mirarnos en alguien es algo especial y bueno por sentir.
Manolo, tan fiel como siempre a mis relatos, gracias.
Gracias, a mi maestro.
Anónimo ha dicho que…
María José, por fin aquí estoy luego de mis obligaciones laborales, disfrutando tu relato. Cuantas veces uno piensa que nadie hará mejor que nosotros las tareas, en cambio nos vamos y el mundo sigue andando.

Muy buena lección.

Besos muchos y que todo salga bien

PD: aquí no podía acceder desde Tésalo, el privado es el Spaces Live.
CAS ha dicho que…
Qué humano, qué digno, qué personaje veraz nos traes al relato.
Una lección más para aprender, y tú siempre compartiendo tu buen decir.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …