Ir al contenido principal

Soy egoista


Sólo seis días he tardado en caer de nuevo en mi adicción. No tengo arreglo. En esta esplendida mañana de viernes, la expectación ante el inicio del fin de semana me ha producido cierta desazón que he calmado gracias a mi droga: la galleta de la fortuna.


Si algo te molesta, haz algo para cambiarlo”, ha sido la sentencia que he obtenido.
Aunque no bien redactada, la frase tiene un gran valor intrínseco. Como siempre, la hago mía e indago sobre algo que me moleste y en cómo puedo cambiarlo.


Al igual que en el experimento de asociación de palabras de Jung (1), mentalmente voy encadenando situaciones, personas, conductas…que me son molestas para intentar establecer una jerarquía que me ayude a reflexionar sobre lo que la fortuna de manera gentil ha venido a mostrarme.

La lista es más larga de lo que creía. Me molestan (2) actitudes como la intolerancia, la ingratitud, la prepotencia, el maltrato de todo tipo, la competencia desleal, la ñoñería, la mala educación, la caciquismo, la mentira, el engaño, la pereza, la desidia, la hipocresía…etc y por supuesto todas aquellas personas que las ejercen.

Cuando intento anteponer unas a otras, no consigo hacerlo. Cada una tiene su valor en función del momento, de quién lo hizo, del por qué… Infinitas variables de difícil conjunción.


¿Qué hago yo para cambiar todo aquello que me molesta? Recapacito durante unos minutos. No quiero dar una respuesta apresurada, llena de tópicos, o desproporcionada.


¿Qué hago? Vuelvo a preguntarme. Con gran vergüenza he de confesar que hago poco o nada. Si acaso, alguna vez, presa de un arrebato he gritado dejando escuchar mi voz en contra de dichas actitudes señaladas y de todas aquellas que se me han quedado en el tintero. Mucho menos de lo que debería. ¿Por qué? No lo sé. Unas veces por comodidad, otras porque no es mi guerra, otras por miedo, otras por… En verdad, por egoísmo (3), que es lo que subyace en todas ellas.

Sinceramente, entono el mea culpa y espero que este aviso de mis galletas de la fortuna, me sirva para modificar mi actitud hacia tan deleznables actitudes.


http://fallenzeraphine.deviantart.com/art/Mea-Culpa-75463209



-------------------------------------------------------------------------------------------------

(1) Se denomina Experimento de asociación de palabras a un

test psicológico desarrollado por C. Jung en los inicios de su carrera científica caracterizado por la presentación de un listado de términos que a modo de estímulos o incentivos cuidosamente seleccionados exigían en sus pacientes sus correlativas asociaciones lingüísticas inmediatas
(2) Causar incomodidad o perturbar la tranquilidad de alguien. Disgustar o enfadar ligeramente a alguien.
(3) Egoísmo, del griego
ego [yo] e ismo [doctrina o práctica], se define como aquella conducta consistente en poner los intereses propios en primer lugar, lo contrario al altruismo.
Fuente: Wikipedia y Diccionario de la R.A.E.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.




Comentarios

Anónimo ha dicho que…
maria y j0se y m0ren0
el relat0 s ep0dria haber titulad0 añ0 nuev0, p0r aquell0 de este añ0 pr0met0 hacer est0 y l0 0tr0...mas c0m0 siempre 0curre en es0s dias de añ0 nuev0, casi nunca se hace nada...
un aplaus0, un anim0 para que n0 haga nada la pr0ta del relat0:
si alguien l aquiere, l0 hara p0r que ella es de una manera, c0n sus defect0s y sus virturdes...dada esta premisa, que la quiera alguna gente la dese0.
medi0 bes0, maria y j0se y m0ren0..
p.d.
n0 me invites a galletas de esas c0n anunci0¡¡¡¡
M.Iglesias ha dicho que…
A veces no es cuestion de hacer o dejar de hacer, seguramente lo mas dificil es seguir siendo uno mismo de la forma que es. No dejarse llevar por el entorno y ser fiel a los principios que cada uno se impone. El ejemplo siempre germinara en aquellos que lo merecen y saben apreciarlo.
Tu sigue siendo asi y de esa forma nosotros seguiremos aprendiendo de ti
Un beso
TitoCarlos ha dicho que…
Cuando educamos a un niño o a un perro (incomparables, ¿eh?) es imprescindible que en primera instancia se hable y se explique porqué está mal lo que acaba de hacer. Es decir en el momento preciso, nunca más tarde. Cuando una persona hace algo que te molesta, ese es el momento de advertirselo. Si no lo haces, será peor, y se te van acumulando personas y situaciones molestas que querrás corregir, y no sabrás por donde empezar.
Buen método, ¿no?

Un abrazo,
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
No me parece deleznable tu egoismo.
Si acaso, resultarìa algo morboso, si exageras.
Has citado, en esta entrada, esas actitudes, que simplemente por ser ajenas, en mi opiniòn, no te toca a tì cambiar, en modo alguno.
Escrìbeme, un relato.
Que aparecido hayan en ello, aquellas pasiones, que se dicen bajas y dominan la existencia.

Te lo pido, como quien te ha expresado que tiene una necesidad.

Retràtame, tan ñoño, holgazàn y destemplado, como se te haya ocurrido en un momento.

¡Soy un lector, a mì me viene bien!
Anónimo ha dicho que…
(una correciòn que añado)
¡"De algùn modo", retràtame tan ñoño, etc....!


Tèsalo
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Ya lo dijo "aquel", quien esté libre de culpa que arroje la primera piedra.
Lo que siente es impotencia, nos ataca nada más abrir el periódico, por poner un ejemplo, ¿qué hacer? no está en nuestras manos, pero...con expresarlo, con decir ni que sea aquí o través de tus relatos, lo que sientes, ya transmites.
Yo a la lista, por poner, añadiría la mezquidad, es un gusano feo.
Según tus parámetros, yo soy tan egoista como tú, no estás sola en esa rabia que te hace tachar de egoista. Bsito, natalí
maria jose moreno ha dicho que…
Gustavo me encanta tu posdata, me ha hecho sonreir.
Tito Carlos llevas mucha razón, el aprendizaje infantil es la clave de todo.
Espero haberme enterado. Tésalo quieres que escriba un relato sobre alguien que sea un ser deleznable y tu quieres ser el protagnista...¿es asi?
Natali gracias pro entenderme.
Beso a todos los que os encontrais conmigo en este lugar
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Tranqui, Maria José, complicados somos y !qué bien, que así seamos!.
Nos vamos conociendo y nos vamos, más o menos, entendiendo.
Bsito dulce, natalí
antonio.medina ha dicho que…
La unica solucion es la continua critica y denuncia de estas actitudes.El señalamiento publico de los desmanes cotidianos en los lugares habituales, que son los que nos amargan la vida del dia a dia.Solo con esto, algo entorpecemos a estos seres en su vivir inicuo.
antonio.medina ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mimí ha dicho que…
Yo diría que el uno, y aunque creo que las interpretaciones de esto pueden ser bastante acertadas también existen desfases.
Esto lo he comprobado con los poemas.
Tu introduces la palabra pétalo en un poema y cada uno sale por un lado, lo dejas ambiguo y de pronto te lanzan tantos matices que tú ni soñando imaginaste que pudiera tener...
Creo que me he ido del tema, ejem, que perdona mis ausencias.
Un abrazote, como siempre Mº José, es un placer disfrutar de tus historias.
CAS ha dicho que…
me voy pensando bajito....me gusta ese juego de las galletas aunque no se de qué se trata y lo de Mimí, me pareció más que interesante. Es cierto, que cada uno comenta con lo que asocia muchas veces, sin llegar a comprender en profundidad o en el mismo sentido del autor.
Te habré entendido, jajajaj.
Besotes

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …