Ir al contenido principal

¡Este jueves, un relato!

Frío, frío, mucho frío







Inocencia perdida



Cada día, cuando el cielo azul se torna anaranjado, sale al patio de su casa y la busca en la Dama de Noche, aún bañada por los últimos rayos de sol. Retira con cuidado las hojas y hurga entre ellas hasta que la atisba. El momento más placentero del día, que dibuja una enorme U en su boca. La bautizó con el nombre de su mejor amiga del colegio: Elenita.
Elenita se queda inmóvil cuando le escucha acercarse y al menor descuido intenta escapar. Pero él, diestro en aquel juego, la espera, muy quieto, por donde siempre huye y la apresa. Al instante, con mucho cuidado, para no hacerle daño la coge por el dorso, la acomoda en la palma de su mano y la acaricia. Al tacto, la lagartija está fría, suave y resbaladiza. Le gusta esa sensación húmeda que deja en sus dedos.
Las horas se tornan minutos mientras se distrae con ella. En ocasiones, la acerca a su boca y deposita un beso en su alargado y baboso morro. Cuando la noche se posa envuelta en embriagadoras fragancias, la deposita con suavidad sobre la tierra y espera hasta que la ve alejarse buscando su escondite.
Cuando entra en su casa, siempre lo mismo. Voces, golpes, insultos, llantos…
Aquella noche fue diferente. Las mismas voces, los mismos insultos, los mismos llantos; pero esta vez los golpes llegaron hasta él. Sintió el tacto de la fría y resbaladiza mano de su padre en la cara. Sus labios temblaron y sus ojos se bañaron. Probó la salada sangre que manaba de su nariz y un estremecimiento le subió por la espalda. Se quedó frío, muy frío, helado.
Nunca más acarició a Elenita.



Mas relatos en el blog de Tésalo

Comentarios

josealfonso martínez ha dicho que…
Así es. La pérdida de la inocencia se produce, la mayoría de las veces, de la forma más cruel.
Ya lo dijo el filósofo, "el hombre no es malo por naturaleza..."
Y así crecemos, nos formamos y ¿fortalecemos?

Un beso.
MAR SOLANA ha dicho que…
¿Sabes, Mª José? Me he sentido identificada con tu niño porque de siempre me han gustado mucho las lagartijas, lagartos e iguanas...me iba sintiendo feliz con su experiencia de amor a unos bichos de piel y sangre fría...

hasta que ha llegado el golpe... me he sentido golpeada con él y me he quedado acongojada...

¡Muy bien narrado, enhorabuena!

Un abrazo muy fuerte.
DAPHNE ha dicho que…
Estoy total de acuerdo , es una pena , pero así es, en muchos casos por enfermedad o por algún otro problema enseguida se les cae si inocencia .
Besitos guapa.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
- Hace tanto frìo, tanto frío, que no he sentido ya la cara, ni los dedos...
- Se te ha puesto un gesto de quien se retuece.
- Esto solo es frìo, sin embargo. No supone una amenaza, ni tampoco es una enfermedad. Sin embargo, a mì me ha recordado este mal tiempo, que hubo una època en mi vida en que yo escalè montañas
Allà arriba tenìa frìo, sin dudarlo. Ademàs, yo tuve miedo, mucho miedo.

Tèsalo
Ana ha dicho que…
Que relato más duro...Casi he podido sentir ese frío.

Muchos besitos preciosa.
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Qué refugio contra la brutalidad, Elenita, fría y humeda, pero con el corazón calentito.
Inconprensible maldad dirigida al niño, un terror frío le atenaza, mañana acariciará a Elenita, espero.
Tú has puesto sangre en el frío, yo también !qué coincidencia, amiga! Bsitos cálidos
Elena ha dicho que…
Precioso relato Mª José, y perfectamente narrado, me gustó mucho.
Muy original la identificación de frialdad y la característica de babosa de la lagartija, con la mano maltratadora del padre.

Felicidades por el post.
Un beso.
Igraine Cubillana ha dicho que…
Frío... frío es el adios,frío es el silencio, fría es la nada que con la mirada perdida llegá a mí... fría es la lagrima que por mi mejilla resbala por mi caliente piel... besos amiga... me has emocionado¡¡¡¡ Y me has dejado fría...
Manolo Jiménez ha dicho que…
La temperatura está bajo cero, he paseado esta mañana como siempre y te puedo asegurar que acabo de sentir más frío ahora.

Tengo la sangre como la de la lagartija.

Abrazos.
Mimí ha dicho que…
Ay! Qué gracia el del comentario anterior "Tengo la sangre como la de una lagartija" Pues si esperas que alguien te de besitos, vete a buscar al protagonista de esta historia, jejeje.

Ese mostrar el cambio me ha encantado, con lagartija incluída.

Abrazo hasta Córdoba,(me sigue ocurriendo en tu página, que se atasca un montón, ¿mucho peso?).
Ardilla Roja ha dicho que…
Jolín, yo si que me he quedado helada con tu relato. Que final más inesperado. Enhorabuena.

Besos de bufanda
VERÓNICA MARSÁ ha dicho que…
Lagartija, fría por fuera y cálida por dentro. Su amigo, cálido por fuera y frío corazón por dentro.
Aunque el temor ya le había roto la inocencia hacía mucho, la poca que le quedaba se le fue con el golpe. Muy bueno.
Un besito.
M.Iglesias ha dicho que…
El maltrato infantil como causa de perdida de la inocencia. Es curioso que para conducir o para tener un Rotwailer se exija aptitud psicologica y para ser responsable de un niño oficial y legalmente sirva cualquiera.
Lastima, esa bofetada colerica puede que marque toda la vida del muchacho.
Estupendo relato MJ
Besos
Nancy ha dicho que…
Me dejaste triste, triste, muy triste... pero así es la vida para muchos.
Apapachos cálidos
mar ha dicho que…
Impresionante tu relato, a mí también me has dejado fría con el final que ha sido del todo inesperado, que pena que haya niños que pierdan la inocencia a fuerza de golpes.
Un beso de Mar
Carmen... exploradora ha dicho que…
Bestial MªJosé... bestial, duro... y sí... con esa frialdad que deja la crueldad... ese silencio absurdo e injustificable ... donde no pasan ángeles... quizás ni mil demonios... sólo gente... no hay monstruo más feroz...
Me ha impresionado mucho, en serio, es de una ternura seca, del terciopelo áspero...
Un saludo!
MAMÉ VALDÉS ha dicho que…
La inocencia es como una vela en el viento que cuando este la apaga ya no brilla más , un saludo.
Anónimo ha dicho que…
me gusta el relat0...
per00000.....
per0000...
ja, te l0 dire en direct0 maria j0se de las m0renass
jajaj
un besaz0000
si cuand0 me l0 pregunytes, que l0 haras, se me ha 0lvidad0, tan s0l dme una palabra
LAGARTIJAAA
MEDI0 BESAZ00000
MARIA J0SE DE LAS M0RENASS
Susana ha dicho que…
Hola, María José.

Me ha gustado mucho tu relato: esa mezcla de inocencia y cruel realidad y una temática que, además, me conmueve especialmente.

Muy bueno, sí.

Un besote
milagros ha dicho que…
Un precioso relato, conmovedor y desgraciadamente real para muchos niños.
Un abrazo
Pedro Ojeda Escudero. ha dicho que…
Qué dolor en el estómago.
Adelaida Ortega Ruiz ha dicho que…
Hola María José.

Antes que nada pedirte disculpas por mi ausencia de estos días. Cuestiones de falta de tiempo y "sobras" de trabajo.

Tu relato duro y tierno, sentimental y realista a la vez.

Muy bueno, amiga.

Un beso y me alegro de poder disfrutar de nuevo de estar con todos vosotros.

Muak
Simone B ha dicho que…
Ainnsss nena me has dejado triste, pero tienes una pluma maravillosas, me encanta como escribes.

Besos!
Soñadora ha dicho que…
Casi pude sentir esos golpes y esa frialdad que paraliza... que duro y que triste, se quedó sin su refugio seguro.
Besitos,
rosa_desastre ha dicho que…
Que precioso relato, que duro, que frio.
Un beso-bufanda
AnaLaprof ha dicho que…
Voy poniéndome al día en mis lecturas blogueras... me encanta ir de uno a otro...cuantísimos sentimientos llevo leídos en esta noche de insomnio...
Dura tu entrada... losa fría con palabras perfectas...muy bien escrito, me ha gustado mucho amiga...
Besos ya con sueño.
Anónimo ha dicho que…
Que tristeza, lastima que no siguió su amistad con Elenita, quizás fuera la única capaz de demostrarle cariño.

Un frío muy doloroso.

Saludos y disculpa mi demora, pero me he liado un poco con tantos relatos por leer.
maria jose moreno ha dicho que…
Mis queridos amigos. Me coincidió un viaje con la salida del relato, que tuve que programar y a mi llegada intenté ponerme al día leyendo los comentarios del resto de participantes.
Agradezco vuestros comentarios y sobre todo porque veo que he movilizado vuestros sentimientos y eso es bueno pues habeis captado lo que quería transmitir.
No os contesto uno a uno a vuestros comentarios como suelo hacer; perdonadme, pero aún tengo mucho por leer y comentar.
Gracias a todos y un abrazo y beso para cada uno
Emma ha dicho que…
El relato es trágico, y muy triste, odio la violencia, soy su enemiga, que impotencia saber que en el mundo hay casos de violencia infantil, claro está que no solo los niños son receptores de esta, pero ellos son los más frágiles y vulnerables, no se vale que marquen la niñez de un niño... y da coraje no poder hacer nada para remediarlo, y ver que las autoridades no son lo suficiente capaz de darle prioridad a este tipo de casos, hablando por México. Tu relato Ma. José habla perfecto.

sabes, hablando de los animales, de pequeña he odiado y me han dado asco las lagartijas, ranas, iguanas, etc., y principalmente a las serpientes, no puedo evitar sentir asco asía ellos, y en el caso de las serpientes una total fobia, no se no podría ni siquiera tocarlos, me pondría histérica si alguno de ellos tocara mi piel... y sigo con ello, pero en mi infancia fui algo mala con ellos porque los dañaba, pero era algo inconsciente creo yo... hoy sigo con el mismo asco, la verdad los animales no son mi fuerte hablando en general, aunque comprendo que vivimos en un mismo planeta y que se tiene que aprender a vivir en relación, y merecen todo mi respeto, aunque no me agraden del todo, pero no quiere decir que odie a todos los animales... me encantan los caballos, soy una gran jinete y ellos unos preciosos animales, llenos de tanta bondad y amor, los adoro...

todavía no estoy de vacaciones, pero estoy a nada de estarlo, ando retomando el tiempo y aquí me tienes... Un besoO Ma. José que te encuentres de lo mejor y sigue con estupendos relatos que de seguro al igual que a mí, hace hacen reflexionar.
Hola María José;

He visto que me sigues andaba por mi blog corriguiendo alguna que otra cosa, pico en tu avatar, me trae hasta aquí, te he leído algunas entradas, siempre lo hago, la última es increíble, he podido sentir ese frío, en un día helado aquí en Salamanca, y veo algunos comentarios de buenos amigos míos. encantada de dar contigo, ya nos iremos conociendo a través de nuestros escritos, en los cuales dejamos nuestra impronta.

Te sigo y te felicito la Navidad, esperando disfrutes con los tuyos. No sé si me has dejado algún comentario, de no haberlo hecho, no tiene importancia hay más días que romerías, y sí estoy encantada de estar gracias a ti, en tu blog, así nos enriquecemos todos, cada uno con su manera singular de hacer, pero todas muy válidas.

un abrazo

Maite
María ha dicho que…
Gracias por descubrirme, porque así te he descubierto yo también.

Te deseo unas felices navidades llenas de amor y de paz.

Me quedo viendo tu bonito blog.

Un beso.
maria jose moreno ha dicho que…
Enma
Hay mucha gente que le teme a las serpientes, no eres tu sola. A mi me producen escalofrios, al igual que la violencia y sobre todo a los niños. Escalofrios, indignación, agresividad...
Un besazo

Maria Teresa
Gracias por estar aqui. Nos leeremos a menudo.
Lo mejor para ti es mi deseo.

María
Gracias por devolverme la visita y feliz Navidad tambien para ti
Ana ha dicho que…
Hola preciosa...Si Berta quiere llevarse al chico de la vela, solo tiene que pinchar en la imagen, y que se lo traiga...;)
Todos los premios que me han dado los comparto contigo, solo tienes que traértelos.

Muchos besitos y felices fiestas.
CORDOBESA ha dicho que…
Un duro relato que te hiela la sangre como a la lagartija, que pena que no es solo una historia, es realidad que haya niños padeciendo malos tratos y peor aun de sus padres, esto es incomprensible para una persona normal, pero estos seres que maltratan no son normales ni personas. Démosles a nuestros niños mucho cariño y procuremos que su inocencia les dure mucho tiempo, la vida ya se encargara de quitársela cuando llegue su momento. Un beso.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …