Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Este año no hay balance, solo DESEOS

Este año no voy a hacer balance de lo que me ha sucedido. No quiero cansaros contando, de nuevo, algo que todos habéis vivido mano a mano conmigo.  
Este año me  despido con deseos:

De SALUD
          De AMOR
                    De AMISTAD
                             De TRABAJO
                                            De PAZ
                                                      De TRANQUILIDAD
                                                                        De FELICIDAD
                                                                                      De SUERTE
                                                                                                De ESCRITURA
                                                                                                              De LECTURA...

 y de todos aquellos que vosotros queráis añadir.


¡FELIZ AÑO NUEVO!

Pepe Pepino y la estrella del portal

Pepe Pepino llevaba en el planeta tierra desde hacía unos meses. Desde que su padre regresó todo le fue muy bien. Le buscó plaza en el colegio al que iban sus amigos Sergio Colegio, Clara de Huevo y Luis Gafapasta. En un periquete aprendió a hablar como los terráqueos, solo con letras. En  su planeta hablaban mezclando números y letras.  Era finales de diciembre y en el colegio celebraban una fiestas que llamaban Navidad y que él no conocía. Miró en su reloj supersónico y se enteró de que se trataba de la celebración del nacimiento, hacía muchísimos años, de un niño en un pesebre y que luego, de mayor, se convertiría en Jesucristo. 
Estaba muy contento de poder compartir con sus amigos la decoración de la clase y se aplicó poniendo bolas de colores en el árbol, espumillón en las ventanas y echando nieve sobre el pesebre en el que estaban María, la mamá; José, el papá, Jesús, el hijo y, la mula y el buey, rodeados de unos extraños hombres vestidos con pieles.  Al final de la mañana la cla…

La envidia autodestruye

La envidia se define como un sentimiento o estado mental en el que la persona sufre muchísimo por no tener lo que otra posee, bien se trate de bienes materiales, cualidades tangibles o no tangibles... El problema está en que el envidioso trata por todos los medios de hacer sufrir a su víctima. Imagino que os preguntaréis a qué viene hoy hablar de la envidia. Desde que en el año 2011 subí mi primera novela a Amazon, pocas veces he compartido con vosotros comentarios y cuando lo hacía, en mis inicios, solía hacerlo tanto de los buenos como de los malos (por supuesto solo de aquellos que eran constructivos), los malintencionados intentaba olvidarlos y aunque entonces me hacían daño siempre lo justifiqué desde la envidia y de la pobreza e indignidad de carácter de quien se escondía tras ellos amparados en el anonimato. Recuerdo que en una de mis primeras entrevistas radiofónicas a razón de que Bajos los tilos estuviera en el número 1 del top, comenté con la locutora que la novela tenía much…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …

Por quién doblan las campanas

La plaza huele a azahar. Sobre el lienzo azul del cielo, la torre de la iglesia se dibuja hasta el más mínimo de sus detalles. Las campanas repiquetean nerviosas contagiadas del feliz evento. Clara, vestida de blanco inmaculado, entra por la puerta del pórtico sonriente, feliz, decidida a emprender una vida en común con Alfonso. Lo conoce desde que era una adolescente. Se enamoró de sus ojos claros, que contrastaban con su cabello negro, de su nariz respingona, su eterna sonrisa y sus buenas maneras. Detrás de la larga cola de su vestido de novia, unos niños ataviados con finos encajes portan las arras y los anillos con los que sellar el rito del matrimonio. En el altar, Alfonso, henchido de orgullo, espera a la mujer que él escogió para madre de sus hijos, para esposa fiel y amante complaciente. «Yo Alfonso te recibo a ti Clara y me entrego a ti…en la salud y así amarte y respetarte todos los día de mi vida…», dice complaciente y ella se derrite ante su mirada enamorada. Todos …

¿Y si volvemos a contar a nuestros niños el cuento de Caperucita Roja?

El psicoanalista Bruno Bettelheim, en su libro, El significado de los cuento de hadas, plantea que los cuentos infantiles son claves para cubrir determinados intereses y necesidades surgidos en el desarrollo y crecimiento del niño. Los diferentes significados que acompañan a su lectura pueden ser recogidos y aplicados por los infantes, además de ofrecer a su imaginación nuevas dimensiones a la que le sería imposible llegar por sí mismo. Del mismo modo, la temática de los cuentos suele sustentarse en problemas universales que preocupan al niño, ofreciendo una educación moral mediante algo tangiblemente concreto y lleno de contenido.