martes, 13 de diciembre de 2016

Por quién doblan las campanas




         La plaza huele a azahar.
Sobre el lienzo azul del cielo, la torre de la iglesia se dibuja hasta el más mínimo de sus detalles. Las campanas repiquetean nerviosas contagiadas del feliz evento.
Clara, vestida de blanco inmaculado, entra por la puerta del pórtico sonriente, feliz, decidida a emprender una vida en común con Alfonso. Lo conoce desde que era una adolescente. Se enamoró de sus ojos claros, que contrastaban con su cabello negro, de su nariz respingona, su eterna sonrisa y sus buenas maneras. Detrás de la larga cola de su vestido de novia, unos niños ataviados con finos encajes portan las arras y los anillos con los que sellar el rito del matrimonio.
En el altar, Alfonso, henchido de orgullo, espera a la mujer que él escogió para madre de sus hijos, para esposa fiel y amante complaciente.
«Yo Alfonso te recibo a ti Clara y me entrego a ti…en la salud y así amarte y respetarte todos los día de mi vida…», dice complaciente y ella se derrite ante su mirada enamorada.
Todos los día de mi vida, todos los días de mi vida…
Una vida compartida, una vida incomprendida, una vida sin respeto, una vida de maltrato silente…

Clara sale de la iglesia escoltada por seis hombres que le prestan sus hombros. Esta vez, su vestido es de madera pino forrado de seda blanca. Sus hijos de corta edad, ojos claros y pelo oscuro, la siguen vestidos de negro y sollozan sin consuelo ante el desamparo en que su padre los ha dejado.


La plaza huele a azahar y solo se escucha el doblar de campanas.




El 2016 se nos va y por primera vez en muchos años ha descendido el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. ¿Estarán funcionando las campañas de concienciación? 


Hay que terminar con cualquier tipo de violencia: de género, doméstica, escolar, en el trabajo, en internet... 
Educación, prevención y solicitar ayuda especializada son los caminos que hay que recorrer para terminar con esta plaga. 

2 comentarios:

  1. Que bien has unido el hasta que la muerte nos separe con la muerte por asesinato, un mismo escenario y muy pocos actores para una película de corto presupuesto, un drama repetido aunque tu cuentas que son menos a mi cada una me duele mucho. Sigamos pidiendo el fin de cualquier clase de violencia, algún día ganaremos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato , conforme iba leyendo todo era alegría y felicidad y casi terminando pones el punto donde duele y nos dejas esa clave , ojalá los indices fueran de cero mujer asesinadas, entonces podríamos pensar que la sociedad va cogiendo conciencia que la violencia no conlleva a nada solo a dejar pequeños seres indefensos ante la vida y la tristeza de familias .
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Sorteo de LA TRILOGÍA DEL MAL (Completa)

  Mis queridos amigos, como en otros años voy a sortear, coincidiendo con mi cumpleaños, La trilogía del mal (Completa). Una manera d...