Ir al contenido principal

Por quién doblan las campanas




         La plaza huele a azahar.
Sobre el lienzo azul del cielo, la torre de la iglesia se dibuja hasta el más mínimo de sus detalles. Las campanas repiquetean nerviosas contagiadas del feliz evento.
Clara, vestida de blanco inmaculado, entra por la puerta del pórtico sonriente, feliz, decidida a emprender una vida en común con Alfonso. Lo conoce desde que era una adolescente. Se enamoró de sus ojos claros, que contrastaban con su cabello negro, de su nariz respingona, su eterna sonrisa y sus buenas maneras. Detrás de la larga cola de su vestido de novia, unos niños ataviados con finos encajes portan las arras y los anillos con los que sellar el rito del matrimonio.
En el altar, Alfonso, henchido de orgullo, espera a la mujer que él escogió para madre de sus hijos, para esposa fiel y amante complaciente.
«Yo Alfonso te recibo a ti Clara y me entrego a ti…en la salud y así amarte y respetarte todos los día de mi vida…», dice complaciente y ella se derrite ante su mirada enamorada.
Todos los día de mi vida, todos los días de mi vida…
Una vida compartida, una vida incomprendida, una vida sin respeto, una vida de maltrato silente…

Clara sale de la iglesia escoltada por seis hombres que le prestan sus hombros. Esta vez, su vestido es de madera pino forrado de seda blanca. Sus hijos de corta edad, ojos claros y pelo oscuro, la siguen vestidos de negro y sollozan sin consuelo ante el desamparo en que su padre los ha dejado.


La plaza huele a azahar y solo se escucha el doblar de campanas.




El 2016 se nos va y por primera vez en muchos años ha descendido el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. ¿Estarán funcionando las campañas de concienciación? 


Hay que terminar con cualquier tipo de violencia: de género, doméstica, escolar, en el trabajo, en internet... 
Educación, prevención y solicitar ayuda especializada son los caminos que hay que recorrer para terminar con esta plaga. 

Comentarios

Ester ha dicho que…
Que bien has unido el hasta que la muerte nos separe con la muerte por asesinato, un mismo escenario y muy pocos actores para una película de corto presupuesto, un drama repetido aunque tu cuentas que son menos a mi cada una me duele mucho. Sigamos pidiendo el fin de cualquier clase de violencia, algún día ganaremos. Un abrazo
Campirela_ ha dicho que…
Muy buen relato , conforme iba leyendo todo era alegría y felicidad y casi terminando pones el punto donde duele y nos dejas esa clave , ojalá los indices fueran de cero mujer asesinadas, entonces podríamos pensar que la sociedad va cogiendo conciencia que la violencia no conlleva a nada solo a dejar pequeños seres indefensos ante la vida y la tristeza de familias .
Un abrazo y feliz semana.

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…