Ir al contenido principal

La envidia autodestruye






La envidia se define como un sentimiento o estado mental en el que la persona sufre muchísimo por no tener lo que otra posee, bien se trate de bienes materiales, cualidades tangibles o no tangibles... El problema está en que el envidioso trata por todos los medios de hacer sufrir a su víctima.
Imagino que os preguntaréis a qué viene hoy hablar de la envidia.
Desde que en el año 2011 subí mi primera novela a Amazon, pocas veces he compartido con vosotros comentarios y cuando lo hacía, en mis inicios, solía hacerlo tanto de los buenos como de los malos (por supuesto solo de aquellos que eran constructivos), los malintencionados intentaba olvidarlos y aunque entonces me hacían daño siempre lo justifiqué desde la envidia y de la pobreza e indignidad de carácter de quien se escondía tras ellos amparados en el anonimato. Recuerdo que en una de mis primeras entrevistas radiofónicas a razón de que Bajos los tilos estuviera en el número 1 del top, comenté con la locutora que la novela tenía muchos comentarios de cinco estrellas pero que había gente que no le había gustado y entendía las razones que me daban; es más, yo misma dije que hay novelas que a otros gustan pero que a mí no. 
Sin embargo, ayer tuve la última muestra de algo que repito y repetiré hasta la saciedad: «Los malos existen y están a nuestro lado esperando el momento de lanzarnos sus garras». 
Y el envidioso es un ser malvado, inmaduro, insatisfecho, narcisista, que desea lo que precisamente otros tienen...y he tenido que dar con uno o más bien una de estas personas.
Ayer, 24 de diciembre de 2016, por casualidad, entré en Amazon y me encontré con un comentario de 1 estrella al que no hubiera dado valor  si no hubiera sido por lo que decía de ofensivo hacia mi persona. La suerte (no siempre es posible) hizo que pudiera acceder a saber quién se escondía tras el falso nombre de Casiopea y me llevé la sorpresa del siglo. Se trataba de  una escritora con la que creía mantenía una amistad nacida de nuestros mismos orígenes como autoeditadas en Amazon, la misma escritora con la que compartí micrófono casi una hora en una tertulia de la taberna galáctica, y con las que mantuve bastantes conversaciones. Esta escritora dice de mi novela y de mí :
«Mala literatura. Personajes planos y poco creíbles. Suspense forzado. Mal escrito, no, lo siguiente. La persona que lo ha escrito debería dedicarse a otra cosa. Me ha dado vergüenza ajena leerlo, bueno solo he coseguido leer la mitad o menos. Es insufrible. De esta autora, si es que así se puede decir, no pienso comprar nada más. Debería plantearse volver a escribir algo en el fturo porque es ridículo».
Mientras que en el 2013 (antes de que yo firmara con editoriales) puntuaba con 5 estrellas una de mis novelas. Pero lo importante no es ese matiz, sino la diferencia del tono y cómo hablaba de la novela, detallando lo que le había gustado, lo que había sentido y no de mí persona (juzgad vosotros mismos):
«Tenía muchas ganas de leer esta novela y, aunque no he terminado de leer la que tenía entre manos en el momento de comprar Bajo los tilos, no he podido reprimirme y la verdad no me ha defraudado en absoluto, todo lo contrario, me ha encantado. Es una novela corta, me la he leído en dos tardes. Tiene una lectura rápida y fluida. Su trama está muy bien hilvanada y te mantiene con la intriga hasta el final. La historia de Elena, la madre de la protagonista, me ha llegado al corazón y se mantendrá ahí porque al fin y al cabo todos somos víctimas de nuestro destino. Hay gente que piensa y siente que su camino tenía que haber sido otro muy distinto y cuando quieren rectificar ya es demasiado tarde. Recomiendo su lectura totalmente».
Por supuesto, no voy a dar su nombre aunque guardo documentos gráficos de todo lo que os he contado, porque no soy malvada como ella, aunque esta vez sí creo que merece la pena escribir, aunque sea unas líneas, sobre el asunto porque me sirve a mí de catarsis y a todo el que lea esto, de reflexión de lo que tanto voceo: «nunca perdáis  de vista  que quien os hará más daño siempre será alguien relativamente cercano a vosotros».
La envidia mata, autodestruye y esta escritora ha comenzado ya su fase de autodestrucción.  Sus malintencionadas palabras hacia mí, no solo hacia la novela, así me lo indican. Sobre todo porque no tiene la valentía de hacerlo en directo, con su nombre por delante, razonando su opinión y enfrentándose a su envidia. 
Para mí, desde este momento has dejado de existir. Siempre intento alejarme de la gente tóxica, no me conviene para crecer y ser feliz.

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…