Ir al contenido principal

Pepe Pepino y la estrella del portal





Pepe Pepino llevaba en el planeta tierra desde hacía unos meses. Desde que su padre regresó todo le fue muy bien. Le buscó plaza en el colegio al que iban sus amigos Sergio Colegio, Clara de Huevo y Luis Gafapasta. En un periquete aprendió a hablar como los terráqueos, solo con letras. En  su planeta hablaban mezclando números y letras. 
Era finales de diciembre y en el colegio celebraban una fiestas que llamaban Navidad y que él no conocía. Miró en su reloj supersónico y se enteró de que se trataba de la celebración del nacimiento, hacía muchísimos años, de un niño en un pesebre y que luego, de mayor, se convertiría en Jesucristo. 
Estaba muy contento de poder compartir con sus amigos la decoración de la clase y se aplicó poniendo bolas de colores en el árbol, espumillón en las ventanas y echando nieve sobre el pesebre en el que estaban María, la mamá; José, el papá, Jesús, el hijo y, la mula y el buey, rodeados de unos extraños hombres vestidos con pieles. 
Al final de la mañana la clase estaba preciosa, el sol que atravesaba el cristal de la ventana hacía que el espumillón plateado y dorado, rojo, verde, amarillo y azul reluciera con un brillo especial. Pepe miraba hipnotizado tanta belleza desconocida para él hasta ese instante. Observó que el resto de niños se situaban alrededor de la maestra. Pegando saltitos fue hacia ellos. Todos rebuscaban en la caja que hasta hacía poco contenía los adornos. La señorita Maripili estaba muy nerviosa. Pepe le preguntó a su amiga Clara de Huevo, ¿qué pasaba? Ella le explicó que no encontraban la estrella que había que poner encima del pesebre, que era la que guiaba a los hombres de buena voluntad hasta el lugar del nacimiento del Niño Jesus. 
Pepe no lo pensó dos veces, en unos cuantos saltos fue hasta su nave, habló con su papá y, al poco, viajaron hasta el cielo para coger una estrella de las más pequeñitas. Con mucho cuidado la metieron en una caja especial y regresaron. Todo había transcurrido en un pis-pas.  Al llegar a la clase, los amigos se lamentaban porque su nacimiento no tenía estrella y ese año no iban a ganar en el concurso de belenes del colegio. Entonces, Pepe Pepino se acercó con decisión al portal de Belén y con mimo sacó la estrella de la caja y la depositó encima del pesebre de corcho. Al instante toda la clase se iluminó con una luz celestial. Los compañeros y la maestra lo abrazaron dándole las gracias por lo que había hecho y él se ruborizó.  Desde ese día Pepe Pepino pasó a ser el «Niño de la estrella».
© María José Moreno, 2016

Comentarios

Ester ha dicho que…
Un cuento precioso, la integración han llegado a la galaxia y la esperanza renace . un abrazo
Campirela_ ha dicho que…
Un cuento donde la imaginación va tan lejos que traspasa la galaxia , me ha gustado la frase donde Pepe va con una nave con su papa hasta el cielo para coger una estrella para el pesebre ... lindo , lindo .
Gracias por dejarnos este bello cuento.
Feliz Año Nuevo 2017

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…