Ir al contenido principal

¿Y si volvemos a contar a nuestros niños el cuento de Caperucita Roja?




El psicoanalista Bruno Bettelheim, en su libro, El significado de los cuento de hadas, plantea que los cuentos infantiles son claves para cubrir determinados intereses y necesidades surgidos en el desarrollo y crecimiento del niño. Los diferentes significados que acompañan a su lectura pueden ser recogidos y aplicados por los infantes, además de ofrecer a su imaginación nuevas dimensiones a la que le sería imposible llegar por sí mismo. Del mismo modo, la temática de los cuentos suele sustentarse en problemas universales que preocupan al niño, ofreciendo una educación moral mediante algo tangiblemente concreto y lleno de contenido.

Llevamos muchos años asistiendo a un acoso y derribo de la literatura infantil clásica —los llamados cuentos de hadas—, tachados de sexistas, clasistas, inadecuados, alarmistas…etc. Sin embargo, a veces es bueno echar la vista atrás, hacia aquello que por clásico no deja de tener vigor, porque ahí puede que esté la enseñanza que queremos transmitir. 
En 1697, Charles Perrault, recogió en un volumen de cuentos, una leyenda de tradición oral surgida en Centroeuropa, con la intención de prevenir a las niñas de encuentros con desconocidos. Se trata de el cuento de Caperucita Roja que pretendía remarcar los peligros de las niñas cuando abandonaban el poblado seguro y se adentraban en el bosque. Simbólicamente es muy rico: 
Caperucita Roja representa la ingenuidad pero también el atrevimiento, la transgresión de la norma. De hecho, la capa roja indica al mismo tiempo inocencia y pasión. 
El camino a casa de la abuela simboliza los peligros de conlleva transitar por parajes desconocidos.
El lobo representa la maldad, las malas intenciones de los sujetos que pueblan ese camino. La abuela es un claro ejemplo de lo fácil que es hacerse pasar por otro, esconder la identidad propia y  la feliz mamá, crédula, confiada de su hija, que no solo no toma precauciones sino que la expone aunque sea de manera inconsciente al peligro.

En la actualidad no sé que uso se hace de este cuento —yo sí recuerdo habérselo contado a mi hija—, pero tengo claro que es de plena vigencia. Basta con que lo adecuamos a la realidad diaria y su moraleja, «no fiarse de las personas en general pues no sabemos sus intenciones», seguirá siendo válida. 
Son muchos niños los que se se adentran en el mundo virtual (el bosque), ingenuos, inocentes y, al mismo tiempo, atrevidos, con ansia de conocer qué hay más allá de la pantalla sin que sus padres adviertan el peligro que conlleva. Los acosadores en general, depredadores psicológicos, sexuales (los lobos), acechan por los rincones de las redes sociales a la espera de saltar sobre sus víctimas. Pero no lo harán directamente sino con engaños, con juegos, con golosinas irresistibles para ellos que nunca rechazarían.  Más adelante, se disfrazarán de personas cercanas (la abuela), y aunque  intenten cerciorarse de que realmente están tratando con alguien de confianza, su inmadurez les impedirá advertir el peligro y caerán de pleno en las garras del lobo, del depredador. ¿Y dónde estaba el cazador que salva a la niña y mata al lobo? Por desgracia para muchas de estas niños, en la actualidad, el cazador no apareció y sucumbieron. No hubo un final feliz.
Y por eso me reitero en que siguiendo la tradición oral debemos levantar la voz, pregonar los peligros que se derivan de una mal uso de Internet; crear estrategias, dotar de armas suficientes (cazadores) que ayuden a nuestras/os Caperucitas/os a comprender lo arriesgado de caminar por ese frondoso bosque virtual, a fin de que lo hagan con seguridad y sin «entablar conversaciones con extraños».


 

Comentarios

El club de las lectoras ha dicho que…
Buenas tardes, me ha llamado mucho la atención tu entrada ya que he realizado varios estudios sobre los cuentos.
Concretamente, el cuento de Caperucita Roja no está catalogado por los expertos como cuento maravilloso ya que no cumple las características de los mismos.

Estoy completamente de acuerdo en que los cuentos siempre están contextualizados en el tiempo y son muy útiles para los niños aunque su primera misión no fuera esa ni estuviera dirigido a los niños.

Un mundo, el de los cuentos, impresionante.

Un saludo
Le encantaba ese cuento a mi hija. Aunque me pedía que se lo contara sin dientes, porque jugaba a comermela cuando llegaba lo de que dientes más largos
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Y es el tema de este jueves.
http://molidelcanyer.blogspot.com.ar/2016/11/convocatoria-juevera-para-el-jueves-1.html

Creo que alguna gente debería recuperar el disfrute por las buenas historias. Y esta lo es. Es cierto tu planteo, sobre que es una clase de advertencia. Creo que el lobo de cuento era un ser inofensivo, en comparación con los simbolicos. Era peligroso pero eso estaba en su naturaleza.
Bien planteado.
Ester ha dicho que…
Este cuento y otros del estilo son conocidos por los niños aunque no se los hayan contado, es como el que nunca ha escuchado a los Beatles pero todos saben quienes son, y muchos de estos cuentos fueros ideados para adultos, por eso son tan crueles y tristes. Y dicho esto soy defensora de ellos y en mi casa estan todos. Abrazos
Mónica-serendipia ha dicho que…
En el cuento de Caperucita, la malvada siempre me ha parecido la madre ¿por qué deja que su hija vaya sola a casa de la abuelita si sabe que tiene que atravesar un bosque donde hay lobos? :-))))
Bromas aparte, me ha gustado la metáfora. Volvamos a contar el cuento, si damos información a nuestros hijos (de manera adecuada) no solo les ponemos sobre aviso sino que les dotamos de herramientas que pueden usar para su protección y defensa. La información es poder, eliminarla del cuento deja agujeros peligrosos. Bss
rosa_desastre ha dicho que…
Reinventarse, eso es, para que los niños no te llamen antigua. Tendré que aprender a darle la vuelta a los cuentos. Un besazo.
Luisa Fernanda Barón ha dicho que…
Una genial interpretación de este clásico cuento.
Es muy importante que nuestros niños se queden con lo esencial. Hay que encontrar la manera de llamar su atención para que vean el peligro.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Fue por casualidad que vi la relación con lo que acababa de escribir en la tercera novela de la Trilogía. Gracias por comentar.Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Yo también lo hacía con mi hija y le encantaba que imitara las voces. Gracias por venir hasta mi blog. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
No lo incluí en el jueves porque lo vi demasiado largo ;-) Besos y gracias por leerme
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Espero que de esta manera o de otra concienciemos a nuestros niños de los peligros que pueden existir en el bosque virtual. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Jajaj yo también pensé eso de la madre pero en verdad es que no llega al alcance de los peligros que puedan existir. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Tomar conciencia de la manera que sea. Tenemos que modernizarnos. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Luisa, por venir hasta mi casa, ahora tuya, también. Besos
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Coincido con Demiurgo con que el tema se enlaza con el del jueves de Inma, no lo encontré demasiado largo. Quizás los pro y los contra de los cuentos con moraleja dependa del punto de vista desde donde se los analice: como fantasía simbólica o desde una segunda visión más literal que pueda resultar contraproducente. Creo que debe prevalecer el sentido con el que la puedan llegar a entender los niños.
Un fuerte abrazo y gracias, te lo reitero por aquí, por sumarte a mi propuesta de la tarjeta.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …