Ir al contenido principal

El mal desde la banalidad

Desde el funcionario perfeccionista que con su rigidez en los tramites burocráticos impide a un ciudadano que pueda conseguir un objetivo vital; el padre que con sus catálogos de normas basados en códigos ideológicos estrictos empobrece la vida de sus hijos; el marido que antepone dolorosamente las formas al fondo en la vida de la familia, hasta los señores de la muerte de los campos de concentración nazis, todos son productores de mal banal.
En todos ellos, podemos observar que sólo importa el objetivo que se ha de cumplir, el trabajo a realizar, sin valorar si los medios o la forma que se emplea para ello es causante de sufrimiento. Ignoran, porque no perciben, el dolor que causan sus acciones, porque son ciegos a la presencia de la personalidad. “era mi deber, respondía de la misión encomendada, necesario para su educación, cumplía ordenes…”.
¿Qué interpretación tienen estas conductas?
En estos individuos, no existe la percepción del Otro como persona. No se ha internalizado al hijo, al prisionero, a la esposa, o al administrado como seres humanos iguales a el, sino como objetos que transitan en el camino de sus objetivos.
El mal banal no es productor de placer para quien lo produce porque, a diferencia del perverso, no se dirige a los afectados con ese fin o como medio de obtenerlo en él, sino que resulta necesario para conseguir unas metas que nada tienen que ver con ello.
Cuando en Israel, en el proceso que se le había instruido, se le demando a A. Eichmann el porque del exterminio de judíos bajo su dirección, respondió que “cumplía ordenes”, extendiéndose en un relato pormenorizado de los excelentes resultados obtenidos con su personal implicación en la materialización de las ordenes recibidas.
En ningún momento había pensado en las consecuencias de esas órdenes. En las mentes banales, por otro lado absolutamente normales desde la óptica de la responsabilidad, no se es capaz de representarse la licitud moral de las ordenes, de los valores ideológicos o de las normas, cuando a la postre es el único indicativo valido para evaluar la conducta que pretende ejecutar.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Esta clase de maldad es de las que siempre encuentran una justificacion. Utilsaberla pero dificil de acusar
antonio.medina ha dicho que…
La justificacion es "precisamente" lo que hay que desmontar con argumentos que hagan patente que el objetivo perseguido, siempre, es menos importante que el daño que se esta causando.
La obediencia debida, el trabajo a ejecutar....no resiste el aforismo de Kant de "haz con los demas lo que te gustaria hicieran contigo"
maria josé moreno ha dicho que…
Yo siempre he encontrado muy difícil establecer el límite entre aquellos comportamientos que son fruto de la maldad en general y aquellos otros, que desde fuera también son visto e interpretados como comportamientos malvados pero no lo son ¿existiría alguna clave para diferenciarlos?
Creo que ese hecho es clave para poder seguir hablando de este tema
antonio.medina ha dicho que…
¿Cuales son los que se ven y no lo son?. Solo los que, en las explicaciones dadas, el daño causado es involuntario y esta regido por el respeto hacia la integridad de los demas.
La conducta banal tiene una caracteristica esncial y es que se actua e interactua con los emas sin "Empatia"
M. Iglesias ha dicho que…
Si la diferencia es la falta de empatia, ¿Realmente existe el mal banal?. ¿Puede alguien actuar, tomar decisiones, ordenar o regir las conductas de los demas sin un minimo de interiorizacion de sus acciones y consecuencias?.
La justificacion de las consecuencias de los actos solo seria valida caso de ser profundamente sincera en la creencia de su necesidad
a.medina ha dicho que…
Es que la falta de empatia es, precisamente, lo que señalas "no ponerse en el lugar de Otro", no preocuparse, por ceguera emocional, de lo que otros sienten.
El Mal es o banal o perverso. Lo demas es daño involuntario, pero no mal.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …