Ir al contenido principal

Diario de un médico interno residente

Caso real:

JUNIO…un domingo de guardia de urgencias. El almuerzo ha sido cortesía del hospital que malpaga nuestro sueldo. Gracias a dicha comida, la sobremesa atendiendo pacientes está siendo especialmente agradable. Urgencias… pura acción, decisiones rápidas, salvar vidas. Así me quería imaginar las urgencias antes de ser residente y tener responsabilidad en esas decisiones rápidas y en las vidas de los demás. Ahora, con toda la sangre de mi cuerpo intentando digerir y siendo mi primera guardia, sólo quiero que llegue la hora de irme a casa sin acción de por medio.

Son las 16 horas. Cuarenta grados a la sombra. Domingo. ¿Por qué la gente no ha tenido en cuenta estos datos metereológicos y ha decidido pasar el domingo en urgencias y no en cualquier otro sitio? Será por solidaridad con los que estamos allí.

La sala de espera parece el metro en hora punta.

De pronto irrumpe un celador en la consulta, empujando una camilla con una señora, entradita en carnes, junto con su hija, “entradita y salidita” de carnes. Ambas brillando de sudor. Derritiéndose.

- Si esta señora viene en camilla, seguro que es importante. – Me preparo el cuerpo para atender una verdadera urgencia. La sangre que me queda alejada del estómago palpita en mis sienes. Se dilatan mis pupilas. Respiro hondo. Tengo una urgencia.
- Dígame que le pasa, Jacinta. - Y Jacinta comienza a abrir la boca para articular palabra al tiempo que levanta un dedo, cuando su hija arranca a hablar como si le hubieran apretado el interruptor de encendido.
-
Pues verá doctor, mi madre, que se ha caído.
- Y, ¿dónde le duele?, - inicio la historia clínica. – En la espalda. – Responde su hija como activada por un resorte, mientras Jacinta vuelve a fracasar en su intento de contar su propia historia.
-
Verá usted, mi madre es que tiene muchas cosas, incluida “hernia de jato”, hernia “del” disco, “diabetis”, y “anginas en el pecho” que no se le quitan desde hace años.
- ¿Tiene la tensión alta?, - completo la entrevista.
- No.
- ¿Qué medicamentos toma?
- Pues toma “cosas” para todo lo que le he contado, y unas “pastillas para la tensión”.
- Pero, ¿no me ha dicho que no es hipertensa?
- No, la tensión alta no la tiene, doctor, ¿no ve usted que toma pastillas para eso?

Las sienes me palpitan, y también la boca del estómago. Aprieto los puños. Respiro rápido ahora. No tengo una urgencia, tengo una tarde tonta…

- Bien…Dígame, ¿cuándo se ha caído su madre?. –La pobre Jacinta para este momento ya había desistido de intentar hablar sobre sí misma.
- Se cayó en Abril.
- ¿EN ABRIL?!!!

Las urgencias… pura acción, rapidez en la decisiones, salvar vidas.

Comentarios

maria jose moreno ha dicho que…
Gracias Alberto por inciar este tema. Os estais enfrentando a vuestros primeros pacientes y seguro que tendreis multitud de anectodas para compartir con nosotros, pero no olvideis que en una relación medica hay dos personas, el médico y el enfermo. Encantada de conocer la vuestra, pero tambien está este foro abierto para escuchar al enfermo. Me encantaría saber que opinan ellos. besos
M. Iglesias ha dicho que…
Jajajajajajajjajaja, perdonar la exclamacion pero solo tiene un comentario........Bienvenido al mundo real de la medicina!!!!!!!!!
Todo un abanico de escenas desde las mas dramaticas hasta las dignas del corral de la comedia, aunque al final un dia de guardia siempre hay algo que hace que haya merecido la pena.
P.D.: muy buena la escenificacion del caso clinico :-)
Anónimo ha dicho que…
Lo mas importante de la anecdota es el hecho de que ese "residente" no ha perdido el sentido del humor ni la capacidad de comprension. enhorabuena

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …