Ir al contenido principal

«Te quiero solo para mí»





Muchos estudios advierten que los jóvenes presentan carencias serias para percibir la violencia psicológica en sus relaciones de pareja, siendo el amor la variable que más confusión introduce, llegando a confundir AMOR con VIOLENCIA.
El 80% de las chicas y el 75% de los chicos creen que se puede agredir, hacer sufrir y causar daño a alguien que se quiere.
9 de cada 10 adolescentes admite que ha ejercido violencia psicológica sobre su pareja; sobre todo agresión verbal, conductas dominantes y comportamientos celosos.

El acoso, el seguimiento con llamadas de teléfono, por WhatsApp y a través de redes sociales, no son identificados por la juventud como violencia. Ven normal compartir las contraseñas con sus parejas y que estos/as les miren el móvil. 

Está claro que la violencia es violencia venga de donde venga y vaya dirigida contra quien vaya.

La adolescencia (preadolescencia, adolescencia temprana y adolescencia tardía) es una importante etapa de cambio que comprende, aproximadamente, de los 8 a los 19 años. Una época en la que se producen grandes cambios físicos, adquisición de roles, construcción del autoconcepto y la autoestima y desarrollo de la conciencia social. Una época crítica en el desarrollo humano y, como tal, de gran vulnerabilidad. 

Poner freno a la violencia en esta etapa es prevenir para el futuro y depende en gran medida de los ADULTOS. La prevención mediante la EDUCACIÓN en IGUALDAD, la NO DISCRIMINACIÓN y el RECHAZO DE LA VIOLENCIA DE CUALQUIER TIPO es la única solución. Mientras, LOS PADRES son los observadores externos de esos comportamientos, los que los detectan y los denuncian. Sin embargo, antes deben reconocer esos SIGNOS que indican que su hijo puede estar siendo maltratado física o psicológicamente por su pareja.

¿Piensas que le pueda estar sucediendo a tu hijo? ¿Quieres comentarme algo al respecto?  

Comentarios

Campirela_ ha dicho que…
Buenas noches muy buen escrito sobre la violencia de genero pero yo iría un poco más lejos , y el problema y no hablo de encuestas tan bien esta dentro del hogar de esos adolescentes que ven un acoso de sus padres el uno hacía el otro , y como siempre se ha dicho lo que ves a prendes , así que yo empezaría por los padres dando una muestra de convivencia en el hogar y ver de cerca las actitudes de sus hij@s y corregirlas a tiempo antes de que sea demasiado tarde pero en ambos sexos.
Un abrazo.
Ester ha dicho que…
Me asusta este tema, porque creo que está ocurriendo y no hacemos nada para detenerlo, no entiendo la violencia ni el placer que les proporciona, cuando leo sobre ello me sorprende el vocabulario que emplean, la suficiencia con la que hablan de sus compañeros y la defensa que hacen de su comportamiento mandón. Un buen tema del que se tendría que hablar mas. Abrazos

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…