Ir al contenido principal

Alicia y el teorema de los monos infinitos





Sinopsis
Alicia es una joven viuda que dedica sus días al cuidado del viñedo que heredó al fallecer su marido. Tras años de soledad, decide probar suerte en la búsqueda del amor a través de Internet. Después de varias decepciones, irrumpe en su vida Marco, un enigmático y endiabladamente atractivo… ¿¡corso!? Bajo el sol mallorquín, surgirá entre ambos una conexión instantánea y darán rienda suelta a su pasión. Sin embargo, algo no encaja, Marco es demasiado bueno para ser verdad. ¿Qué esconde bajo esa maravillosa fachada? ¿Cómo ha podido fijarse alguien tan perfecto como él en alguien tan corriente como ella? Esas cosas no pasan a los 39 años.
Alicia y el teorema de los monos infinitos es una cautivadora historia de amor manchada por el vino, la pasión, la intriga y el humor.


SOBRE LA AUTORA


Mayte Uceda (Asturias, 1967). En 2013 publicó su primera novela, Los Ángeles de La Torre, un romance con tintes paranormales y que tuvo una excelente acogida entre los lectores. Su segunda novela, Un amor para Rebeca, que vio la luz en 2014, se mantuvo durante más de sesenta días consecutivos entre los diez ebooks más vendidos de Amazon, y ha sido traducida al inglés y al alemán por AmazonCrossing.
Después de vivir durante seis años en Madrid, regresa a su Asturias natal donde vive actualmente con su marido y su hijo en un privilegiado enclave de la costa asturiana.

@MayteUceda
facebook.com/MayteUceda
mayteuceda.blogspot.com

Mi Opinión 
Sabía que Mayte escribía esta novela desde que el éxito, tras muchos años de esforzado trabajo, tocó a su puerta con su novela Un amor para Rebeca. 
Cuando Planeta se puso en contacto con ella, apenas tenía esbozado el que iba a ser el primer capitulo y aún así,  se comprometió a escribirla en tiempo record para que viera la luz en un sello tan famosos y conocido. La novela, además, conllevaba una ardua tarea de investigación el tema de los viñedos y fabricación del vino que Mayte solventó yendo a las fuentes; hecho que se ha visto reflejado en su novela.
Leí su primer capítulo, hace casi un mes y me atrapó. Nunca imaginé que la novela estuviera escrita en primera persona y narrada de una manera tan desenfadada. Ya, por aquel entonces, me recordó algo que había leído y no supe ubicar.
Cuando me llegó el libro de Mayte desde la editorial no pude ponerme con él porque estaba enfrascada en las última revisiones de mi novela, pero desde el viernes que terminé con ese asuntó, me metí de lleno en la novela, 48 capítulos no numerados sino precedidos de una frase ocurrente y muy a propósito de lo que sucede en cada uno de ellos y ayer, a las dos de la madrugada, terminé con sus 460 páginas.
La novela tiene un título muy peculiar, que a mí me gusta mucho, y que se justifica en sus inicio con el llamado Teorema de los monos infinitos. A partir de ahi, conoceremos a la protagonista: Alicia, una viuda de 39 años empeñada en sacar adelante un viñedo heredado de su marido Alfredo. Conoceremos a su excéntrica hermana Virginia, divorciada, que vive con ella, a Milo, el perro de su difunto marido con el que no hace muchas migas, a los empleados del viñedo y, también, conoceremos todos sus problemas tanto a nivel económico como personal. 
Alicia se siente sola y sabe que su hora está pasando si no le pone remedio. Está dispuesta a encontrar el amor de su vida, pero no sabe como hasta que Nina se lo pone en bandeja. Desde este momento asistimos con Alicia de la mano a sus miedos, incertidumbres, meteduras de pata, frustraciones, emociones intensas que nunca había experimentado dudas y más dudas. Todo ello aderezado y salpicado de diálogos ocurrentes y atrayentes con su hermana y su amor, Marco. Tampoco podemos perder de vista a su Ello y a su SuperYo plasmados en las figuras de Natasha y Dimitri con los que disfrutado sobremanera.
Conforme avanzaba en la lectura llegué a descubrir a qué novela me recordaba. Cerré los ojos, reviví lo leído y supe que delante tenía a la Katherinh Pancol española, que nos atrapó con su especial manera de relatar en su trilogía: Los ojos amarillos de los cocodrilos, el vals lento de las tortugas y las ardillas de Central Park están tristes los lunes. 
La novela de Mayte atrae sobre todo por su frescura, por la manera que tiene de contar desde lo cotidiano a lo excepcional (inefable el diálogo sobre ¿cómo se lleva ahora?). Magníficamente escrita, esta novela denota la madurez que la autora ha conseguido, y que yo he seguido paso a paso, desde su primera novela porque ambas crecimos en la famosa generación indi que sin saber cómo comenzó a publicar en Amazon y se alió para que la mutua ayuda nos alzara, como así fue.
Sin querer entrar en más detalles para no destripar nada, deciros que esta novela va a dar mucho que hablar, que Mayte se ha convertido en una excelente escritora y que la novela, aunque encuadrada en novela romántica, tiene muchos más elementos para atraer que la pura relación entre los protagonistas. Os la recomiendo, porque pasaréis un buen rato con su lectura.
Para colmo, cuando ya la había terminado, leí los agradecimientos y sin esperarlo, me topé con mi nombre. Conocía la generosidad de Mayte Uceda y supe cómo era cuando la desvirtualicé en Gijón, cuando acudió a la presentación de mi novela Bajos los tilos. Pero Mayte, esto no se hace, que una ya tiene cierta edad y a esas horas una se impresiona y acaba perdiendo el sueño pensando en todo lo bonito que le ha pasado en los últimos 11 años. 
Te deseo toda la suerte del mundo, aunque esa ya la tienes por ser como eres.







Comentarios

Mayte F. Uceda ha dicho que…
Un beso enorme. Gracias por estar ahí. Ahora tengo mucha curiosidad por Katherin Pancol :-)
Yennely ha dicho que…
no la conocía, gracias por la reseña.
Besos
Mayte Esteban ha dicho que…
Yo sigo escuchando a Dimitri y Natasha en mi cabeza, no sé si eso se pasará algún día, le preguntaré a Mayte. La novela está genial, perfecta para este verano, para el otoño, el invierno... Veo que también te ha encantado a ti y espero que se anime mucha gente con ella.
Un beso

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …