Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Personaje invitado








El chico pelirrojo creyó oír un ruido y se escondió a toda velocidad detrás de las cortinas. Desde su escondite veía  parte de  la habitación iluminada por el resplandor de la chimenea. La caja fuerte se había quedado abierta y en el suelo, el señor Parker estaba en la posición que había quedado después de que él le asestara un golpe con el atizador de la chimenea, con la mala fortuna de que se diera en su caída con el pico de la mesa de mármol en la que el señor exhibía su colección de pipas; ahora, desparramadas por el suelo. 
Con el corazón desbocado, apretaba con todas sus fuerzas el collar de brillantes que había robado y que le serviría para que aquellos desalmados que habían raptado a su novia la dejaran en libertad. Se lamentó de haber perdidos unos minutos embelesado por la belleza de la joya, que se le antojaban cruciales para poder haber huido. Ya no escuchaba nada. Le parecía que el silencio era absoluto y por tanto el momento para salir de aquella habitación. Con sigilo se adentró por el pasillo que llevaba a la cocina para escapar por la puerta de servicio. Cuando iba a salir escuchó unos chillidos y unos pasos aligerados. Alguien había descubierto el cadáver del señor Parker. Comenzaba su carrera  cuando un dóberman le cerró el camino, lo miraba con fijeza enseñándole los dientes y le lanzaba  unos gruñidos espeluznantes.
—¡Alto o disparo! —dijo Monsieur Poirot con el arma en la mano apuntando al joven.
—No dispare —respondió con voz trémula el chico pelirrojo girándose y levantando las manos.
—Aquí tenemos al asesino —explicó el detective muy ufano mirando a la señora Parker. 
La señora Parker contemplaba la escena con incredulidad. No entendía cómo había sucedido aquella tragedia en unos pocos  minutos. Su marido se había levantado de la mesa después de cenar para buscar un puro que ofrecer a su invitado, el detective Hércules Poirot y, ahora estaba muerto. Fue hasta el ladrón, le arrancó el collar y dirigiéndose al detective le dijo:
—Por esta vez, su teoría no se va a cumplir, el asesino no es el mayordomo es lechero—dijo con típica flema inglesa.
—Ce vulgarité! —exclamó defraudado retorciéndose el bigote, el detective.
La señora Parker le dio la espalda y cuando se alejaba musitó:
—¡Belga tenía que ser!
 Más relatos e invitados en el blog de Loquita con diploma

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…