Ir al contenido principal

Viaje a La Rioja: Los Monasterios I

Las tierras de La Rioja están pobladas de monasterios, precisamente su historia puede ser narrada a traves de estos lugares que durante años constituyeron se conformaron como centros responsables de la difusión cultural y religiosa.  Aunque de algunos sólo quedan unas pocas piedras, son muchos los que aún continúan conservando su edificio y actividad de comunidad religiosa,  y sobre esos os contaré alguna que otra cosa curiosa que me ha sorprendido en su visita.
Comenzamos. En este mapa de La Rioja he señalado en rojo las ciudades cons monasterios y monumentos que he visitado, y en un círculo azul, el lugar dónde pernoctábamos. Como podeis comprobar tenía una posición estratégica para poder movernos de un lado a otro. De todas maneras, las distancias entre unos lugares y otros no llegan a más de 40 kilómetros el más alejado.
Primer día 
Tras llegar a Azofra nos dirigimos a la " Real Casona de la Amas" un hotel pequeño, tan sólo 16 habitaciones, y confortable, incluído en el listado de hoteles con encanto, edificado sobre un palacete del siglo XVII y atendido por unos jóvenes muy cordiales y atentos ante cualquier cosa que les decíamos. Os dejo algunas fotografías del hotel. 
Tras deshacer las maletas nos dirigimos a Santo Domingo de la Calzada. Este pueblo forma parte importante del Camino de Santiago y data del siglo XI.  Allí visitamos  La Catedral fue creada en el año 1158 para acoger los restos de santo Domingo de la Calzada que falleció en el 1109. Esta catedral no tenía torre. La que ahora podemos ver, su torre barroca, exenta, y fue edificada en el 1767, de setenta metros de altura, se ve a muchos kilómetros a la redonda. En el interior de la catedral, destaca el coro, plateresco; el sepulcro del santo y el gallinero. Imagino que conocereis la historia del gallo y la gallina, famoso milagro del santo:
"Cuenta la tradición que entre los muchos peregrinos compostelanos que hacen alto en esta ciudad para venerar las reliquias de Santo Domingo de la Calzada, llegó aquí un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell, procedente de Ad Sanctos (Xanten en la diócesis de Münster, pero hasta 1821 del Arzobispado de Colonia). La chica del mesón donde se hospedaron se enamoró del joven Hugonell, pero ante la indiferencia del muchacho, decidió vengarse. Metió una copa de plata en el equipaje del joven y cuando los peregrinos siguieron su camino, la muchacha denuncio el robo al Corregidor. Las leyes de entonces (Fuero de Alfonso X el Sabio) castigaban con pena de muerte el delito de hurto y una vez fue prendido y juzgado, el inocente peregrino fue ahorcado. Al salir sus padres camino de Santiago de Compostela, fueron a ver a su hijo ahorcado y, cuando llegaron al lugar donde se encontraba, escucharon la voz del hijo que les anunciaba que Santo Domingo de la Calzada le había conservado la vida. Fueron inmediatamente a casa del Corregidor de la Ciudad y le contaron el prodigio. Incrédulo el Corregidor contestó que su hijo estaba tan vivo como el gallo y la gallina que él se disponía a comer. En ese preciso instante el gallo y la gallina saltando del plato se pusieron a cantar. Y desde entonces se dicen los famosos versos: SANTO DOMINGO DE LA CALZADA, DONDE CANTO LA GALLINA DESPUÉS DE ASADA"
En el Archivo de la Catedral se conserva un documento de 1350 con indulgencias que 180 Obispos conceden " a la Catedral de La Calzada, donde hay un gallo y una gallina blancos, a quienes devotamente giren en torno al sepulcro del Santo, recitando el Padrenuestro, Avemaría y Gloria". Por supuesto lo hicimos, por si acaso....



Por las fechas en que nos encontrábamos había expuesto un precioso belén napolitano (siglo XVIII), lleno de mitología y simbolismo, con  curiosas figuras además de las típicas, como el demonio, la tentación...

Coincidió que Santo Domingo estaba en fiestas y alrededor de la Catedral habían colocado puestos medievales que le daban un ambiente espectacular. Podías trasladarte a épocas antiguas , incluso disfrutar del noble arte de la cetrería.



Contunuará...



Comentarios

Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Conocía la leyenda, crueles tiempos aquellos, siempre me quedó la incerteza de saber qué fue del muchacho, ki,ki,ri,ki, se lo pregunatré al gallo de la caterdral. Por algo la llaman de la Calzada, caminito de Santiago.

Cuenta cuenta, María José, bonito albergue, bellas rapaces...y de los caldos y el yantar, ¿qué me dices? Besitooos viajeros.
Elena ha dicho que…
Qué bonitos sitios Mª José, me das mucha envidia.
España guarda tantos lugares con encanto que nos pasaríamos la vida descubriendo nuevos rincones sin salir de ella.
Conozco la leyenda que comentas, pero no recuerdo el final, un día de éstos lo investigo y te cuento.
Bonitas fotos.
Se ve que has disfrutado.

Un beso guapa.
Adelaida Ortega Ruiz ha dicho que…
Lo cierto es que la mayoría de veces, se mantienen en la memoria con mayor nitidez las anécdotas, las impresiones, las vivencias y las historias escuchadas en un lugar, que la propia imagen de los monumentos y lugares que visitamos.
Al pasar el tiempo,de estos últimos recordamos su belleza... la impresión que nos causaron y vagas formas guardó nuestra retina, pero nunca se desvanecen las sensaciones vividas allí.

Me alegro de que tu viaje te haya reportado buenos recuerdos para el futuro, y por supuesto bellas ideas para narrarnos.

Un beso.
Fibonacci ha dicho que…
Me viene de perillas lo que has escrito...mi proximo viaje de veraneo es precisamente "La rioja"...te seguiré leyendo...gracias.
Un saludo
Belkis ha dicho que…
Gracias María José por tan intersante reportaje y todo lo que gracias a el he aprendido. Disculpa que no haya venido antes a visitarte, pero ya sabes el tema de mi salud.
Te dejo un abrazo
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias a todos por dejar vuestros comentarios y un abrazo enorme a Belkis, que espero se reestablezca muy pronto.
Besos
Anónimo ha dicho que…
no tenía ni idea de esta leyenda...por cierto, ¿crees en las casualidades no-casuales?
pues mira, maria jose, después de que me contaras eso de el códice y tal..en la dos vi un reportaje...bueno lo intuí, más que verlo, a cerca de sato domingo...¡¡¡lo que son las cosas!!!
y por cierto, gracias por aguantarme y contarme lo que realmente me interesaba...
besos.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …