Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Intimidad amenazada


Helen apaga la luz.
A oscuras se sienta delante de la ventana, a la misma hora todos los días. Expectante aguarda los cinco minutos que faltan para que den las 9 de la noche. Ajusta el objetivo del telescopio y prepara la cámara de fotos.
Cinco minutos después, en un distante edificio, una lámpara se enciende en una de las habitaciones de un piso situado en la décima planta. La persiana subida y la claridad de la estancia dejan al descubierto la intimidad de Karen. Ella está segura de que nadie la observa. No tiene edificios cercanos, lo que ampara su libertad de movimientos. Como todos los días al llegar a casa, se quita la ropa, la tira con descuido sobre la cama y se pierde por la puerta que da al cuarto de baño. A los diez minutos, sale desnuda y se pasea sin pudor por el dormitorio, ajena a todo y a todos.
Click, click, click… el ruido de los disparos llena el vacío recinto. Helen es hábil con la cámara y las fotografías recogen el bello cuerpo desnudo de Karen. De frente, de lado, de espalda, el pecho…la colección de sus fotos, crece día a día.
Cuando le propusieron aquel trabajo dudó, pero su carrera como detective privada estaba en sus inicios y no podía despreciar tan buen ofrecimiento económico. Una compañera de Karen, en la empresa farmacéutica donde ambas trabajaban, quería destruir su excelente reputación hurgando en su intimidad, buscando trapos sucios que sacar a la luz, ultrajando su vida personal. Y ella, por dinero, se había prestado a un mes de seguimiento: Hasta el momento no había encontrado nada con lo que poder saciar el ansia de venganza de su clienta. Aquel era su último día.
De pronto Helen observa cómo Karen se cubre con una fina bata de color blanco y descalza se encamina hacia la puerta de la calle. Alguien debe haber llamado, piensa, mientras la sigue con el telescopio y prepara, de nuevo la cámara enfocando con el zoom más potente que posee, hasta que vislumbra con nitidez los rostros. Una mujer pelirroja aparece ante su ojos, se saludan y nada más cerrar la puerta, se besan impúdicamente. Helen dispara ráfagas sucesivas de fotos, con la respiración agitada y presa de sus sentimientos advierte que unas lágrimas escapan de sus ojos empañando el objetivo.
—Venga cariño, ya son las doce, deberías acostarte.
—Ahora no puedo. Tengo a Helen muerta de celos y he de resolverlo —dice Marta a su marido riendo.
—¿Helen celosa? ¿No me digas que se ha enamorado de Karen?
—Sí. Surgió así, sin más, ella fue tomando las riendas de esta novela y me ha llevado a ello.
—Bueno, tú las creas, tú las destruyes, tú hurgas en sus vidas y las conviertes en lo que qué deseas. Esa es tú recompensa por tantas horas como pasas tecleando en el ordenador. No tardes, te espero despierto —le dice su marido, dándole un apasionado beso en la boca, aperitivo de lo que vendrá a continuación.

Una cortina se descorre unos centímetros en la ventana de enfrente. Nadie lo advierte. Tras ella, alguien con unos prismáticos ha contemplado el pasional beso entre ambos y espera paciente el momento de su satisfacción sexual.
Acecha a Marta hasta que cierra el ordenador, se levanta y se dirige a la alcoba. Orienta los gemelos hacia la ventana contigua, y entre penumbras, sin parpadear, intuye más que ve como se desnuda y se mete en la cama…



Para curiosear en otras intimidades en el blog de Gustavo en micro

Comentarios

Elena ha dicho que…
Otro excelente relato que nos regalas Mª José.
No sé si felicitarte o darte las gracias, mejor las dos cosas.

...y un besito.
Mercedes ha dicho que…
Un relato bien escrito, ingenioso e intrigante. Lo he disfrutado desde el principio al fin sin respirar. No es fácil contar tanto y tan intensamente en un relato corto. Enhorabuena.
Un abrazo.
maria jose moreno ha dicho que…
Elena
Gracias a ti por pasar por mi casa a leerme y por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado
Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Mercedes
He intentado entrelazar distintas meneras de violar la intimidad, unas más consentidas, la del detective, el escritor... y otras perversas, como las del clásico mirón.
Un beso
El Drac ha dicho que…
Interesante e inquietante relato, aunque me quedé con ganas de "ver" más, ojalá siga la serie. Un abrazo
maria jose moreno ha dicho que…
El Drac
Te quedaste con ganas de "ver" mas ???? ...jeje, de cual de las intimidades jejeje
porque hay unas pocas al retortero.
Besitos
Princesa.triste.115 ha dicho que…
Sigo tu blog y me encantan todos tus relatos.
Enhorabuena
Un saludo
maria jose moreno ha dicho que…
Gracias princesa por seguirme. Visité tu blog y me encontré muy a gusto alli.
Un beso
LUNA ha dicho que…
Buenas historias, cada una desde un ánulos,pero las dos desde la ventana....
Muy buenas.
Besitos
maria jose moreno ha dicho que…
Eso pretendía, distintas intimidades ultrajadas desde un mismo ángulo de visión y plantear el problema de las distintas realidades.
Besos
Anónimo ha dicho que…
Hubiera preferido, que esta historia dentro de una historia, continuase indefinidamente.

¿Quien serà esa pelirroja? ¿Què aspecto habrà tenido esa cliente de Helen?

¡Me has atrapado totalmente Maria Josè!

Tésalo
CORDOBESA ha dicho que…
Nos has dejado con la intriga.
Como me gusta leer lo que escribes, es que se me hace corto, siempre dejando incógnitas para que cada cual siga trabajando la imaginación.
Un abrazo cielo eres estupenda.
CAS ha dicho que…
BRILLANTE!!! sí, y me has dejado entreverada en esa maraña que bien has armado entre ficción y realidad. Continuará? porque da para mucho más.
Un fuerte abrazo.
Any ha dicho que…
Que difícil armar un relato como este desde diferentes ángulos! Aqui se mezclan curiosidad, maldad, pasión, trampa ... todo girando alrededor de una ventana (de dos mas bien jajaja). Muy bien logrado.
Me uno a la inquietud popular, continuará?
besos
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Ventanas indiscretas, prismáticos, teleobjetivos potentes, la impúdica invasión de las intimidades, voyeurs sin excepciones, sin éticas, curiosos de vidas ajenas. Genial María José, me atrapaste en esas ventanas. Eso pide mááás. Bsitooo.
José Ignacio ha dicho que…
De momento es lo mejor que he leído. Desde luego es una opinión particular.
Todos somos observados de una u otra manera. El gran hermano es social.
La intimidad está en peligro.
Un saludo
Susurros de Tinta ha dicho que…
¡¡¡Eso si es que saber darle un giro a la historia!!!, con lo curiosa que soy, de repente me cambias de historia dejando la otra a la mitad, pero me enganchas en la segunda con la sorpresa de los paralelismos, y casi se me olvida que me moría por saber que va a hacer ahora Helen con las fotos y su desilusión!, perfecto relato, muy, pero que muy superado Hitchcock, que ya hubiese querido esta historia para una peli suya, ya me extraña que nuestra amiga Nátali no te lo nombrara en su comentario, jeje, miles de besosssssssss.
Anónimo ha dicho que…
Preciosa e intrigante historia en la que unos en aras de su profesión violan intimidades ajenas, como la detective, otros las violan para satisfacer una curiosidad malsana, otros crean historias de violación de intimidades y todo en el reducido ámbito de unas habitaciones y unas mirillas al exterior que son las ventanas.
Me ha encantado tu historia.
Un abrazo.
César ha dicho que…
Como voyeur incorregible me interesa saber más de tu historia.
Bonito e ingenioso engarce de dos distintas formas de violar la intimidad.
maria jose moreno ha dicho que…
Tesalo
Me alegra de que te haya atrapado la historia. Quizas para que sepas quien es la pelirroja tendria que continuar la historia ...jejej
Gracias
maria jose moreno ha dicho que…
Cordobesa
A veces es mejor dejar el relato abierto para que cada uno continue su historia, en este caso era necesario para poder engarzar tantas vidas medante uans ventanas.
Un besazo
maria jose moreno ha dicho que…
Cass
Me lo estoy pensando. Creo que sería una buena temática para algo más largo. Gracias guapisima por tus palabras.
Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Any
Pues si el clamor popular lo quiere igual lo continúo..jeje no creo que haya problema en armar una svidas alrededor de este relato.
Besitos
maria jose moreno ha dicho que…
Natali
Seguirá, no se cuando pero seguirá. Hay que ver para lo que da la ventana indiscreta...jeje
Besitos
maria jose moreno ha dicho que…
Susurros
Tocaya vaya palabras bonitas acerca de mi relato...me gustan y me animan. Ojalá fuera mejor que la de Hitchcok, pero de todas manera me agrada la comparación.
Besitos
maria jose moreno ha dicho que…
Jose Ignacio
Espero que siga siendo de lo mejor del día. Tu comentario me ha sorprendido y por supuesto agradado.
Gracias Jose
Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Pepe
Era eso lo que pretendía, jugar a descubrir intimidades ultrajadas desde distintos angulos y por persona smuy diferentes. Veo que el juego entre fantasia y realidad ha gustado. Me alegro.
Gracias y un besazo
maria jose moreno ha dicho que…
Cesar
No sabia que eraas un voyeur...jaja pero intentare saciar tu ansia de mirar...jejeje
un besazo
alfredo ha dicho que…
La intimidad con el texto, que genera otra intimidad y dentro de esa, otra... hasta donde?

Relato muy cinematográfico, pero eso sí, en blanco y negro.

Besos
Mimí ha dicho que…
Muy ingeniosa matruska de intimidades, secretos guardados bajo llave.

Abrazos, ya ves que hoy me toca ponerme al día.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …