Ir al contenido principal

Sábados literarios de Mercedes





Se trata sobre todo de realizar un pequeño cuento en el que un descubrimiento científico, o la utilización de una técnica por primera vez sea el germen o centro del texto.


Conduce esta semana Juan Manuel Rodríguez de Sousa

http://rodriguezdesousa.blogspot.com/

El palo de mesana

Ian Osterloh, investigador de la empresa farmacéutica Pfizer, trabajaba en un nuevo medicamente para la angina de pecho. Era un potente vasodilatador por lo que su efecto terapéutico sobre los vasos coronarios era más que manifiesto. Ian, estaba muy orgulloso de los resultados que el ensayo clínico estaba teniendo en la fase I, II y III. Ahora venía la fase IV, el ensayo en humanos.
Reunidos en el despacho del director del proyecto de investigación, discutían la población en que sería probado el medicamento. Estaban de acuerdo con que la muestra estaría constituida por varones, puesto que el ángor es más frecuente en ese sexo, y con edades comprendidas entre cuarenta y sesenta años. El lugar fue escogido al azar. Haciendo girar un globo del mundo, el dedo de Igor se depositó en Gales en una zona llamada Merthyr Tydfil.
Robert Meyer trabajaba en una de las fábricas aeronaves de Merthyr Tydfil, ciudad situada al sur de Gales. Tenía un buen sueldo pero muchas bocas que alimentar. En los quince años que llevaba casado con Martha había tenido siete hijos, por lo que con mucha dificultad llegaban a fin de mes.
Aquella mañana al llegar a la fábrica se fijó en un anuncio que había en la puerta de los vestuarios. “Se buscan varones de entre 40 y 60 años sanos, para estudio clínico. Excelente remuneración. Interesados llamen al teléfono 12345678”
Robert, no lo dudó. Dentro de un mes sería Navidad y necesitaba dinero para los regalos para los niños. Llamó al teléfono y concertó una cita.
Le visitó el propio doctor Ian Osterloh, que tras hacerle una detallada historia clínica y una extensa exploración, le aceptó en el estudio. Le dio una caja sin nombre con siete pastillas de color azul. Tenía que tomar una antes de acostarse. Y volver a la semana. El doctor le indicó que antes de marcharse debía de pasar por caja para que le pagaran lo que le correspondía. Cuando volviera a la semana le darían el resto
Robert, muy contento con la gratificación económica que le habían dado en el bolsillo se fue a trabajar a la fábrica y se olvidó del asunto. Como era su costumbre poco después de las cinco regresó a su casa donde Martha le tenía preparada el pack de cervezas que solía beberse tumbado delante del televisor. Cenó a las ocho y sin cambiar sus hábitos a las diez y media se acostó.
Ya en la cama, recordó que tenía que tomar la pastilla y a escondidas se levantó. A su mujer no le había contado nada, porque sabía que no hubiera estado de acuerdo con que formara parte del experimento.
No llevaba ni media hora dormido cuando su mujer le despertó.
—Robert, ¿estás bien?
—Sí, Martha. ¿Qué te pasa?
—¿A mí, nada? Y ¿a ti?

—Nada.
—¿Nada? Pues, toca tus partes bajas que algo le ocurren.
Roberto bajó la mano hasta su miembro y al instante lo retiró cómo si le hubiera dado un calambrazo.
—¡Dios, mío! ¿Qué me pasa? Una intensa dureza me saludaba como si fuera un mástil.
—Robert, estás… Deberíamos aprovechar… no te parece…
A la mañana siguiente, su mujer le miró seductoramente y con ojos lascivos. ¡Estaba encantada! Robert, a su vez se sentía muy orgulloso de cómo se había portado su muchachito.
Noche tras noche, su mujer esperaba a que el mástil se desplegara en toda su extensión. A la semana, Robert fue a ver al doctor tal como le había indicado y sobre todo para cobrar la parte que le quedaba por participar en el ensayo.
De nuevo le hicieron pruebas de todas clases, y preguntaron y repreguntaron para averiguar si había tenido algún efecto secundario. Robert, negaba una y otra vez. Nada de lo que le decían le había sucedido. Le pasaron con el doctor Osterloh.
—Veo que no ha tenido ningún efecto secundario, ni enrojecimiento, ni dificultad respiratoria, ni eccemas …
Robert, le interrumpió.
—Ahora que lo dice, yo no he notado nada ningún efecto adverso, pero mi mujer sí.
—¿Cómo? ¿Su mujer? —preguntó sorprendido el investigador.
—Cosa extraña en ella, pero todas las noches ha querido jugar con el palo.
—¿Con el palo?
—Lo que le digo, doctor. Antes ella no quería, pero ahora no sé si será por la pastilla azul o porque ha dado casualidad, adora ver como mi simple verga (1) se transforma en el palo de Mesana (2). ¿Usted me entiende? —dijo guiñando un ojo.

“Los hombres que reciben tratamiento contra la disfunción eréctil deberían dar las gracias a Robert Meyer y demás trabajadores de Merthyr Tydfil, la villa galesa donde en 1992, durante unas pruebas efectuadas con una nueva droga contra la angina de pecho, surgieron los efectos secundarios que desafiaban la gravedad

(1) La verga es una percha giratoria, generalmente cilíndrica, que, colocada por la parte de proa de un palo o mástil, sirve para asegurar el grátil de una vela, a fin de poder tensarla fácilmente y orientarla de acuerdo con el viento.
(2) Palo de mesana es un palo situado detrás (más cerca de la popa) que el mástil principal o palo mayor.






Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No me digas que así descubrieron el viagra, cuando comencé a leer tuve miedo que muriera, en cambio veo que fue muy feliz.
Muy interesante tu relato.

Besos, que tengas un lindo finde.
Misk ha dicho que…
ajjajaa, coñe con la pastillita!!!
salud
M. Iglesias ha dicho que…
hay que ver el juego que dan los efectos secundarios,
¡Qué bueno! ADemás me gusta que hayas mezclado varios inventos: la viagra... el efecto de la gravedad. jajaja.

Me ha gustado, es gracioso. Y está escribo bien.
Muchísimas gracias por participar.
Un beso,
Juanma
Markosblues13 ha dicho que…
Nahhh...! Todos sabemos que muchos descubrimientos cientifícos son producto de la casualidad...ahora mismo solicitaré una dotación de esas pastillas con efectos secundarios jejjee! Bien por su texto compañera, ingenioso y divertido.¡ Saludos!
atte.
Markos
maria jose moreno ha dicho que…
La palabra “serendipity” se encuentra hoy en los diccionarios de inglés y su noción se ajusta muy bien a numerosos casos de descubrimientos científicos, que se producen “por casualidad”, que se encuentran sin buscarlos, pero que no se habrían llegado a realizar de no ser por una visión sagaz, atenta a lo inesperado y nada indulgente con lo aparentemente inexplicable.
Esto es muy frecuente en la ciencia y eso era lo que yo quería plasmar.
Gracias a todos por vuestras palabras.
M. Iglesias ha dicho que…
jejeje, lo mejor de la palabra serendipity es su version cinematografica.... ¿la habeis visto?
Viva las casualidades!!!!!!
Anónimo ha dicho que…
Mºº Joaè, la historia que has contado me pone, delirante. Y esta vez, juro que no he tomado nada.
De naùtica sè màs bien muy poco.
Pero puede `mucho màs, la fantasìa. Un saludo,

Tèsalo.
chonoman ha dicho que…
Muy bueno, hasta el desenlace me has tenido con el alma en vilo, ya veía a la mujer viuda.
Besotes.
Paola.
Mimí ha dicho que…
Me ha hecho muchísima gracia eso de ..."Tendremos que aprovechar".
Muy bien contado e ingeniosas metáforas.

Un fuerte abrazo
Susurros de Tinta ha dicho que…
Así es la ciencia, muchos de los "descubrimientos" se hicieron al buscar otra cosa, muy acertado elegir este, jajaja, me has hecho sonreir, no más que a su esposa imagino, jajaja, miles de besosssssss.
CAS ha dicho que…
Excelente como has aprovechado la propuesta para demostrar una vez más tu creatividad y lo bien que escribes. Es un placer pasar por aquí.
Un abrazo afectuoso.
maria jose moreno ha dicho que…
Vuestras palabras me animan a seguir escribiendo que es lo que más me gusta.
Yo tambien he disfrutado leyendo todos vuestros relatos pseudocientífico...
Besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …