Ir al contenido principal

LA MUJER DE UN SOLO HOMBRE A.S.A. Harrison


Cubierto otro género en el reto "Semi" Genérico






LA AUTORA
La canadiense A. S. A. Harrison, autora de cuatro obras de no ficción, debutó en el género de la novela con La mujer de un solo hombre, que se convirtió en un gran éxito internacional. Aclamada por el público y la crítica como uno de los mejores thrillerspsicológicos de los últimos años, se traducirá a veintinueve idiomas. Harrison falleció en 2013, poco tiempo antes de la publicación de este libro. Vivía en Toronto con su marido, el artista plástico John Massey.

SINOPSIS


Si la pareja ideal existiese, Jodi y Todd serían un modelo del género. Tras más de veinte años juntos, viven en Chicago en un amplio apartamento situado en la planta 27, con unas vistas espectaculares al lago Michigan. Todd posee una pequeña empresa constructora y Jodi, psicoterapeuta, puede permitirse trabajar unas pocas horas al día recibiendo a sus pacientes en casa. El resto del tiempo se dedica a sus clases de Pilates, a cocinar platos exquisitos y a pasear a Freud, su adorado golden retriever. Sin embargo, la idílica relación entre Jodi y Todd parece tener algún punto vulnerable. Aunque ninguno de los dos sea consciente de ello, ciertos hechos amenazan con estropear su apacible existencia. Y cuando por fin Jodi reconoce que su vida se está yendo a pique, la sensación de haberlo perdido todo se apodera de ella y un abismo de sombrías posibilidades se abre ante sus ojos.

Esta primera obra de A. S. A. Harrison supone uno de esos casos excepcionales en el mundo de la edición. Publicada en un formato sencillo y con limitados recursos de marketing, la novela fue ganando impulso gracias a la recomendación directa de los lectores hasta convertirse en uno de los fenómenos del último verano en Estados Unidos y sumar más de un millón de ejemplares vendidos en países de habla inglesa. Narrada en capítulos que alternan las perspectivas de los dos protagonistas, La mujer de un solo hombre es una inquietante indagación en la fragilidad de una pareja, pero también, y sobre todo, una historia de suspense que mantiene al lector en vilo hasta el último y definitivo impacto.



MI OPINIÓN

Había leído mucho sobre esta novela cuya autora no pudo ver publicada su obra. Una novela que se ha convertido en un fenómeno de masas en territorio americano.

Me llamó la atención en primer lugar la construcción capitular, en la que cada capítulo estaba precedido por un ELLA o un ÉL, en función de quien tuviera el protagonismo del narrador omnisciente. Poco a poco vamos conociendo a Jodi, una psicóloga que pasa consulta en su casa y anclada en una rutina que la mantiene segura y complacida y de su marido Todd, un constructor más buscador de novedad y no tan feliz como su mujer de la que está enamorado a su manera. La aparente armonía de la pareja se ve perturbada por la infidelidad de Todd, con una chica muy joven, hija de un íntimo amigo. A partir de este momento el ordenado mundo de Jodi se desvanece llenándose de sombras y alterando de tal modo su vida que la convierte en otra persona, una que ni ella misma conocía. Con el transcurso de los capítulos vamos viendo a esa nueva Jodi y también, a ese nuevo Todd, acuciado por los acontecimientos, nada que ver con los que la autora nos presenta al comienzo del libro y que culminará con un final inesperado, no solo por lo que sucede sino porque cuando cerramos las páginas del libro aún nos seguimos haciendo preguntas. 
En ese sentido considero que tiene un final bien trazado con interrogantes que nos llevan a realizar nuestras propias deducciones. A mí, personalmente, me encantan este tipo de finales.
Novela muy bien escrita, interesante, entre el genero intimista y la intriga psicológica, donde los personajes están trazados de manera brillante y con un final de película. 

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…