Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Supersticiones



En la consulta del psicólogo

—Dígame su nombre.
—Trece
—Y, señor Trece, ¿qué le  ha traído a consulta?
—Me siento muy desgraciado. Todo el mundo me mira mal. Nadie quiere salir conmigo. Parece que soy un apestado y me ignoran, hasta el punto de que me están borrando del mapa
—Vayamos con calma, todo eso que me cuenta son atribuciones irracionales.
—De eso nada. Mire, cuando estoy esperando en la ventanilla de alguna oficina y me llaman no me dicen señor Trece sino doce más uno. ¿Se imagina la humillación que eso significa para mi autoestima?
—Quizá el problema sea ese, necesita reforzar su autoestima.
—¿Y cómo lo hago si hasta en los edificios altos no existe la planta trece?
—La confianza está en uno mismo. Señor Trece tiene usted que aprender a quererse.
—Si yo me quiero, son los otros los que no me aceptan.
—Eso es paranoia.
—Que no. Esto ya viene desde muy antiguo. ¿Usted sabe quien era Hesíodo?
—Claro.
—Pues ese señor advertía a los labradores que nunca comenzaran a sembrar en el día trece, por no hablar de lo que se lió en la Última Cena con los trece comensales…
—¿Tiene novia?
—No. Ya le digo que todos huyen de mi lado.
—Bien. Compruebo que tenemos mucho trabajo por delante. Si le parece nos vemos en una semana.

Trece se despidió de su psicólogo  esperanzado. En la sala de espera, pidió cita para dentro de una semana y se fijó en una chica muy guapa que esperaba mientras hojeaba una revista. Se enamoró perdidamente: su pelo, su cara, su nariz respingona… Lo mejor era no perder la ocasión. Probaría suerte. Se le acercó y se presentó:
—Hola, soy Trece.
La chica pestañeó varias veces y se sonrojó. Parecía tímida. Trece pensó que había encontrado a su media naranja. 
—Soy Martes. Encantada de conocerte —susurró.
Le ofreció la mano y Trece la tomó entre las suyas. Una corriente eléctrica pasó entre ambos y les provocó un escalofrió. Rieron nerviosos.
Se levantaron y embobados salieron de la consulta. Ya no se encontraban solos. Se sentían fuertes estando juntos.
Aún no lo sabían pero se hablaría mucho de ellos y de sus hechos. El destino cruel y juguetón los había juntado para atormentar a los humanos.

© María José Moreno 2014   







Comentarios

Maria José Feria Ruiz ha dicho que…
Qué preciosidad, María José !! Harían como dijo Benedetti: "... aceptar tus sombras, enterrar tus miedos...".
No sería tan mala unión, acuérdate que todos los martes y trece, en un día tan conocido por la mala suerte, en la iglesia de San Lorenzo de nuestra ciudad, según manda la tradición se rinde devoción a la Virgen de los Remedios, que de tres deseos te concede uno con seguridad. Habrá que probar !!
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Los culpables son algunos humanos, que creen que los demás días están libres de la mala suerte.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Pues no conocía eso que me cuentas. Me voy a informar y como dices no estaría mal darse un paseo por allí ese día. Gracias tocaya por estar aquí. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Jejeje en efecto ahí reside nuestra ignorancia con la que vivimos bastante mejor. Un beso
juan ha dicho que…
Yo naci un 13, y mi hijo un 13 y cumplimos el mismo mes de diciembre. ¡El 13 es una maravilla! Ahora conocer una marciana (de martes) debe ser un subidón ja! ja! saludos para ti María Jose
juan ha dicho que…
perdón hay muchos juanes j ré
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Me gusta tu relato. Me ha recordado a mi padre que era muy supersticioso.
Mi único matrícula de honor la
conseguí examinábdome en martes y trece.
Como siempre, gran final.
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Muy bueno. Si encima se encuentran con Viernes, ya se monta un lío. Un abrazo
Leonor ha dicho que…
Me ha encantado, en tu estilo humorístico.

Un abrazo.
Javier Núñez ha dicho que…
Me ha gustado mucho. Ágil y divertido y ese toque de esperanza para todo el mundo. Incluido el numero mas despreciado. Felicidades!!!
Tracy ha dicho que…
¡Qué preciosidad, Mª José!
Me ha encantado,muy original y divertido.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Para ti veo que mi número 13 es genial. Me alegro, fuera supercherías!!!
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Almudena y por lo que cuentas me parece que martes y trece es algo bueno para ti. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Pues estuve tentada de hacer un trío jajaja. beoste
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ya sabes que alterno lo trágico con el humor, y a veces lo mezclo. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Javier por acompañarme y comentar mi relato ;-) Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Al pobre 13 lo tenemos loco en los blogs jajaja. Gracias. Un beso
Yessy kan ha dicho que…
Me gustó ese toque de humor y fortaleza de tu protagonista. Una trama muy buena con el 13 y el martes . =)
Besos
Carmen Andújar ha dicho que…
Bueno, al menos encontró su media naranja.
Muy chulo el sentido del humor que has puesto en la historia.Y es que todos nos merecemos una oportunidad; aunque te llames trece.
Un abrazo
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
jaja... esa es la actitud!... la fuerza de voluntad y las ganas de salir adelante entusiasmados por la cercanía del amor hará que esos dos olviden sus complejos e inseguridades... ¡seguro que sí!
Un abrazo Ma José.
Erik Mole ha dicho que…
Menos mal que dijiste que no estaba inspirada Me ha encantado. Gracias por escribir
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Una forma divertida de afrontar la mala suerte. Gracias. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ya sabes Carmen, siempre hay una parte positiva ;-) Un besote
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Nunca fue más efectivo un psicólogo jajaja. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Estos relatos me sirven de distracción y ejercitan mi mente. Gracias por venir a comentar. Un abrazo
Juan Carlos ha dicho que…
Espectacular, amiga. Esa escena de Don Trece y Doña Martes conociéndose en la sala de espera merece un cortometraje, jaja.
Pero tengo mis dudas sobre la buena relación, porque creo que Don Trece tiene un lio con Miss Friday ...
Disfruté tu relato. Besos.
Max Estrella ha dicho que…
Y si se casaron, ¿cuándo lo hicieron?...absolutamente genial...llevado a un terreno inesperado...me encanta...para releer y degustar.
Besos
LAO Paunero ha dicho que…
Buenísimo relato María José!! Me gustó muchísimo!! Lo que hace suponer es que los dos se deben haber ahorrado mucho dinero de la terapia......
Alfredo ha dicho que…
Muy estimulante, pero creo que insuficiente para el que todavía no ha encontrado a su chica en la consulta. Buen diálogo alrededor del 13 con final de cuento... ¡¡COMO TIENE QUE SER!!
Besos
Montserrat Sala ha dicho que…
Querida M. José: al pan pan i la vino vino.Tu eres escritora,no lo puedes disimular.
un relato original, muy bién redactado. Me encantado. Desde Vien, dondo me encuentro, un saludo a un recuerdo.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
¿Te lo imaginas? y si aparece Miss Frady sería una novela romántica jajaja
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ni se casaron ni se embarcaron como reza la tradición. se hicieron pareja de hecho ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Claro hicieron terapia de pareja jajaja. besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Bueno todo es ponerse igual algún día aparece tu media naranja en el lugar que menos esperas ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Monserrat, la verdad es que lo pasé genial escribiéndolo ;-)
San ha dicho que…
Se rompió el mal agüero, martes y trece unidos, se ve que hasta despertaron a tus musas dormidas. Muy bueno M! Jose y muy agil el diálogo.
Besos.
Anónimo ha dicho que…
Trece y martes, Se juntaron el hambre y las ganas de comer. Esa unión que los hace frágiles por separado tal vez les proporcione una solidez considerable unidos. Tal vez acaben como sugiere Juan Carlos en un ménage a tròis con Miss Friday.
Divertido texto, María José,
Un fuerte abrazo.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 2 años

Han pasado 365 días en un soplo.  Casi no me he dado cuenta y Alberto cumple hoy su segundo año de vida.  Acabo de releer la entrada que hice para felicitarle en su primer año y terminaba diciendo que Alberto era «todo un personaje». Hoy puedo afirmar que así es.  Un año en el desarrollo de un niño, a esta edad, es muchísimo tiempo y este segundo año se caracteriza porque la bipedestación les hace dejar de ser bebés. Se hacen mayores. Por un lado te gusta porque la interacción con ellos es tremenda, por otro te da penilla que dejen esa etapa de dependencia total.

El telefonillo de la puerta de la calle suena y cuando miro por la pantalla veo su cara con una gran sonrisa y con sus bracitos empujando la puerta. «abrir, abrir».  La alegría  llega a casa.  Sale del ascensor como un caballito desbocado nervioso porque no sabe dónde me va a encontrar. Cuando me ve me abraza y me dice «hola, yaya» o sale huyendo para que vaya corriendo tras él y cuando lo pillo y lo alzo ríe a carcajadas. Supongo …