Ir al contenido principal

Este jueves un relato: La máquina del tiempo




El azar hizo que aquella tarde la visitara su prima Alice, a la que no veía desde hacía bastante años. Tras ponerse al día de lo acontecido en sus vidas decidieron hacer algo interesante con  idea de pasarlo bien y celebrar el reencuentro.
En el periódico encontraron el anuncio de una feria que habían ubicado a las afueras de la ciudad. Entre risas y cotilleos subieron al coche. Nada más llegar, Alice vio una atracción que llamó su atención: La máquina del tiempo.
Sofía, partida de la risa, se dejó convencer por su prima para entrar. Entre las sombras distinguió una extraña máquina de bellos colores, iluminada por una potente luz que caía del techo, que podía albergar a un pasajero. Se dirigió hacia dentro hasta que un hombre de edad indefinida, pero con muchas arrugas en su rostro, la detuvo:
—Donde quiere ir señorita, hacia atrás o hacia delante.
No lo había pensado. Miró a su alrededor, se fijó en un cartel muy bonito de otra feria en la había una gran noria en primer plano y difuminado en el fondo la carpa de un circo, también destacaba una fecha: 1954, precisamente la de su nacimiento
—Quiero ir a ese año, 1954 —dijo señalando el cártel.
—¿Estás segura?
—Sí —dijo divertida mirando a su prima.
Entró en la máquina, incrédula de que aquello funcionara. El hombre la tapó con una cúpula de cristal. Cerró los ojos y un ruido ensordecedor se apoderó de la estancia.
Apareció en la habitación de un motel. Una joven que le recordaba a las fotografías de su madre cuando era joven, retozaba en la cama con un hombre. Se ocultó tras la cortina para no ser descubierta. Sabía que había llegado al momento de su concepción. Su madre siempre le había dicho que había sido concebida en un motel, en una noche loca de amor. Y aquella parecía serlo. La pareja entre gemidos y suspiros llegó al clímax.
Su padre, hasta ese momento vuelto de espaldas, se giró para coger un cigarrillo del paquete que había en la mesita de noche y, entonces, pudo comprobar que su padre no era su padre, sino su tío, el padre de Alice.  El grito que escapó de su garganta  fue callado por  ensordecedor ruido; cuando abrió los ojos estaba en la carpa y el hombre le decía:
—“A los curiosos los disgustos suelen venirle a granel. La curiosidad empieza, nos domina y una vez
 satisfecha, ya no queda
 de ella siquiera el placer,
 pero quedan sus peligros
 que has de evitar por tu bien”

Comentarios

Juan Martín-Mora Haba ha dicho que…
Muy bien, María José. Parece no ser conveniente, en algunos casos, hurgar en asuntos del pasado, que pueden modificar el presente. La novela que tengo entre manos, va de algo así, pero al revés. Es decir, de un pasado conocido, hacer lo posible para que no contamine el presente.
Yessy kan ha dicho que…
Espectacular y sorpresivo relato, con un final de bomba. El pasado es historia, de no saber nada acerca de nuestras vidas es mejor dejarlo sin saber, ya que podría alterar nuestro presente.
Besos
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Mala elección para iniciarse en eso de recorrer el tiempo!
=)
José Vte. ha dicho que…
No creo que a esta joven le apetezca volver a viajar en el tiempo, porque la curiosidad le dio la sorpresa de su vida. La cuestión es si ese conocimiento lo compartirá con Alice...

Un abrazo
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Disiento con los comentarios anteriores. Es una verdad que debía saber, tenía derecho a eso, aunque no le guste. Pero es sobre su origen, tenía que saberlo. Tal vez eso explique su afinidad con Alice, siendo su hermana.
Si hay peligros, tendrá más recursos para evitarlos.
Carmen Andújar ha dicho que…
Vaya chasco, y es que a veces es mejor dejar que las cosas pasen sin preguntar el por qué.
La curiosidad mató al gato.
Muy divertido
Un abrazo
Alfredo ha dicho que…
Indistintamente de cúal sea la visión el viaje merece la pena, parece divertido pasearte por tu pasado, que también es el de los demás.
Me gustó la historia, final correcto para provocar cierta polémica... eso está bien.
Besos
Oriana Lady Strange ha dicho que…
El relato nos muestra que en este caso, saber la verdad la pone en la disyuntiva de contárselo a su prima o no? Y eso me deja pensando si sería bueno saber cosas del pasado o mejor ignorarlas por nuestro bien y el de los demás… Que difícil elección.
Muy bueno, Maria Jose!!!!
Cariños…

Nino Ortea ha dicho que…
Felicidades, María José:
Me ha gustado mucho tu relato.
Ésta es la primera vez que he leído uno de tus textos; y su lectura, más bien relectura, me ha atrapado.
Estoy empezando a adentrarme en la lectura/escritura de relatos, por lo que creo que la lectura de tu blog va a cumplir una función mayéutica.
Muchas gracias desde la distancia, María José.
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Me he encantado. Buenísimo.
rosa_desastre ha dicho que…
Investigar el pasado a veces nos rompe la vida. Atracción de feria que nos para de golpe el tiempo de las verdades.
Un beso
Maria Liberona ha dicho que…
Uuuufff!!!
vaya historia que me dejo sin palabras
LAO Paunero ha dicho que…
¡muy bueno María José! hubiera sido mejor no dejarse llevar por la curiosidad, como en algunos casos sucede..... ¡saludos! ¡bien por tu coordinación y tema elegido!
San ha dicho que…
Pobre! con lo contenta que estaba y fijate que sustazo, ahora dos padres, pero bueno la curiosidad se paga de una u otra forma, esta la dejo de piedra.
Besos.
casss ha dicho que…
Me has llevado muy bien por ese viaje peligroso, que es casi tan peligrosomo como escuchar detrás una cortina... Podemos enterarnos de cosas que no nos guste saber...

Un beso grande y a pasarlo bonito.
Leonor ha dicho que…
Nos mata la curiosidad, somos así y no podemos remediarlo.

Más vale creer lo que nos cuentan.

Besos
Maria José Feria Ruiz ha dicho que…
Precioso, María José !!
Creo que mejor quedarse paladeando el presente !!
Besos.

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…