Ir al contenido principal

Este jueves un relato: La luna



La luna grande y redonda colgaba inmóvil de la inmensa y obscura bóveda celestial. Se reflejaba en  el agua del río dejando una estela plateada  que iluminaba a los enormes pájaros en sus vuelos nocturnos.  Los grandes animales se movían sin dificultad a pesar de sus toneladas de peso, haciendo retumbar el suelo que pisaban;  se orientaban gracias a la luminosidad que prestaba el astro plateado. 
Todo era paz.
Una pareja de diplodocus satisfacían su hambre comiendo los verdes y tiernos tallos que florecían en las copas de los gigantescos árboles. Comían y comían y, se frotaban los morros en señal de satisfacción. La hembra estaba preñada y en la primavera tendrían ese retoño tan ansiado.
Todo era paz y felicidad.
En unas cavernas, talladas en la base de la montaña rocosa, los hombres reunidos alrededor de las hogueras bebían un néctar que destilaban de unos frutos en racimo, que los hacía reír y parlotear y que terminaba con la toma de las mujeres de la tribu.
Todo era paz, felicidad y sexo.
En el valle, todo funcionaba según las leyes de la naturaleza, en perfecto equilibrio. Cada animal sabía cual era su sitio en la escala ecológica.
Todo era paz, felicidad, sexo y homeostasis.
Un día una enorme piedra oscureció la luna a su paso camino de la tierra. EL impacto fue terrible. Produjo fuertes terremotos y cambios tan grandes en el equilibrio que desaparecieron la mayoría de las especies. La tierra estaba desolada, los dinosaurios desaparecieron, la mayoría de los humanos perdieron la vida. Durante un tiempo todo fue desolación.
Sin embargo, la luna continuaba en su sitio, reluciendo en el obscuro cielo, señal de que todo regresaría al equilibrio, unas veces entera, otras en cuarto menguante o creciente o llena.
En el valle todo era luz y esperanza.
Lo demás  depende de nosotros.

Comentarios

  1. es tan cierto y claro como la luna tu relato, María José, ¡el equilibrio depende de nosotros!!!!! Muchos saludos y deseo de éxito en esta nueva aventura!!!!

    ResponderEliminar
  2. Interesante tu versión, dinosaurios y humanos viviendo en el mismo lugar, en la misma época. Y podría entenderse que los dinosaurios siguen vivos en ese valle.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá en la vida todo fuera paz y sexo. la felicidad viene sola :D jajajajaj

    ResponderEliminar
  4. Veo que nuestros relatos una vez más se han entrelazado jeje. Principio y final de nuestro destino como especie: la luna siempre está allí, como promesa!

    Un abrazo juevero!
    =)

    ResponderEliminar
  5. Bonito relato. Al final por mucha catástrofe, todo llega a su equilibrio, porque la naturaleza es sabia,y siempre con la mirada atenta de la luna.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La luna, testigo mudo del universo, ayuda a nuestro planeta a sujetar lo importante de la naturaleza.
    Curiosa convivencia que soluciona casi todas las estupideces que los humanos hacemos contra nuestra tierra.
    Besos y gracias por tan bonita luna, me la llevo al blog.jajja.

    ResponderEliminar
  7. En aquella ocasión la catástrofe no fue por nuestra culpa pero ahora estamos provocando un desastre del que tenemos toda la culpa. Ojalá sepamos parar a tiempo. La luna seguirá ejerciendo su fuerza para que las mareas mantengan sus movimientos y reine la armonía, al menos en lo que a ella concierne.

    Besos anfitriona.

    Leonor

    ResponderEliminar
  8. Entiendo una advertencia, mantener el cuidado de este mundo en que se propicia la homeostasis (gracias a tu relato conozco el significado de esa palabra).
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Y todo es asi, un equilibrio perfecto, aunque a veces no lo parezca.
    Un beso.
    La luna ya me la llevo.

    ResponderEliminar
  10. luna nueva, creciente, menguante, entera. y lo demás depende de nosotros. he disfrutado de leerte. preciosa esa paz, la anterior.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me gusta ese paraiso que pintas tan placenteramente, creo que sería así, pero..¿en qué lo hemos convertido?, la clave la das tú misma: todo depende de nosotros.

    ResponderEliminar
  12. vaya me gusto mucho el relato da que pensar me ha encantado

    ResponderEliminar
  13. Perfecto equilibrio... felicidad,amor, sexo y dejarse llevar, sin más complicaciones.
    Y esos dinosaurios conviviendo con los humanos, como dice el Demiurgo... deberíamos seguir todos viviendo en ese valle.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  14. Retomar el equilibrio.... Doctora, Ud. sabe de eso y como bien lo decís, depende pura y exclusivamente de nosotros.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me quedo con la permanencia de la luna en todo momento, aunque las condiciones de la tierra vayan cambiando,ella siempre estará en el firmamento (esperemos...)

    ResponderEliminar
  16. Ojalá todo vuelva a estar equilibrado y la verdad sería bueno que ciertas "razas" desaparecieran de la tierra, pero confío en que algún día se podrán adaptar a la honestidad. Mientras tanto sigamos mirando la luna que siempre nos inspira.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. Difícil papeleta, confío más en la Luna. Es noble, y de momento siempre está. Lo demás es pura transición.
    Muy cinematográfico tu relato, me hubiera gustado conocer ese Edén, aunque a veces lo tenemos al lado y no nos damos cuenta.
    Besos... y gracias por la conducción

    ResponderEliminar
  18. De verdad quue todo era paz y sexo?? Maria José eso era el paraíso, este que depende de nosotros, lo tendré en cuenta.

    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…