Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Pacto con el diablo



El local es pequeño, unas pocas mesas dispuestas con dejadez y a todo lo largo una barra de madera con múltiples quemaduras; una mortecina luz procedente de la única bombilla del techo favorece el anonimato. El fuerte olor a tabaco mezclado con el rancio de  la fritanga que allí sirven se introduce, como repulsiva combinación, por los poros de la piel. En el rincón  un hombre de mediana edad, barba espesa y negra, camisa pegada al cuerpo; unas gotas de sudor  escurren de su frente. El destino le golpea de nuevo. La mujer que amaba, su mulatita, le ha abandonado. Después de tres días el dolor continúa quemándole las entrañas; el único consuelo, pactar con "El Diablo".
Empina la copa. El dorado licor escurre por su garganta, raspando. Tose. 
Toma la botella con su fuerte mano, rellena la copa y lee la etiqueta: Ron añejo "El Diablo", genuíno ron cubano. Con balbuceante voz le habla a la botella: ¡cuando te termines vendrá otra y luego otra, y otra…!


Más pactos en casa de Gus

Comentarios

  1. Es lo que tiene de facil, dejarse vencer y pactar con el diablo para arreglar los problemas que no nos sabemos enfrentar. Mala cosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ayyy,somos débiles, fumamos, bebemos, perdemos a la mulata, ayyy y encima rematamos con Ron añejo de marca "El diablo", por ciero, buenaaa marca que no deja resacas. ¿Qué le contestó la botella?
    No hay que hacer mofa del dolor humano, el mío, el de cualquiera, mala cosa, buen relato, con olores a penas y licores. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Un pacto del que no podrá salir si no se esfuerza!Buen giro que le diste al tema...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y el diablo se disfrazó de botella de ron, no hubo ni papel, ni firmas, ni sangre, muy bueno es otra forma de hacer pactos cuando todo se desmorona.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Los grandes problemas y angustias de las personas muchas veces se ahogan en el peor de los diablos, el de el alcohol. Temible enemigo que únicamente trae disgustos.
    Estupendo giro final el que le has dado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Eso si que es pactar con el diablo: alcohol,drogas... y lo que cuesta revocar esos contratos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. jaja! Un pacto verdaderamente diabólico que lo llevará a una verdadera borrachera! sin dudas, cada cual pacta a su modo o se ahoga en un vaso de... ron! Las penas de amor son difíciles de sobrellevar, qué diablos!
    Excelente relato!
    Besitos al vuelo!
    Gaby*
    (hasta tu regreso! buen viaje!)

    ResponderEliminar
  8. Este pacto con el diablo no solo no le devolverá a su mulatita, sino que encima le dejará una buena resaca, aunque claro, supongo que recurrir al alcohol cuando se tiene un problemas es lo más "fácil". Buen giro el que has dado al tema. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. ingenio...
    como nota curiosa: has largado las frases al principio, por que debías de explicar el ambiente...nota curiosa de la que sales airosa...
    pasas luego al recurso que estoy viendo,el cual yo no recuerdo haber aplicado, y que es el de la frase corta, tan indispensable, creo yo, para hacer un micro...incluso empleas una frase,recordando al vuelo, de una sola palabra: un verbo:TOSE.
    el final..el final es el ingenio al que antes aludía.
    he dicho.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  10. El ambiente mascado en menos de 125 palabras
    Quizas el pacto mas antiguo para salir de él creyendose superior, al menos al principio. Lástima que la letra pequeña de esos acuerdos sea tan desastrosa.
    Un beso MJ

    ResponderEliminar
  11. Este pobre hombre recurrió al pacto "mejor visto" para el que no se exige firma ni tiempo de permanencia... Lo malo es que pocas cosas se arreglan bebiendo para olvidar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Terminó ahogandose entre copa y copa, endiablada forma de olvidar. Se mascó la pena y el ambiente espeso.
    Un besito y buen viaje. (no tardes)

    ResponderEliminar
  13. Ah, pacto de nuestros días. Con el alcohol que destruye pero hace olvidar.
    Magnífico enfoque, amiga.
    Besos. Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  14. Un pacto que es un viaje de ida, un refugio para la soledad y las penas que dura solamente un instante.
    El final, sorprendente!!!
    Un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato, Teresa, bien ambientado y ese final abierto que deja todas las posibilidades a la imaginación del lector. Me alegra haber pasado por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Estos pactos son diabólicos, la botella a veces se queda enganchada en la vida y con ella todo, se pierde mas que se gana. Otra demostración más de que el Diablo habita dentro del ser humano.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Eso es lo que en nuestra tierra se llama ahogar las penas en alcohol.
    Me gusta el sorpresivo giro que le has dado a tu historia para abordar ese "pacto con el diablo".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…