Ir al contenido principal

Dedicado a los viajeros del Bus Literario






Mis queridos  Mar, Natalí, Quien sabe, Tésalo, Celia, Gustavo, Balamgo, Jose Ignacio, Tag, Ardilla, Julia R, Teresa Cameselle, Yonki, Mar Solana, Mari, Verónica, Mimí, Alfredo, Nada, Susana, Cas, María Liberona, Igraine, Rosa, Mar, Sussurros y Carmen Andujar.
Con retazos de vuestros relatos he realizado este patchwork. Mi entrada número 100, en agradecimiento a todos por vuestra participacion. Seguro que reconoceis vuestras palabras, aunque me he permitido en algunas frases cambiar el tiempo verbal para su adecuación. He construído un  relato que sigue manteniendo el tema de esta semana.
Como he utilizado frases de vuestra propiedad si alguien no está de acuerdo, por favor, que me lo haga saber.
Un beso, para todos. Habeis sido unos excelentes acompañantes. Hasta siempre

Nunca segundas partes, fueron buenas
Con su descolorido bolsón de viaje colgado al hombro cruzó la calle Mayor saludando, tímida, a los pocos que no cambiaban de acera cuando la veían acercarse. Ella se queda pensativa unos segundos, quizás un minuto, dos... Con la cabeza hacia el suelo, las manos abrazándose, fija la mirada en los adoquines, el pie derecho rematando la colilla que alguien dejo mal apagada allí para que se consumiera sola. Su belleza crecía y al alcanzar la juventud, su cuerpo, de proporciones exquisitas estaba perfecto y hermosamente desarrollado. Aquella mujer de curvas apresuradas, redonda perfección y mirada fulminante de gata en celo, llevaba prestada la sonrisa, y de azul, ese trozo de cielo que se cuela indiferente por la ventana. De unos cuarenta, ojos grises, pelo en mechones tirando a dorados, y enigmático, según se esperaba de su profesión...
Un golpe de viento se adentró frío, apropiándose del calor. Cómo se rió de sus palabras aquel mal nacido, que la hirió de muerte en el amor. Te recuerdo, tu facilidad para incumplir promesas, tu tendencia a desaprovechar oportunidades, ¿y me pides una segunda?... Abrió con gran nerviosismo. La sensación que sintió fue formidable, la visión de otro mundo le hizo continuar. Estaba a un paso de concretar sus sueños y se sentía paralizada. Miles de cuestiones nublaron su razonamiento. A pesar de tener este poder debería renunciar tajantemente a usarlo si en verdad quería jugar con lealtad. Miles de decisiones ahora vistas con la perspectiva del tiempo las tomaría de otra forma, amores de los que debería haber huido en cuanto los encontré, amigos a los que herí o me hirieron. Conciliando pasiones y odios, euforias y depresiones, horrores, manías, pánicos y ascos. Siento que se me va la vida pensando pero no actúo y cuando lo hago o tomo la decisión de hacerlo ya es demasiado tarde y no hay marcha atrás.
Empezó a impacientarse y más al ver que un tipo sentado en la barra no le quitaba ojo. Cuando sus miradas se cruzaron por tercera vez, el desconocido se puso en pie y se acercó, extendiendo su mano. Este se ha encariñado conmigo. El hombre que la miraba resultaba muy atractivo. Moreno de piel y pelo, los ojos de color azul mar intenso, con largas pestañas y una sonrisa de niño travieso. Justo lo que ella buscaba. Necesitaba una segunda oportunidad.
Salí sin mirar hacia atrás, fuera el sol me daba de pleno sentía su calor, la energía que me proporciona seria mi fuerza para marcar mi nuevo rumbo. Durante toda la noche, no dejé de darle vueltas a mi hallazgo. Dios, ese final sería tan sublime… me entregaría a él con el alma en las manos y el corazón sangrante. Enfilé la última curva antes de llegar al cruce y de repente algo me golpeó la cabeza, después la espalda y tras varias sacudidas se apagaron las luces del vehículo y todo se detuvo. En pocos minutos llegó la ambulancia, al subir la chica en la camilla se despertó unos segundos. Su cara reflejaba todo el miedo y el dolor que sentía. Si tan sólo pudiera volver a ver tus ojos una vez más, contemplar tu carita una vez más, revivir aquellos momentos…

-----------

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.
MARZO


«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela v…