Ir al contenido principal

Vampirismo



La famosa saga de los Cullen (Crepúsculo, Luna Nueva, Eclipse y Amanecer) de Stephanie Meyer ha vuelto a poner en primera plana de actualidad el fenómeno del vampirismo. Millones de personas en todo el mundo, jóvenes y no tanto, se han identificado con Edward y Bella. Él, un joven vampiro de buen corazón, se enamora de la tímida e insegura mortal, Bella; con las luchas entre vampiros buenos y malos y cómo no con esos otros personajes los licántropos, mezcla de humano y de bestia.
Tan importante ha sido este acontecimiento, que la mayoría de las editoriales se han apresurado a reeditar las novelas de su fondo editorial que trataban sobre ese tema. En los anaqueles de las librerías vemos de nuevo las novelas de Anne Rice la creadora de Las crónicas vampíricas, o al mismísimo padre de todos ellos, el Drácula que el irlandés Bram Stocker
y todas las secuelas que sobre él se han escrito. Sin olvidar las nuevas series televisivas de vampiros como True Blood (Sangre fresca) de lo más peculiar, en la que en un pueblo americano conviven vampiros y mortales y Moolight, que trata de un vampiro investigador privado.
Aprovechándome de este boom, me atrevo a tratar este tema del vampirismo desde una vertiente distinta de la puramente literaria o cinematográfica.
El vampirismo desde un punto de vista científico se define como una excitación sexual asociada con una necesidad compulsiva de ver, sentir o ingerir la sangre. Vampiro sería el que practica el vampirismo.
Es un tipo de parafilia (un patrón de comportamiento sexual en el que el estímulo no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra actividad) poco frecuente. Hay quién lo equipara con una variedad de la necrofilia, quién lo considera un comportamiento muy cercano al sadismo (por las lesiones que provoca en su víctima sexual para poder chupar su sangre) y quién piensa que pertenecería al ámbito del fetichismo, donde la sangre sería el fetiche.
De una u otra forma, el vampirismo en el campo psiquiátrico está considerado patológico, y se adscribe bien al ámbito de los trastornos de la sexualidad o de los trastornos psicóticos.
Sin embargo me gustaría ahondar en dos aspectos que considero muy sugestivo de tratar en profundidad:
1º La ambivalencia que la mayoría de las personas sienten por el tema del vampirismo.
2º El vampirismo psicológico.




Blend creado por Maria Castro con las imágenes promocionales de Edward ( Robert Pattinson) y Bella (Kkristen Stewart) de la película Crepúsculo (Twilight).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El vampirismo como parafilia es de una rareza extrema aislado de otras practicas como el canibalismo ,la necrofagia o la coprofilia, en donde puede ser el comienzo de esas practicas.En ests casos esta intimamente vrelacionado con los deseos de reencarnacion, renovacion y deposesion de las caracteristica del vampirizado, con lo que nos situamos ante uns rituales de renacimiento taumaturgico Otra cosa es el vampirismo psicologico que es tan frecuente que si que merece una larga discusion.Empezando por lo que de vampirico (¿normal?) hay en todo enamoramiento. seguimos otro diaa.Saludos y enhorabuena por vuestras sugerencias intelectuales
Felisa Moreno ha dicho que…
Hola Maria José, he venido para darte las gracias por tu interés en mi novela y conocerte un poco más. Ahora no tengo demasiado tiempo, pero he leído un par de entradas y me han gustado mucho, sigue así y suerte con esa novela.

Un abrazo
maria jose moreno ha dicho que…
Amig@ anónimo, llevas razón en que el vampirismo como parafilia no es frecuente (gracias a Dios) y que sin embargo el vampirismo psicológico está cada vez más de actualidad, quizás el hombre postmoderno necesite apoderarse de la ¿sangre? de los demás para poder seguir manteniendose como tal. En realidad son multiples factores los que influyen pero ya los analizaremos. Respecto a lo del enamoramiento, no estoy de acuerdo contigo. No creo que eso sea vampirizar. Si bien la primera fase de cualquier enamoramiento es totalmente subjetiva y por ello objetivante, no creo que pueda compararse con lo que aqui hablamos, pero tambien lo discutiremos...
Felisa, encantada de que visistes mi blog, que está empezando, pero con muchísima ilusión por lo que seguro que tendremos éxito.
Deseo leerte pronto. Un abrazo

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …