Ir al contenido principal

Mi nieto cumple 2 años



Han pasado 365 días en un soplo. 
Casi no me he dado cuenta y Alberto cumple hoy su segundo año de vida. 
Acabo de releer la entrada que hice para felicitarle en su primer año y terminaba diciendo que Alberto era «todo un personaje». Hoy puedo afirmar que así es. 
Un año en el desarrollo de un niño, a esta edad, es muchísimo tiempo y este segundo año se caracteriza porque la bipedestación les hace dejar de ser bebés. Se hacen mayores. Por un lado te gusta porque la interacción con ellos es tremenda, por otro te da penilla que dejen esa etapa de dependencia total.

El telefonillo de la puerta de la calle suena y cuando miro por la pantalla veo su cara con una gran sonrisa y con sus bracitos empujando la puerta. «abrir, abrir». 
La alegría  llega a casa. 
Sale del ascensor como un caballito desbocado nervioso porque no sabe dónde me va a encontrar. Cuando me ve me abraza y me dice «hola, yaya» o sale huyendo para que vaya corriendo tras él y cuando lo pillo y lo alzo ríe a carcajadas. Supongo que imaginaréis lo que siento por dentro y cómo mi corazón se desboca también a la par que me demuestra lo contento que se pone de verme.
A partir de ese momento es como una lapita pegada a mis piernas, que me sigue allá donde voy y me habla en su jerga unas veces muy comprensible y otras menos, sobre todo lo que se le ocurre. 

Me parto de risa al ver las caras que me pone. Tiene unas dotes extraordinarias para el teatro jajajaja (propias de su edad) con las que pretende tomarnos el pelo. En un segundo es capaz de llorar con lágrimas recorriendo sus mofletes, que cesan al instante cuando lo distraes o cuando se le olvida lo que lo metió en un cuadrado. Y tiene repertorio de miradas que son mi disloque, sobre todo esta, la seductora ;-)


Alberto disfruta con los cuentos y quiere que se los contemos una y otra vez, si es de sus preferidos, y disfruta cuando le haces distintas voces. Pero lo que más le gusta del mundo mundial son los «abuses». Cuando estamos en la calle, o vamos en el coche, siempre buscamos «abuses» y cuando los vemos su carita se alegra como si hubiera visto lo más maravillo de la vida, solo superado cuando nos montamos en uno. A veces, cuando lo recojo de la guardería, volvemos a casa en autobús y su cara al ver que nos subimos es indescriptible. Disfruta como un enano (yo también) y, claro, nunca quiere bajarse. Lo siguiente que más le gusta son los camiones y de todos ellos, los que prefiere son los de basura y cuanto más grandes, mejor. Luego, los coches de policía, de bomberos y las ambulancias. Sonidos y luz, lo mejor para los niños, lo peor para los adultos ¡jajaja!

Aprende a gran velocidad. Sobre todo me sorprende, de un día para otro con  palabras nuevas y cómo hace frases ya de cuatro palabras. Tiene algunas  que le gustan mucho como: sí, vale, darina (mandarina), banano (plátano), patata, pan, aceitito, manzana, kiwi, naranja, ... y croqueta. Como habréis comprobado casi todas relacionadas con la comida. Alberto disfruta comiendo y nosotros de verlo. Cuando salimos a comer o a cenar a un restaurante, lo ponemos en su trona y es un comensal mal que llama la atención por su buen comportamiento. 
También le encanta ir al parque, montarse en el tobogán y subir a los castillos infantiles y asomarse para que veamos lo alto que está. Es un niño atrevido y muy sociable. Le gusta estar con más niño, pero que ninguno le toque su «abús» ¡jajaja! porque ese no se lo deja a nadie. 

Le gusta mucho cantar y se entona estupendamente con una vocecita maravillosamente dulce y melodiosa, que contrasta con el nivel normal de su voz (àrece que no ha roto un plato en su vida cuando canta ;-).  
Alberto tiene mucho carácter y, a pesar de lo pequeño que es, sabe muy bien lo que quiere, lo que le gusta, lo que le apetece y, por supuesto, intenta imponerlo (como debe ser) por fuera de los límites que se le marcan. Como dice mi hija está sufriendo los avatares de las A-dos-lescnecia (la primera etapa de rebelarse contra el mundo) y hay que contenerlo un poco. 

Pero sobre todo, Alberto es ternura y amor. Le encanta que le de «besos de yaya» (esos apretados y sonoros que le doy en el cuello y que le hacen reír tanto que se le ve la campanilla). 
Es independiente pero quiere que estés cerca, que lo puedas coger de la mano cuando sienta el gusanillo ante lo desconocido. Alberto tienen locura con su mamá y su papá y a sus abuelos.




Alberto es un niño feliz (aunque los virus no nos han dado tregua este trimestre y el pobre ha pasado una época en que no era el mismo), que cada día va demostrando de lo que es capaz con una sonrisa puesta desde que amanece a las siete de la mañana. 
Alberto cumple hoy dos años y yo doy las gracias todos los días por la suerte de tenerlo en mi vida.
¡Felicidades, mi amor!

Comentarios

Mayte Esteban ha dicho que…
Está precioso y es muy despierto. Qué nostalgia leer tu post y acordarte de otro tiempo, María José. Me temo que para lo de abuela a mí aún me queda (bueno, me temo y espero que me quede).

Besos y felicidades al muñeco.
Ester ha dicho que…
Feliz cumpleaños para Alberto y felicidades a la abuela esa es una de las mejores cosas que nos pasan en la vida y te lo digo desde mi ventaja (4) y he pasado todo el fin de semana con ellos, hoy me siento mas joven. Disfruta de esa joya, una cara preciosa y parece que ademas es un solete. Abrazos
Campirela_ ha dicho que…
Muchas felicidades para Alberto y como no para sus papis por traer al mundo tan lindo personaje y a esa abuela que se le cae la baba <(como debe ser) lo más tan bien para ella .
Que paséis un lindo día , sobre todo que disfrute de esos dos esplendido años.
Abrazos y feliz semana ..Y tb bien Felices Fiestas.
Ana María ha dicho que…
Otro regalito de Navidad. Felicidades por ese niño precioso y Felices Fiestas!

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…