Ir al contenido principal

Los colores de mi silencio



El color del silencio
Octavio Esteva Navarro
https://artecanario.es/galeria-virtual/mixtas/el-color-del-silencio-1712.html


Cierra la puerta del dormitorio con suavidad. Me concentro en escuchar sus cautelosos pasos alejarse. 
Él cree que duermo, pero nunca lo hago. 
Conozco a la perfección cada uno de sus movimientos antes de huir. Huir de una relación complicada, un compromiso no aceptado, un cariño mal entendido disfrazado de rutina que el tiempo ha marchitado como hace con todo lo que toca, un mundo de mentiras en el que se ahoga y al que no es capaz de renunciar. Y yo muero por dentro cada vez que se aleja de mí, con una pregunta en los labios que nunca me atrevo a pronunciar: ¿Volverá?
Los fantasmas del abandono colorean mi mundo de silencio. Se extienden como pesadas manchas de aceite  sin que los pueda conjurar, al mismo tiempo que mis lágrimas humedecen, como cada día, la almohada. 
El rojo con el que se disfraza el demonio del deseo por lo prohibido; el verde de la envidia hacia esa otra mujer que legalmente lo acogerá entre sus brazos y lo besará sin culpa ni remordimiento; el amarillo de avaricia por seguir aferrada a lo que nunca será mío, nada más que por poseerlo circunstancialmente;  el rosa de nuestros mejores momentos compartidos, siempre con azules mentiras que quisimos disimular para no enturbiarlos, sin conseguirlo completamente. Mentiras y más mentiras que nos han llevado a esto y de las que no podemos escapar. 
Escucho otra puerta cerrarse. Lo último perceptible antes del desconsolador silencio. 
Se fue, se fue, ya se fue definitivamente... Y yo me quedo despierta entre los colores de mi silencio.

Comentarios

Tracy ha dicho que…
Mi enlace y un abrazo

http://tracycorrecaminos.blogspot.com.es/
San ha dicho que…
Un silencio que estremece y duele como esa relación a tres.
Besos ,me gusta leerte
Campirela_ ha dicho que…
Este silencio son de los que duelen pero tan bien es real y por tanto ahí esta , aunque lo envuelvas en el papel más bonito te dolerá . Quizás triste o mejor dicho una realidad teñida de mentiras que a veces queremos tapar del color rojo la pasión.
Un abrazo y te deseo un buen día.
Paqui Ortiz Jódar ha dicho que…
Muy bueno. Un placer leerte.
Charo ha dicho que…
Un silencio muy doloroso, querer a alguien y no ser capaz de prescindir de él aun sabiendo que ya no quiere estar contigo provoca toda una gama de colores que has descrito muy bien. Espero que pronto le llegue el negro del olvido.
Un placer volver a leerte!
Un beso
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Fantástica paleta de colores desesperanzados. Triste y real. Contundente.
Un abrazo
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Ya te enlacé. ;)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
En efecto, el triángulo siempre es complicado. Besitos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Campirela. En efecto real y muy frecuente.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Un placer que me leas. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Charo. Para mí también ha sido importante el regreso. Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Mónica. Como bien dices, triste y muy real. Besos
Ester ha dicho que…
Original propuesta, creo que me va a gustar mirar colores silentes. Abrrazo
MOLÍ DEL CANYER ha dicho que…
Es triste vivir la incertidumbre y eso es precisamente una relación de tres, una relación de autoengaño y de mentiras. Lo has descrito de una forma fenomenal, muy bueno, besos.
Almudena Gutierrez ha dicho que…
Muy triste, pero muy bonito. Me requetencanta que hayas vuelto. Besitos.
Roxana B Rodriguez ha dicho que…
¡Hola! Qué angustia con el relato, una partida que duele demasiado y el silencio final queda entre desgarrador y liberador. Me gusta.

¡Un abrazo!
Noa ha dicho que…
Por desgracia, ese relato puede ser muy real María José. Me ha encantado muchísimo el poder leerte, hacía un tiempo que no lo hacía.

¿Cómo te van las cosas?

Un beso,

Noa
Maruja ha dicho que…
Muy triste, pero me ha encantado. Un abrazo.
Mamaceci ha dicho que…
Ay! le deseo a tu protagonista que pueda ver el arcoiris despues de la tormenta y luego un sol naciendo en una relación nueva
Triste la pincelada de colores!, me gustó mucho Ma. José
Abrazo fuerte
Carmen Andújar ha dicho que…
Esos colores que nos acompañan en momentos tan difíciles como son el amor y el desamor. El no aceptar lo evidente nos hace soñar lo imposible y se nos parte el corazón.
Preciosos tus colores.
Un abrazo
miralunas ha dicho que…
Si hay una literatura de mujeres (me resisto a lo de femenina)...es ésta!
me ha encantado la precisión de los colores.
Chapó!
Diva de noche ha dicho que…
El mas aterrador silencio...y es asi de horrible, porque es un silencio que aturde...aparecen tantos colores en la mente..de rabia..de dolor..de deseo....esos incansables colores que llegan a marearte y te sumen en el doloroso silencio...perfecto relato....besoosssss
Tracy ha dicho que…
Te felicito por el tema elegido que nos ha hecho pensar en nuestros silencios y en los tuyos que me han encantado.
Yessy kan ha dicho que…
El desamor duele más que la misma muerte, eso creo. =0(
Un relato en todo su mustio esplendor, y tu protagonista anclada entre las tonalidades de su silencio merecido.
Saludos
Maria Liberona ha dicho que…
wommm !!! un relato real que alguna vez nos a pasado, vaya que si... me deja sin palabras
Rhodea Blason ha dicho que…
Los colores suavizan la crueldad de una situación que tantas veces se reitera. Tal vez no sea crueldad para quien se va, si no para quien se queda.
Buen relato
Un beso

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 2 años

Han pasado 365 días en un soplo.  Casi no me he dado cuenta y Alberto cumple hoy su segundo año de vida.  Acabo de releer la entrada que hice para felicitarle en su primer año y terminaba diciendo que Alberto era «todo un personaje». Hoy puedo afirmar que así es.  Un año en el desarrollo de un niño, a esta edad, es muchísimo tiempo y este segundo año se caracteriza porque la bipedestación les hace dejar de ser bebés. Se hacen mayores. Por un lado te gusta porque la interacción con ellos es tremenda, por otro te da penilla que dejen esa etapa de dependencia total.

El telefonillo de la puerta de la calle suena y cuando miro por la pantalla veo su cara con una gran sonrisa y con sus bracitos empujando la puerta. «abrir, abrir».  La alegría  llega a casa.  Sale del ascensor como un caballito desbocado nervioso porque no sabe dónde me va a encontrar. Cuando me ve me abraza y me dice «hola, yaya» o sale huyendo para que vaya corriendo tras él y cuando lo pillo y lo alzo ríe a carcajadas. Supongo …