Ir al contenido principal

Celebrando el Día del Libro de 2017 con los jóvenes

Comienzo a escribir en esta plantilla en blanco de blogger una nueva entrada y recuerdo lo que pensé la última vez que lo hice: «tienes que escribir más en el blog, lo tienes abandonado, es una pena...» y lo que me prometí: «escribir algo todos los días». Esta promesa no la he cumplido. 
Mi última entrada es del 19 de marzo. ¡Ha transcurrido un mes y medio! Soy un desastre.
Lo cierto es que tiempo no me sobra, pero no creo que esa sea la causa, sino la apatía y la hipobulia de la que a veces nos dejamos llevar. Siempre andamos tirando de un carro demasiado lleno y «el caballo» a menudo, se cae o se despanzurra. Por suerte, tras la tormenta viene la calma y las «promesas» se renuevan con la ilusión de cumplirlas.

Hoy me acerco para dejar constancia de mi celebración del Día del Libro. Este año no fui a Sant Jordi en Barcelona. El pasado, sí estuve y fue una experiencia nueva y diferente. Lo pasé muy bien aunque terminé agotada (creo que es lo que decimos siempre todos los escritores que vamos de fuera). Este año, como os decía antes, no estaba en mi mejor momento y lo dejé pasar. Pero no dejé de celebrar el Día del Libro, esta vez, con los alumnos de bachillerato de mi ciudad.

Me ofrecieron, un año más, participar en una charla con los alumnos del Colegio del Carmen de primero de bachillerato, cuya libro para leer este trimestre era La caricia de Tánatos. Como siempre fue un placer atender las cuestiones que la lectura les había suscitado. También estaban muy interesados en la autopublicación en Amazon y de camino les hablé de nuestra preocupación por la piratería. La piratería generó bastante discusión y desconcierto en ellos cuando le hablé de cifras. Y, sin duda, el tema princeps fue el del Mal, de eso se trataba. Hablamos de ese Mal que tenemos tan cerca que asusta mucho más porque es real y se interesaron por conocer de qué trataba el resto de la trilogía. Antes de que nos diéramos cuenta se acabó el tiempo, vinieron las fotos y las preguntas personales, que siempre existen. Contenta, satisfecha y deseando de regresar el año que viene. 










El día 24 de abril, estuve por primera vez en las aulas del Instituto Medina Azahara con los alumnos de bachillerato y esta es la crónica que han publicado en el blog del instituto sobre ese día:

«El día 24 estuvo en nuestro instituto la psiquiatra y escritora Mª José Moreno para hablar sobre la primera parte de su Trilogía del mal, La caricia de Tánatos, al alumnado de Bachillerato, que previamente había leído la novela.
María José Moreno nació en Córdoba en 1958, donde reside. Escritora, psiquiatra y profesora titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba, se inicia en el ámbito de las publicaciones con artículos científicos y libros en el campo de la psiquiatría. En el año 2008 irrumpe en la literatura de ficción, con un relato titulado Cosas de Catedráticos, que fue galardonado con el Cuarto Accésit en el II Certamen Internacional de Relato Breve de la Universidad de Córdoba. Al año siguiente, inaugura Lugar de Encuentro, su propio blog literario, que cuenta con más quinientos seguidores y trescientas mil visitas, donde publica sus relatos cortos. La Trilogía del mal, que está alcanzando un considerable éxito editorial, cuenta con tres obras, en las cuales la autora vierte su experiencia como psiquiatra: La caricia de Tánatos, que se centra en el maltrato psicológico; El poder de la sombra, sobre la mente de una asesina en serie, y La fuerza de Eros, acerca de la pedofilia. Otras novelas suyas son Bajo los tilos, Vida y milagros de un ex y, para el público infantil, Pepe Pepino.
La escritora presentó su obra y explicó que la mente humana es compleja, por lo que, a veces, en las personas de apariencia más inocente se aloja el mal. La mejor manera de hacerles frente es, según la autora, ser fuerte y partir de la convicción de la propia valía. Alertó contra el maltrato psicológico, muy frecuente en las parejas, que los jóvenes confunden a veces con el amor entregado. También explicó que escribe porque lo pasa muy bien y recomendó a los jóvenes que comienzan a escribir que perseveren. Su experiencia hizo muy amena la charla,  salpicada de preguntas formuladas por el auditorio a las que contestó de forma cercana con un gran conocimiento de la materia. El alumnado quedó muy satisfecho y deseoso de continuar leyendo los dos restantes volúmenes de la trilogía.
Agradecemos a Mª José Moreno que haya hecho un hueco en su apretada agenda para venir a nuestro centro y esperamos contar con su presencia en próximos cursos».

¡Por supuesto que pienso repetir!
Próximamente podré disfrutar de encontrarme con alumnos de otras poblaciones (Nula y Castellón) como parte de mi participación en el Festival Castellón Negro. 
Nuestros futuros lectores están entre los niños y la juventud. Nuestro empeño debe estar en ello, en convertirlos en lectores y con ello contribuiremos a que sean «mejores» en todos los sentidos. 

Comentarios

Ester ha dicho que…
Estar entre jóvenes es enriquecedor, eso te compensa de no haber estado en Barcelona y a ellos seguro que les ha servido de mucho. La crónica te habrá satisfecho, a ellos mucho tu presencia, esperan que repitas. Un abrazo grande

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 2 años

Han pasado 365 días en un soplo.  Casi no me he dado cuenta y Alberto cumple hoy su segundo año de vida.  Acabo de releer la entrada que hice para felicitarle en su primer año y terminaba diciendo que Alberto era «todo un personaje». Hoy puedo afirmar que así es.  Un año en el desarrollo de un niño, a esta edad, es muchísimo tiempo y este segundo año se caracteriza porque la bipedestación les hace dejar de ser bebés. Se hacen mayores. Por un lado te gusta porque la interacción con ellos es tremenda, por otro te da penilla que dejen esa etapa de dependencia total.

El telefonillo de la puerta de la calle suena y cuando miro por la pantalla veo su cara con una gran sonrisa y con sus bracitos empujando la puerta. «abrir, abrir».  La alegría  llega a casa.  Sale del ascensor como un caballito desbocado nervioso porque no sabe dónde me va a encontrar. Cuando me ve me abraza y me dice «hola, yaya» o sale huyendo para que vaya corriendo tras él y cuando lo pillo y lo alzo ríe a carcajadas. Supongo …