Ir al contenido principal

Recuerdos de mi infancia: La festividad de San José







Seguro que conocéis una canción popular que dice:

José se llamaba el padre,
Josefa la mujer
y tenían una hijita que se llamaba María Jos
é...

Esta canción me la han cantado muchas veces porque en mi familia se daban todas estas circunstancias aunque a mi padre siempre lo llamaron, Pepe, y a mi madre, Pepita, que para el caso es lo mismo. Lo interesante y curioso de este hecho, más allá de la burla colegial, se reflejaba sobre todo en la celebración del día San José, que en aquellos tiempos siempre era fiesta. Celebraciones que recuerdo como  los mejores y más dulces momentos de mi infancia. 
Mi padre era funcionario del extinto INP (Instituto Naciones de Previsión) pero además era practicante, al igual que mi madre. Los dos ponían inyecciones y los dos tenían unas manos maravillosas, y no solo por lo que dijeran los afectados sino que yo puedo dar fe de ello. Estaban muy demandados por lo que puedo confesar que mi infancia estuvo ligada a traseros en pompa esperando que las diestras manos de Pepe o de Pepita pincharan sus prietas  carnes con antibióticos, complejos vitamínicos, analgésicos...etc. Y es que en aquella época los tratamientos buenos siempre eran a base de inyecciones. Es más, si el médico te recetaba pastillas, es que tenías poca cosa. En cuanto la enfermedad era importante te chascaban una caja de inyecciones, como mínimo. Ahora que lo pienso, también estaban muy de moda los supositorios y esos sí que me gustaban poco. Como os habréis imaginado yo no alumbraba en el momento del pinchazo pero sí que me gustaba ver cómo hervían las jeringas y las agujas en los estuches metálicos. Estuches que me han acompañado durante toda mi vida. 

Aunque penséis que he perdido el hilo, no es así. Todo está relacionado. Como la gente estaba muy agradecida (nunca llegué a entenderlo bien, pues además de que te hacían daño luego regalabas con gusto y satisfacción..., quizá el truco estuviese en que más que en agradecimiento fuera en prevención, para que los tratasen bien en su siguiente tanda de pinchazos ¡ja,ja,ja!) por lo bien que mis papis les ponían las inyecciones, cuando llegaba el día de San José les regalaban unas tartas buenísimas. Se ve que entonces no existía miedo a engordar ni a que te diagnosticaran de síndrome metabólico y a no ser que fueras un diabético diagnosticado, todo el mundo se premiaba y regalaba pasteles, dulces y tartas. 
Si cierro los ojos puedo ver con claridad la mesa de madera oscura del comedor llena de tartas. Y cuando digo llena es llena. La mesa era cuadrada y grande y en el día de San José se cubría de tartas de nata, de yema, de merengue, de bizcocho borracho... Había tantas, que por la tarde venía mucha gente (familiares, amigos, vecinos...) a casa para celebrar nuestro día y os aseguro que todos se marchaban con el estómago lleno y un trocito más para el día siguiente. 
En realidad no me importaba que me cantaran la canción porque yo estaba muy orgullosa de ser esa hija, María José, de Pepe y Pepita. Mis padres. Los mejores. 


Mis padres en el día de su boda con mi abuela, Carmen, y mi abuelo, Cesar

Comentarios

Almudena Gutierrez ha dicho que…
Que bonito lo que has contado! Y vaya foto preciosa, es una joya.
Campirela_ ha dicho que…
Buenas madrugadas ya ha pasado tú Santo pero te felicito igualmente ..espero lo hayas pasado relindo .
Muy tierna y emotiva tu historia es cierto que hace ya tiempo al médico , señor cura y Practicante se les llevaba regalos como eran los dulces y algún que otro animalejo para cocinarlo.
Un abrazo.
Maribel Lirio ha dicho que…
Me encantan las historias de infancia y la ternura con la que la cuentas. Maribel
Ester ha dicho que…
Empiezo por felicitarte (con retraso) me encantan los recuerdos familiares, son entrañables y ayudan a mantener ese hilo que nos une a nuestra niñez. Recuerdo las inyecciones, el estuche y el olor a alcohol y el respeto que se les tenia a los practicantes. Abrazossss
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Sí que es una joya. Gracias por venir hasta aquí. Un beso
Maria Jose Moreno ha dicho que…
jajaja llevas mucha razón. El practicante tenía un gran poder ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias, Maribel. Espero acompañarte este jueves :)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias Esther por leer mis historias. Un beso

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…